Skip to main content

Acceso a alimentos mejora pero no evita el inicio temprano de la temporada de escasez 2020

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Octubre 2019 - Mayo 2020
Acceso a alimentos mejora pero no evita el inicio temprano de la temporada de escasez 2020

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • PANORAMA NACIONAL
  • Mensajes Clave
    • En octubre inicia la demanda de mano de obra temporal en los principales sectores productivos, y se espera una cosecha promedio de Postrera. Estos dos eventos ponen fin a la prolongada temporada de escasez. La mayor parte del país se mantendrán en inseguridad alimentaria Minima (Fase 1, CIF), mientras que los hogares más pobres del corredor seco se clasificarán en Estrés (Fase 2,CIF) y en Crisis (Fase 3, CIF) hasta enero 2020.

    • El acceso mejorará temporalmente, pero el uso acelerado del ingreso y el alto precio del maíz afectarán a los hogares más pobres del corredor seco, cuya dieta se deteriorará a medida que ajusten la calidad y cantidad de alimentos, y empleen estrategias negativas para cubrir la brecha de consumo que los clasificará en Crisis (Fase 3 CIF) hasta mayo y marcará el adelanto de la época de escasez.

    • El pronóstico de condiciones neutras del fenómeno de El Niño para inicios del 2020, significa el inicio y comportamiento regular de la temporada de lluvias. Las condiciones climáticas permitirán que las siembras de Primera se realicen en tiempo, y que los cultivos se desarrollen adecuadamente. Esto es especialmente importante en aquellas áreas habitadas por los hogares más pobres, cuya única opción es la agricultura de secano.


    PANORAMA NACIONAL

    Situación actual

    Las cosechas de granos básicos de Primera, específicamente maíz y frijol negro, concluyeron este mes en la mayor parte del país. A pesar que algunas áreas productivas excedentarias fueron afectadas por la irregularidad y escasez de las lluvias durante la temporada de desarrollo de las plantas, que dejó pérdidas aproximadas de 5 por ciento, volúmenes normales de grano están abasteciendo los mercados a nivel nacional, debido a una combinación de producción nacional, importaciones oficiales e informales. La cosecha de maíz de Primera representa aproximadamente 60 por ciento de la producción nacional, por lo que el ingreso del grano fresco proveniente de la Costa Sur, la región Norte y del Oriente, tiene un impacto importante en el precio que iniciará la tendencia a la baja. Durante todo el año, el precio del maíz se ha mantenido por arriba del promedio de los últimos 5 años. Con la salida de la producción del sur, y de acuerdo a su estacionalidad, el precio comenzó a disminuir, pasando de Q150 por quintal en agosto, a Q138 por quintal en septiembre en le mercado de la Terminal. En cuanto al frijol negro, el precio se mantuvo muy por debajo del promedio durante todo el año. En septiembre ha tenido una leve recuperación, y se espera que la demanda del frijol de reciente cosecha mantenga estable el precio y que continúe por debajo del promedio de los últimos cinco años, que en septiembre se registró a Q343 por quintal.

    La segunda temporada de lluvias inició en septiembre caracterizada por una mejor distribución en tiempo y espacio, favoreciendo las siembras de Postrera. El incremento de lluvias ha permitido el desarrollo de los cultivos, registrándose lluvias por arriba del promedio especialmente en la Boca Costa, el Suroccidente y la Franja Transversal del Norte; en algunas áreas, las altas acumulaciones de precipitación y los días continuos de lluvias han provocado inundaciones y deslaves, que han afectado viviendas, siembras, caminos y carreteras. De acuerdo al Ministerio de Agricultura, a mediados de octubre se reportaron daños a cultivos en áreas focalizadas de algunos municipios de Chiquimula, Escuintla, Jutiapa, Quetazaltenango y Retalhuleu.

    Los cultivos comerciales de exportación más importantes, tales como el café, azúcar, cardamomo, frutas y hortalizas, generan la mayor demanda de mano de obra temporal del año, ya que de octubre a marzo se genera la mayor actividad resultado de las cosechas: es a estas áreas donde anualmente suelen migrar temporalmente los hogares más pobres. Esta fuente de empleo constituye el principal ingreso de los hogares muy pobres y pobres del país, que es destinado principalmente a la compra de alimentos. En octubre inicia la cosecha de café, cuya producción se espera similar a la temporada pasada, es decir aproximadamente 4.4 millones de quintales de café oro, que generó alrededor de 463,000 empleos temporales. El sector azucarero ha mantenido los volúmenes de producción durante los últimos años, para la zafra 2019-2020 se estima una producción igual o ligeramente menor a la zafra de 2018/2019 que fue de 2.9 millones de toneladas métricas, por lo que se espera que esta fuente de empleo continúe estable para trabajadores temporales provenientes en su mayoría de  Quiché, Escuintla y Baja Verapaz, quienes se desplazan a las fincas productoras durante los meses de contratación. Otra fuente de empleo que se ha recuperado, en los últimos años, tanto en volúmenes producidos como en precio de venta, es la producción de cardamomo, que para el ciclo 2019-2020 se espera una producción aproximada de 30,000 toneladas que demandará mano de obra en cantidades similares a las del año pasado. Asimismo, la regularidad del invierno ha permitido una producción de granos básicos de Postrera a nivel nacional en los rangos promedio, cuya cosecha implicará emplear los niveles usuales de mano de obra.

    A nivel nacional, los datos monitoreados por el Ministerio de Salud y presentados a la semana epidemiológica 39 (22 al 28 de septiembre), muestran una tasa de desnutrición aguda a nivel nacional de 54.7 por 10,000 niños menores de 5 años; cifra mayor que la de 2018 que fue de 45.0. Aunque no ha sido posible obtener información certera sobre las causas de este aumento, es importante mencionar la alta tasa de inseguridad alimentaria crónica del país, que según la clasificación integrada por fases para la inseguriad alimentaria crónica (CIF, 2018), se clasifica en severa (Fase 4, CIF Crónico) y moderada (Fase 3, CIF Crónico) en casi la totalidad del país. Esta situación refleja la alta vulnerabilidad de los hogares, que expone principalmente a la población menor de cinco años a caer en cuadros de desnutrición aguda recurrentes. Asimismo, en este época del año tienden a aumentar los casos de enfermedades respiratorias. Organizaciones que tienen presencia en el corredor seco de oriente han identificado un aumento en las enfermedades infecciosas, lo que exacerba las frágiles condiciones de salud que podrían contribuir al aumento de los casos de desnutrición observados hasta ahora.

    Supuestos nacionales

    Clima, condiciones de El Niño y temporada de lluvias. De acuerdo al informe de inicios de octubre del Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI, por sus siglas en inglés), las condiciones El Niño se mantendrán neutras durante todo el año, por lo que se esperarían acumulaciones de lluvia promedio o arriba del mismo durante la segunda temporada de lluvias, y un inicio normal de la primera temporada de lluvias de 2020.

    Temporada de frentes fríos y heladas: Se prevé un inicio de la temporada fría a finales de octubre o inicios de noviembre, con temperaturas mínimas que se registrarán especialmente en el occidente del país y meseta central.

    Producción en el ciclo de Postrera: Se prevé el desarrollo normal de los cultivos de granos básicos de este ciclo. Con excepción de algunas áreas, donde el exceso de humedad podría impactar los rendimientos. Sin embargo, la producción nacional se prevé entre los rangos promedio.

    Inicio de la temporada de Primera 2020: Los modelos de meso escala sugieren que las precipitaciones durante abril/mayo 2020 iniciarán en tiempo, por lo cual las siembras se estarían realizando en las fechas tradicionales, es decir entre abril y mayo. Aquellas zonas, que usualmente siembran entre febrero y marzo, tendríán suficiente humedad residual en el suelo a consecuencia de las lluvias favorables en la segunda temporada lluviosa del año 2019.

    Suministro y precios de maíz y frijol negro: El mercado nacional se mantendría abastecido gracias a las cosechas nacionales de Primera, las de Postrera que se esperan promedio, y los flujos comerciales formales e informales provenientes de México. Se espera que los precios mantengan su comportamiento estacional. Sin embargo, según las proyecciones realizadas por FEWS NET, los precios del maíz blanco se mantendrían por arriba del promedio de los últimos cinco años, similares a los del 2019; mientras que los del frijol negro se mantendrían levemente por debajo del promedio.

    Fuentes de ingresos: La demanda de mano de obra informal se incrementaría estacionalmente hasta marzo, registrando el pico entre noviembre y enero. Se espera que las cosechas de café, melón, caña de azúcar, tabaco, granos básicos, cardamomo y otros cultivos que demandan grandes cantidades de mano de obra temporal, mantengan una producción estable que se reflejaría en la cantidad de empleo generado.

    Desnutrición. No se espera un incremento en los casos de desnutrición que sobrepasen los niveles usuales y esperados para esta temporada.

    Asistencia alimentaria: A nivel nacional, no existe asistencia alimentaria o en efectivo en cantidades significativas planificada. Sin embargo, se resalta que durante los últimos meses del año se tendría asistencia de Trocaire, Save the Children y Catholic Releif Services (CRS) en 6 municipios de Quiché, para un total de 4000 familias; en Chiquimula CRS y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) apoyarán a 5,000 familias en 11 municipios. En el marco del proyecto CERF (Central Emergency Response Fund) de Naciones Unidas, el PMA hará 3 entregas de transferencias en efectivo a 5,500 familias de 8 municipios de Alta Verapaz. Los montos de la transferencia van desde Q300 a Q870 en un número de 1 a 4 entregas de octubre a enero de 2020. Aunque la cobertura no sea suficiente para ser considerada como un elemento que influya en la clasificación, si sería un aporte significativo que ayudaría a los hogares a mejorar el acceso a alimentos. Por lo que no se descartaría que en los meses siguientes existan asistencias alimentarias puntuales en áreas focalizadas, sin que esto implique un cambio en la fase prevista de seguridad alimentaria.

    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    Las cosechas de Primera que han permitido llenar las reservas de granos básicos, la disponibilidad de ingresos durante los meses de alta temporada de alta demanda de mano de obra en los diversos sectores productivos del país, así como los rendimientos promedio de la cosecha de Postrera, permitirán que la mayoría de los hogares pobres del país permanezcan en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF); la excepción serán aquellos hogares localizados en el corredor seco que fueron afectados por las malas precipitaciones durante la fase de desarrollo de los cultivos.

    Estos hogares, que por segundo año consecutivo perdieron su producción de granos básicos de Primera en oriente y su única cosecha anual en occidente, no contarán con esta fuente de alimentos que usualmente cubre de dos a cuatro meses de consumo de maíz. Los recursos, que se generarán a través de la venta de la mano de obra durante los meses de cosecha de los diversos cultivos comerciales, permitirán que los hogares puedan comprar los alimentos mínimos. Sin embargo, los hogares están dependiendo del mercado desde la temporada de escasez del 2018, y los ingresos que obtienen por la venta de su mano de obra se destinan de forma inmediata a la compra de alimentos y al saldo de las deudas contraídas para cubrir el consumo del hogar y realizar las siembras. Esta situación ha significado un cambio en la dieta de las familias, cuya base alimenticia se constituye de maíz y frijol, y en la cual cada vez existe menos diversidad e inclusión de proteína animal, frutas y vegetales. La continua dependencia en el mercado, el consumo cada vez más limitado, y la recurrencia a créditos para adquirir alimentos, clasificarán a estos hogares en una situación de seguridad alimentaria en Estrés (Fase 2, CIF) durante el primer periodo de esta perspectiva (octubre-enero). En febrero disminuyen las opciones de empleo, y estos hogares deberán recurrir a estrategias de afrontamiento negativas para generar ingresos, tales como la migración a lugares lejanos, para realizar actividades diferentes, y nuevos miembros del hogar deberán unirse a la búsqueda de trabajo. Asimismo, aumentarán las ventas de pollos/gallinas, e intensificarán la colecta y venta de leña, y reducirán el gasto en insumos agrícolas para intentar cubrir la brecha alimentaria que se amplía. Dado que el precio del maíz se mantiene a niveles más altos que el promedio, el poder adquisitivo de estos hogares se verá reducido, lo que exacerbará la situación de inseguridad alimentaria de los hogares que transicionarán a Crisis (Fase 3, CIF). 

    Eventos que pueden cambiar la perspectiva

    Posibles eventos en los siguientes ocho meses que pueden cambiar el escenario más probable.

    Área

    Evento

    Impacto en los resultados de seguridad alimentaria

    País

    Durante el último trimestre del año, una temporada de huracanes por arriba del promedio durante el segundo período de lluvias o un huracán que llegue a tocar tierra firme y se convierta en tormenta tropical; o en esta misma línea, lluvias por arriba del promedio en áreas de producción de subsistencia de frijol.

    Inundaciones en las partes bajas y cercanas a los ríos, afectando los medios de vida de los hogares y la movilidad para el abastecimiento de los mercados; así como las inundaciones de parcelas de cultivos de frijol. Esta situación complicaría la situación de disponibilidad y acceso a alimentos de aquellos hogares pobres clasificados en Estrés (Fase 2, CIF), causando el deterioro de su seguridad alimentaria y empujándolos a una fase de Crisis (Fase 3, CIF).

    Una disminución de lluvias durante los primeros meses del 2020

    Atrasos en las siembras de primera, y bajas acumulaciones para un correcto desarrollo del maíz y frijol durante la temporada de Primera, podría afectar los rendimientos. Las consecuencias de esta afectación se manifestarían hasta los meses de cosecha, es decir Septiembre – Octubre.

    Acaparamiento de maíz o frijol por pérdidas de cosechas

    Limitaciones al ingreso del maíz proveniente de México

    Aumento de demanda de exportaciones de granos básicos a países de Centroamérca para cubrir consumo nacional por pérdidas de cosechas

    Podría provocar un aumento atípico en los precios de maíz y frijol, que afectaría el poder adquisitivo de los hogares pobres que durante la temporada de escasez, cuando dependen completamente del mercado para cubrir sus necesidades alimenticias básicas. Esto podría resultar en una reducción del consumo de maíz en algunas áreas focalizadas, y causar un deterioro de la seguridad alimentaria, dando como resultado bolsones de población que migren a una fase más critica de inseguridad alimentaria, sin embargo no resultaría en un cambio de fase del área en general.

    Reducción de los volúmenes de producción de café, y reducción severo de su precio internacional de venta

    Implicaría una disminución en la contratación de mano de obra temporal afectando a los hogares más pobres para quienes constituye la mayor fuente de ingresos del año. Esto complicaría el acceso a alimentos que  deterioraría la seguridad alimentaria de los hogares que dependen de este jornal, quienes mantendrían una situación de Crisis (Fase 3, CIF ) para todo el periodo que cubre esta perspectiva, y surgirían bolsones de población cuya situación se vería más complicada.

    Figures Les precipitaciones observadas se encuentran en mayoría al rededor del promedio.

    Figura 1

    Figura 1

    Fuente: FEWS NET/USGS

    El pronóstico ENSO indica condiciones neutras

    Figura 2

    Figura 2

    Fuente: IRI

    Los precios del maíz siguen la tendencia estacional pero por arriba del promedio

    Figura 3

    Figura 3

    Fuente: FEWS NET

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top