Skip to main content

Altos costos de vida e irregularidad climática restringen mejoras estacionales

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Junio 2023 - Enero 2024
Altos costos de vida e irregularidad climática restringen mejoras estacionales

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Panorama nacional
  • Calendario estacional para un año típico
  • Área de preocupación: Zona de medios de vida de la producción de café, cardamomo, silvicultura y hortalizas (GT05) en el departamento de Alta Verapaz (Figura 2)
  • Mensajes Clave
    • Diversos shocks de los años pasados dejaron a los hogares pobres en áreas del Corredor Seco oriental y occidental, Alta Verapaz y el Altiplano sin reservas de granos básicos, sin ahorros e ingresos por debajo del promedio y deudas atípicas. Estas condiciones, más la alta dependencia en el mercado para la compra de alimentos a precios muy por arriba de lo normal, provocó que estos hogares iniciaran la temporada de escasez antes de lo usual, causando la reducción de la cantidad de alimentos en su dieta y el uso de estrategias de afrontamiento negativas, que los clasificará en Crisis (Fase 3, CIF) hasta septiembre. A partir de octubre, estacionalmente aumentan los ingresos lo que mejorará el acceso para una porción de estos hogares. Sin embargo, debido al acarreo de deudas y el rápido uso de los ingresos para su pago, algunos hogares no lograrán mejorar su alimentación y deberán continuar el uso de estrategias no sostenibles, lo que los mantendrá en Crisis (Fase 3, CIF) hasta enero 2024.

    • En las demás áreas rurales del país, durante el primer periodo que coincide con la época de escasez, los hogares pobres contaron con reservas cercanas al promedio e ingresos promedio que les permitieron hacer ahorros. Sin embargo, debido a los altos precios de los alimentos han debido recurrir a diferentes estrategias de afrontamiento para cubrir sus necesidades no alimentarias que los clasificará en inseguridad alimentaria Acentuada (Fase 2, CIF). Los ingresos generados a partir de octubre en la temporada de alta demanda de mano de obra agrícola permitirán que estos hogares aseguren su alimentación en cantidad adecuada, pero solamente cubrirán parcialmente sus necesidades no alimentarias. Continuarán utilizando estrategias de afrontamiento y experimentando resultados Acentuados (Fase 2, CIF) hasta enero.

    • La errática distribución espaciotemporal de las lluvias y las altas temperaturas asociadas a El Niño afectarán principalmente al Corredor Seco durante todo el año. La reducción de la humedad del suelo y la proliferación de plagas ya están afectando a varios cultivos en áreas focalizadas del país. Los pequeños agricultores que dependen de la agricultura de secano y que tienen poco acceso a fertilizantes y pesticidas experimentarán rendimientos por debajo del promedio en la producción de granos básicos.

    • Los altos precios continuarán limitando el poder adquisitivo de los hogares, aun con mercados bien abastecidos y flujos normales de granos básicos producidos localmente e importados. Pese a una leve disminución y estabilización, los precios de los combustibles, transporte, insumos agrícolas y alimentos continúan por arriba del promedio de los cinco años. Se espera que los precios del maíz y del frijol, que actualmente son similares a los del 2022 pero muy por arriba del promedio de los cinco años, sigan aumentando durante los próximos meses hasta iniciar a disminuir con la salida de las cosechas del ciclo de Primera en septiembre. Los ingresos provenientes de fuentes de empleo formales e informales, agrícolas y no agrícolas, se mantendrían en rangos promedio. Sin embargo, el alto costo de la canasta básica provocará un aumento en la porción del presupuesto del hogar que se destine a la compra de alimentos.


    Panorama nacional

    Situación actual

    Desde marzo se han observado lluvias por debajo del promedio, particularmente en el norte del país, y un aumento de temperaturas por arriba del promedio. Estas condiciones han continuado hasta junio, manifestándose en una distribución temporal y espacial irregular de las lluvias, y, por consiguiente, un inicio errático de la temporada agrícola de Primera. Este ciclo se suele sembrar durante mayo en la mayoría del país, mientras que las siembras de granos básicos del único ciclo del Altiplano Occidental se realizaron entre febrero y marzo gracias a la humedad residual en el suelo. Sin embargo, en diversas áreas, las siembras se retrasaron debido a la deficiente precipitación, y en algunas áreas del occidente algunos agricultores que aún contaban con semilla hicieron una resiembra. La persistencia de las lluvias reducidas ha afectado el desarrollo de los cultivos en diferentes estados de crecimiento, especialmente en el Corredor Seco y áreas focalizadas del norte y sur del país, donde las plantaciones de granos básicos de secano ya presentan estrés hídrico. Asimismo, en lugares focalizados del occidente, oriente y centro se reportó la caída de granizo y lluvias fuertes que dañaron los cultivos; además el ambiente seco ha propiciado el aparecimiento de diversas plagas.

    Adicionalmente a las afectaciones climáticas recientes y actuales, los precios de los fertilizantes continúan perjudicando principalmente a los pequeños agricultores. Si bien los precios internacionales se mantienen aproximadamente 40 por ciento por arriba del promedio de los cinco años, han presentado importantes disminuciones durante el 2023, tendencia que se ha mantenido en lo que va del año. Por ejemplo, el precio internacional de la Urea en abril 2023 mostró un descenso de 66 por ciento comparado con el precio pico registrado en abril 2022; en mayo 2023 dicho precio se mantiene estable. Sin embargo, a nivel nacional, los precios continúan altos y las reducciones han sido mínimas a causa de la baja demanda durante los ciclos pasados que han dejado reservas a altos precios, que es lo que se está vendiendo ahora. Esto, aunado a mayores costos de arrendamiento de tierras, ha repercutido en la disminución de áreas sembradas, menores rendimientos y una reducción en el empleo de mano de obra agrícola local; es una tendencia actual y que se espera también este año. Los jornaleros migrantes regresaron hace meses a sus áreas de residencia para hacer sus siembras y suelen buscar algunos días de trabajo que constituyen la única fuente de empleo durante esta temporada.

    Al igual que los insumos agrícolas, los precios de los combustibles, transporte y alimentos continúan por arriba del promedio de los cinco años, a pesar de que han experimentado disminuciones en los últimos meses. Siguiendo la tendencia internacional del precio del petróleo que en mayo tuvo un descenso de 33 por ciento comparado a mayo del 2022, los precios locales de la gasolina y el diésel mostraron una reducción en mayo del 15 por ciento y 23 por ciento, respectivamente, comparado con el año anterior, sin llegar a los precios prepandemia.

    Si bien el gas propano gozaba desde marzo de un subsidio equivalente a 0.80GTQ / libra, éste concluye a partir del 16 de junio. El precio del maíz blanco y del frijol negro continúan por arriba del promedio de los cinco años (41 por ciento y 35 por ciento, respectivamente), sin embargo, muestran cierta estabilización comparado mensual.

    En mayo 2023, el precio de la canasta básica registró un alza de 15 por ciento en comparación a mayo 2022: de estos productos, los plátanos (50%), la tortilla (33%), las papas (33%) y los huevos (29%) muestran las alzas interanuales más significantes. Los altos precios de los alimentos limitan el poder adquisitivo de los hogares, en particular de los hogares que dependen de la compra de alimentos. Según un reciente estudio del PMA, el 9 por ciento de hogares destina más del 75 por ciento de sus ingresos a la compra de alimentos, 15 por ciento gasta entre 65-75 por ciento y 31 por ciento entre el 50-65 por ciento.

    La inflación general en mayo se situó en 6.54 por ciento, 1.78 puntos porcentuales más bajo que el mes pasado, pero 0.72 puntos porcentuales por arriba de mayo 2022. Es en el interior del país donde se registran las inflaciones más altas y por arriba del nivel nacional (Tabla 1). En todas estas regiones, la división de transporte es el factor que influye principalmente la inflación elevada.

    Tabla 1

    Tabla 1: Tasa de inflación anual por región (mayo 2023)

    Región Ritmo Inflacionario (%)
    Región II. Alta Verapaz y Baja Verapaz 10.59
    Región VII. Huehuetenango y Quiché 10.46
    Región IV. Jalapa, Jutiapa, Santa Rosa 8.68
    Región VI. Quetzaltenango, Retalhuleu, San Marcos, Sololá, Suchitepéquez, Totonicapán 6.68
    Nacional 6.54


    Fuente: Instituto Nacional de Estadística

    La actividad económica continúa en recuperación y en abril, el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) presenta un incremento del 3.3 por ciento, valor que es estable comparado con el mes previo, pero 4.6 por ciento por debajo de abril 2022. Las actividades de construcción, inmobiliarias, industrias manufacturaras, servicios administrativos, de alojamiento y de comidas fueron las de mayor crecimiento durante dicho mes. El turismo continúa recuperándose con la cantidad de visitantes extranjeros en mayo 2023 solamente 2 por ciento menos que en mayo 2019, año prepandemia. El año 2022 cerró con las exportaciones mostrando un incremento de 15 por ciento comparado al año 2021, donde el rubro de café lideró. A abril del 2023, los valores exportados de banano, plátano, aceites y café son casi similares a los del 2022, salvo por azúcar que muestra un descenso del 34 por ciento y cardamomo del 46 por ciento; la venta del cardamomo continúa afectada por los bajos precios internacionales.

    Mientras que le empleo formal continúa recuperándose y que la demanda de mano de obra agrícola se mantiene estable, los salarios mínimos establecidos y el jornal pagado no compensan totalmente las alzas en los costos de la canasta básica mínima. En cuanto al empleo formal, los registros de afiliación al seguro social (IGSS) siguen tendiendo al alza con 1.52 millones de afiliados para mayo 2023, un aumento de 18 por ciento comparado al cierre del año 2020, y de 3 por ciento comprado al cierre del año 2022. Las actividades económicas con más afiliados son: comercio, servicios, industria manufacturera, transportes. Las actividades de agricultura, construcción, servicios, electricidad, gas/agua muestran las menores afiliaciones, lo que puede reflejar el alto nivel de informalidad que existe en estos oficios que emplea a un gran número de personas, usualmente que cuentan con menor nivel educativo. En general, los salarios se mantienen estables, el salario total mensual mínimo no agrícola se sitúa en 3,328 GTQ, (fuera del Departamento de Guatemala) y 3,416 GTQ (dentro del Departamento de Guatemala). El salario en actividades exportadoras y en maquilas es aproximadamente 3,063 GTQ y 3,144 GTQ, respectivamente, y el agrícola es 3,238 GTQ y 3324 GTQ, respectivamente, lo que equivale a 104 GTQ diarios. No obstante, en el área rural la contratación es informal y el jornal oscila entre 30 GTQ y 75 GTQ. En algunas áreas focalizadas, y principalmente en el occidente del país, el jornal puede llegar hasta 90-100 GTQ debido a la baja oferta de mano de obra a consecuencia de la migración de los hombres de las comunidades y la demanda de mano de obra por familiares que reciben remesas y pueden pagar un poco más ya sea para actividades agrícolas o para trabajos de construcción.

    La migración a los Estados Unidos sigue alta y para muchos guatemaltecos constituye una opción para la mejora general de las condiciones de vida del hogar. En mayo las remesas recibidas fueron 13.8 por ciento mayores que el monto registrado en mayo 2022. De acuerdo con OIM en su reciente encuesta sobre migración, actualmente, alrededor de 6.5 millones de personas reciben remesas en el país. Los departamentos donde existe más población receptora de remesas son Guatemala, San Marcos, Huehuetenango, Quetzaltenango, Quiché y Escuintla. Las remesas en orden de mayor uso son para consumo, mayormente gastos en alimentos, vivienda y transporte (43.8%); inversión como construcción y/o compra de vivienda y ahorro (29.3%); consumo intermedio que incluye la compra de mercadería y materia prima para negocios (14.6%); y salud y educación (12.3%). Dicho estudio enfatiza que las remesas son fuente de ingresos complementaria o en el caso de 24.4 por ciento de hogares receptores la única fuente de ingresos, pero la mayoría sigue siendo los hogares medios o los acomodados que las reciben.

    Hasta la semana del 4 al 10 de junio de 2023, de acuerdo con el Departamento de Epidemiología del MSPAS, el acumulado de casos de desnutrición aguda (moderada y severa) es de 11,898 casos de niños menores de 5 años, lo cual representa un aumento de 3,120 casos en comparación al mismo período del 2022. Escuintla, Sacatepéquez, Retalhuleu, Zacapa, Chiquimula registran tasas por arriba de la tasa nacional (64.1 / 10,000 habitantes). La desnutrición aguda por signos clínicos también muestra un valor por arriba del año pasado en Chiquimula, Jalapa, Escuintla y San Marcos.

    Figura 1

    Porcentaje de lluvia respecto al promedio (1981 – 2010), periodo del 1-30 de junio, 2023
    Porcentaje de lluvia respecto al promedio (1981 – 2010), periodo del 1-30 de junio, 2023.

    Fuente: USGS/FEWS NET

    Resultados actuales de seguridad alimentaria

    En junio los hogares pobres rurales están entrando al pico de la temporada de escasez, cuando normalmente inician a disminuir las reservas de granos básicos y las opciones de trabajo, a medida que aumentan las compras de alimentos en el mercado. Estos hogares suelen ahorrar un poco de dinero para utilizar durante estos meses y generar ingresos empleándose en diferentes actividades esporádicas relacionadas al cultivo de maíz y frijol. Sin embargo, durante todo el año los hogares han estado enfrentando los altos precios de los alimentos, fertilizantes y transporte que ha elevado sus gastos y limitado su capacidad de ahorro. Además, debido a las cosechas por debajo del promedio del año pasado, ya agotaron sus reservas y han dependido del mercado por un tiempo prolongado. Para cubrir sus necesidades alimenticias, estos hogares pobres están utilizando estrategias de afrontamiento sostenibles, como ajustar la calidad de su dieta, reducir los gastos en salud y educación, recurrir a préstamos y créditos y migrar a lugares inusuales. Por lo tanto, se encuentran en inseguridad alimentaria Acentuada (Fase 2, CIF).

    Mientras tanto, los hogares más pobres localizados en diversas zonas de oriente, el Altiplano y Alta Verapaz que han sido sujetos de diversos shocks en años previos, no cuentan con ahorros ni reservas de granos básicos y han acarreado deudas para comprar alimentos durante un largo periodo. Estos hogares no lograron percibir los ingresos esporádicos provenientes del trabajo agrícola debido al recorte de costos de producción por parte de los agricultores locales. Para enfrentar un escenario de altos precios de alimentos y transporte, los hogares están reduciendo las porciones y frecuencia de tiempos de comida; además de emplear otras estrategias de afrontamiento como la migración atípica de más miembros del hogar o la venta de activos productivos del hogar. Estos hogares se clasifican actualmente en Crisis (Fase 3, CIF).


    Calendario estacional para un año típico
    Calendario estacional para un año típico.

    Fuente: FEWS NET

    Supuestos

    La perspectiva más probable entre junio 2023 a enero 2024 se basa en los siguientes supuestos a nivel nacional:

    • Las condiciones de El Niño persistirían durante todo el periodo que abarca esta perspectiva, lo que causarían lluvias erráticas temporales y espaciales que afectarían mayormente el Corredor Seco. Estas condiciones podrían afectar la humedad en el suelo tanto antes, durante y después de la canícula ya que ésta sería más intensa de lo normal; y provocar la proliferación de plagas por temperaturas por arriba del promedio. La irregular distribución de las lluvias y las altas temperaturas afectarán negativamente el desarrollo normal de los cultivos de granos básicos, especialmente en el Corredor Seco.
    • La producción nacional de granos básicos se espera en rangos promedio. Sin embargo, los rendimientos de granos básicos podrían estar por debajo del promedio entre los agricultores de subsistencia del Corredor Seco, y levemente por debajo del promedio para los agricultores de subsistencia en el resto del país. Se espera que la producción de los diversos cultivos comerciales esté en rangos promedio.
    • Hacia la segunda parte de la época lluviosa, la continuidad del comportamiento errático de las lluvias y las altas temperaturas podrían disminuir la humedad en el suelo; además la intensidad de la canícula podría retrasar el inicio de las siembras de Postrera. Esto podría resultar en afectaciones negativas a los cultivos para la Postrera y la Postrera Tardía.
    • Dado que la demanda de mano de obra para este período estará por debajo del promedio para actividades estacionales esporádicas como el mantenimiento y cosecha de granos básicos de Primera y las relacionadas con la producción excedentaria de Postrera, los ingresos de estas actividades estarían por debajo de lo normal.
    • La demanda de mano de obra para los cultivos comerciales tanto en la producción nacional de café, cardamomo, palma africana, hortalizas y frutas como en México y Honduras para el café, se comportaría en rangos promedio. El valor del jornal se mantendría promedio, excepto para el cardamomo que aún está impactado por los bajos precios internacionales de venta y en áreas focalizadas por la frontera donde el valor del jornal será por arriba del promedio.
    • Los ingresos de los pequeños productores de café y de cardamomo serán menores a lo usual, así como la demanda de mano de obra e ingresos que generan a nivel local, debido a los altos costos de producción y factores climáticos.
    • Los precios del maíz y el frijol, igual del diésel, la gasolina y los fertilizantes podrían estabilizarse en rangos similares a los del 2022 pero permanecerían por arriba del promedio de los cinco años.
    • Los hogares mantendrían deudas atípicas durante el año dado el alto costo de los alimentos básicos y el transporte. La poca disponibilidad de recursos para cubrir gastos alimentarios durante la época de escasez podría llevar a que los hogares más pobres se endeuden aún más durante la época de escasez y en adelante.
    • La actividad turística y otras ocupaciones no agrícolas e informales seguirían recuperándose, pero los ingresos solamente compensarían parcialmente los altos costos de vida.  
    • Las tasas de inflación general y alimentaria continuarían más altas que normal pero levemente por debajo del año pasado. Los precios del transporte, alimentos y costos de servicios básicos (electricidad, gas propano) seguirían por arriba de los años 2020-2022.

    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    La distribución irregular de las lluvias y las altas temperaturas provocadas por El Niño al inicio de la temporada de lluvias están provocando diferentes grados de estrés hídrico para los cultivos de Primera durante sus fases iniciales de desarrollo. Los cultivos de secano de los pequeños productores, especialmente en áreas del Corredor Seco, y áreas focalizadas del Altiplano occidental, norte y sur del país ya reportan plagas y marchitez, lo que, dependiendo de la extensión del daño, significaría rendimientos por debajo del promedio hasta pérdidas significativas. Los hogares pobres que lograron hacer las siembras verán una cosecha reducida debido al menor uso de insumos agrícolas (semillas, abono y plaguicidas) y, por consiguiente, obtendrán menos semillas para futuras cosechas. Se espera que los precios de los granos básicos continúen por arriba del promedio, ya que las afectaciones climáticas podrían conllevar el aumento de los costos de producción por necesidad de mayor mantenimiento y control de plagas, así como por el posible efecto de especulación y acaparamiento que suelen suscitar estos eventos.

    De junio hasta septiembre, en las áreas rurales, se transita por la temporada de escasez. Los altos precios de los alimentos, fertilizantes y transporte causan que gran porcentaje de sus ingresos se destinen a la compra de alimentos e inversiones en el mantenimiento de sus cultivos. Para garantizar una dieta mínimamente adecuada los hogares realizarán ajustes a la calidad de su dieta. Asimismo, para costear gastos esenciales no alimentarios, deberán emplear estrategias de afrontamiento como los préstamos y créditos, la migración en tiempos no usuales o a lugares más lejos en búsqueda de trabajo diario, y/o la reducción de gastos de salud, que los clasificarán en inseguridad alimentaria Acentuada (Fase 2, CIF). En áreas del Corredor Seco oriental y occidental, Alta Verapaz y el Altiplano, los hogares no contaron con suficientes volúmenes de granos básicos de la cosecha de 2022 que les permitiera hacer reservas. Iniciaron este año sin ahorros y con deudas atípicas pues han debido enfrentar diversos shocks desde años pasados que ha provocado el rápido uso de los ingresos percibidos en las pasadas temporadas de alta demanda de mano de obra agrícola. Durante la época de siembras de granos básicos, estos hogares suelen emplearse a nivel local. Sin embargo, al igual que el año pasado, este año se reducirá el empleo de mano de obra externa a causa de los altos costos de los fertilizantes. Estos hogares han dependido y continuarán dependiendo del mercado para abastecerse de granos básicos pagando precios que permanecerán hasta 25 por ciento (maíz) y 40 por ciento (frijol) por arriba del promedio. Para lograr tener una dieta básica mínima, estos hogares recurrirán a la reducción de porciones de alimentos, el recorte de tiempos de comidas y la priorización de los niños al momento de repartir los alimentos. Además, harán uso de estrategias de afrontamiento no sostenibles como la venta de activos productivos y la migración atípica de más miembros del hogar, clasificándose en Crisis (Fase 3, CIF).

    De septiembre a enero, la salida de las cosechas de Primera a partir de septiembre, el único ciclo del Altiplano a finales de año y el inicio de las cosechas de Postrera mejorarán la disponibilidad y acceso a los alimentos. Sin embargo, este año se esperan rendimientos por debajo del promedio y/o pérdida de cosechas, especialmente para los pequeños agricultores. En octubre inicia la cosecha de los cultivos comerciales más importantes del país, y con ello el aumento de la demanda de mano de obra agrícola. Desde octubre hasta enero, los hogares más pobres se movilizan a diferentes lugares, ya sea cercanos a sus áreas de residencia, como fuera del municipio o departamento de habitación, hasta Honduras o México. Se espera que la cosecha de café se mantenga en rangos promedio, con demanda y pago de jornal estable y similar al año pasado, a pesar de algunos impactos del clima y la reducción de mano de obra en áreas focalizadas. Con excepción del cardamomo que continúa afectado por los bajos precios internacionales de venta, otros cultivos comerciales como la caña de azúcar, la palma africana, banano, plátano, frutas y hortalizas generarían empleos temporales e ingresos en rangos promedio. La mejora de ingresos, tanto para los hogares dependientes del jornal agrícola como de construcción (albañilería), les permitirá continuar comprando alimentos básicos, aunque a precios elevados. Estas mejoras estacionales reducen el número de hogares enfrentando resultados de inseguridad alimentaria Acentuada (Fase 2, CIF) y Crisis (Fase 3, CIF) por algunos meses. No obstante, una proporción importante de los hogares pobres y muy pobres continuarán a hacer ajustes a la calidad de su alimentación y recortando gastos no esenciales para garantizar una dieta básica. Los hogares en áreas focalizadas de Chiquimula, Jutiapa, Jalapa, Alta Verapaz, Baja Verapaz, Huehuetenango, Totonicapán y Quiché experimentaron de forma prematura la temporada de escasez y han dependido durante más tiempo de la compra. Han mantenido deudas regulares para cubrir los altos gastos en alimentos y seguirán recurriendo a préstamos para asegurar una alimentación mínimamente adecuada y no contarán con cosechas propias para aliviar su dependencia en el mercado. Los ingresos percibidos durante el periodo de alta oferta de empleo temporal no serán suficientes para compensar el alto endeudamiento ni los altos precios de los granos básicos. Por dichas razones, deberán continuar a hacer ajustes a la cantidad y frecuencia de sus comidas, y a utilizar estrategias de afrontamiento negativas que ponen en riesgo sus medios de vida, por lo que continuarán a clasificarse en Crisis (Fase 3, CIF).

    La continua recuperación de la economía y fuentes de empleo no agrícolas y ocupaciones informales permite que las poblaciones urbanas se clasifiquen en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF) durante todo el periodo que cubre esta perspectiva.

    Eventos que pueden cambiar la perspectiva

    Tabla 2

    Tabla 2. Posibles eventos en los siguientes ocho meses que pueden cambiar el escenario más probable

    Área Evento Impacto en los resultados de seguridad alimentaria
    Nacional Lluvias promedio para el resto de la temporada de Primera y Postrera Beneficiaría las siembras de pequeños agricultores y mejorar los rendimientos, mejorando la disponibilidad y acceso a alimentos, haciendo que más hogares puedan mantenerse en inseguridad alimentaria Acentuada (Fase 2, CIF) por más tiempo.
    Reducción de lluvias por más tiempo y en mayor área que la prevista – canícula más intensa y extendida de lo previsto Menores rendimientos de cultivos, incluso los comerciales, provocando mayores aumentos a los precios y presionando el poder adquisitivo de los hogares, lo que hace que mantengan en Crisis (Fase 3, CIF) por más tiempo.
    Huracán o tormenta tropical El impacto, paso o cercanía de una tormenta tropical, causaría afectaciones a poblaciones, casas, cultivos y vías de comunicación, lo que causaría problemas de acceso provocando resultados de inseguridad alimentaria Acentuada y Crisis (Fase 2 y 3 de la CIF) en diferentes áreas o por más tiempo.
    Costos de fertilizantes por arriba de la tendencia Causaría una reducción de su uso entre excedentarios, lo que impactaría los rendimientos y la producción nacional durante el ciclo de Postrera y Postrera Tardía.

     

     

     


    Área de preocupación: Zona de medios de vida de la producción de café, cardamomo, silvicultura y hortalizas (GT05) en el departamento de Alta Verapaz (Figura 2)

    Situación actual

    Alta Verapaz se caracteriza por la producción de maíz y frijol, café, cardamomo y hortalizas que se cultivan para la exportación. En esta zona se cultiva cardamomo y café que constituyen una fuente de ingresos y demanda de mano de obra local. Los dos ciclos de cultivo de granos básicos que se logran hacer son el de Primera de mayo a septiembre y el de Postrera Tardía de diciembre a abril/mayo. Se cultiva también chile entre octubre y abril, y el frijol se siembran en diciembre, pero muchos han abandonado el frijol debido a su sensibilidad a plagas y la reducida capacidad de adquisición de insumos para su control.

    Figura 2

    Mapa de la zona de medios de vida de la producción de café, cardamomo, silvicultura y hortalizas (GT05) en Alta Verapaz
    Mapa de la zona de medios de vida de la producción de café, cardamomo, silvicultura y hortalizas (GT05) en Alta Verapaz

    Fuente: FEWS NET

    La venta de su mano de obra principalmente de actividades agrícolas es la principal, y para la mayor parte de estos hogares su única, fuente de ingresos, tanto dentro como fuera de la zona. La venta de sus propias cosechas para adquirir otros alimentos es poco común y solo se practica en el área del Polochic. El salario diario para las actividades agrícolas relacionadas al cultivo de granos básicos es de 30 a 50 GTQ (en 2021, era de 25 a 35 GTQ) a nivel local. Los agricultores logran encontrar empleo alrededor de 15-20 días por mes durante la temporada de cultivo de granos básicos (especialmente durante la preparación de la tierra y siembra que dura aproximadamente dos meses). Durante la temporada de alta demanda de mano de obra para cultivos comerciales (octubre a febrero), los hombres migran en grupos (cuadrillas) a diferentes áreas para trabajar en plantaciones de palma africana, azúcar, café y melón, entre otros. Los salarios en esas actividades oscilan entre GTQ 60 y 100 por día. El empleo a nivel local ha sido menor este año a causa de reducción de áreas de siembra y recorte del gasto de mano de obra en los costos de producción.

    A finales de mayo se podían observar diferentes etapas de cultivo de maíz, desde las últimas cosechas del ciclo de Postrera Tardía, limpieza y preparación de terrenos hasta siembras del ciclo de Primera. Las inundaciones causadas por las tormentas Eta e Iota (2020) y las intensas lluvias del año 2022 afectaron el estado de los terrenos productivos. Arena, piedras, lodo y sedimentos dañaron los suelos. Los productores más afectados han perdido el uso de sus tierras productivas durante los últimos años ya que la recuperación de los suelos demorará varios años y ahora necesitan alquilar tierras a altos precios para producir. Los productores ahora alquilan tierras a altos precios, con un promedio de 50-100 GTQ por cuerda (aproximadamente .04 ha) en comparación con 40–50 GTQ en años anteriores, pero en algunas zonas hasta 200 GTQ. En lo que va del año, en áreas focalizadas los fuertes vientos han derrumbado plantaciones, mientras que la proliferación de plagas ha sido difícil de controlar debido a la falta de conocimiento y/o los altos costos de los insumos. El uso de fertilizantes continúa, pero en menos cantidad debido a drásticos aumentos de precios en los últimos dos años (Figura 3).

    Figura 3

    Precio promedio anual de fertilizantes, 2019-2023
    Precio promedio anual de fertilizantes, 2019-2023

    Fuente: FEWS NET con datos de Ministerio de Agricultura

    Los precios del maíz, frijol y transporte siguen altos, casi al doble del nivel prepandemia, provocando que los hogares hayan reducido sus viajes al mercado y ahora compren sus alimentos en las tiendas locales a precios más altos (Tabla 3). El dinero que usualmente gastaban en el mercado les alcance para muy poco, aproximadamente logran comprar menos de la mitad de lo que adquirían antes de la pandemia en 2019. Su alimentación muy básica consiste en maíz, frijol que se complementan con chile, a veces tomates y algunas hierbas. El consumo de proteína animal es muy bajo, siendo lo más habitual el huevo y muy raramente el pollo.

    Tabla 3

    Tabla 3. Precios al minorista por libra, de mayo del 2019 al 2023

    Producto 2019 2020 2021 2022 2023
    Maíz 1.19 1.47 1.45 2.00 2.23
    Frijol 4.13 6.00 4.75 6.00 6.00

    Fuente: Ministerio de Agricultura

    Supuestos

    La perspectiva para esta región, de junio 2023 a enero 2024, se basa en los siguientes supuestos que son adicionales a los nacionales delineados previamente:

    • Para las áreas del Polochic afectadas por las tormentas pasadas, los suelos aún no se han recuperado. Muchos hogares han debido reducir las áreas de siembra en aproximadamente 50-70 por ciento y experimentarán producciones de granos básicos por debajo del promedio.

    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    El primer periodo que abarca esta perspectiva coincide con la temporada de escasez cuando estacionalmente se reducen las oportunidades de empleo, los ingresos y las reservas de los hogares rurales pobres. En esta zona de importante producción de cardamomo y que tradicionalmente constituye una fuente de ingresos y empleo para pequeños productores y jornaleros a nivel local, los bajos precios internacionales de venta de los tres años pasados han impactado los medios de vida de los hogares que dependen de este cultivo. Además, la capacidad de producción de granos básicos, así como la contratación de jornaleros se ha visto perjudicada, especialmente en la región del Polochic y otras áreas más afectadas por las tormentas. Al igual que en otras zonas del país, estos hogares continúan experimentando altos precios de los alimentos e insumos agrícolas que los ha empujado a mantener deudas. Debido a los ingresos por debajo de lo normal, el continuo nivel de endeudamiento y el aumento de las compras de alimentos en los mercados, los hogares deberán ajustar la cantidad de alimentos incluidos en su dieta diaria, reducir porciones y eliminar algún tiempo de comida para cubrir su alimentación mínima. Además, se verán obligados a recurrir a otras estrategias de afrontamiento negativas que les permita adquirir alimentos tales la migración atípica de más miembros de la familia, la integración de un nuevo miembro de la familia al trabajo temporal y la venta de activos productivos, lo que los clasificará en Crisis (Fase 3, CIF). 

    En octubre inicia la temporada de alta demanda de mano de obra para la cosecha de diversos cultivos comerciales, especialmente el café que genera gran cantidad de empleo temporal, además de la palma y el azúcar. En estos cultivos fuera de las zonas de residencia se espera que el pago y por consiguiente los ingresos se mantengan en rangos normales. El trabajo local en el corte de cardamomo o en limpias y siembras de granos básicos del ciclo de Postrera Tardía a nivel local estará por debajo del promedio. Los granos básicos del ciclo productivo de Primera también se cosecharán en este período, pero no cubrirán sus necesidades de los tres meses habituales de consumo, debido a la producción por debajo del promedio esperado. Los hogares seguirán comprando en los mercados durante estos meses dado que sus reservas durarán entre uno y dos meses. Los hogares contarán con ingresos promedio y algunos obtendrán cosechas propias, lo que permitirá que la mayor parte de hogares de la zona mejore su situación en este periodo y se clasifique en inseguridad alimentaria Acentuada (Fase 2, CIF). No obstante, en áreas específicas del sur del departamento donde los hogares han acarreado deudas por más tiempo frente a shocks consecutivos, y cuya producción de granos básicos será por debajo del promedio al igual que en los ciclos productivos pasados ya que los suelos aún no se han recuperado, continuarán a depender del mercado. Los ingresos recién percibidos serán rápidamente utilizados para el pago de deudas y la compra de granos básicos a precios muy por arriba de lo normal. Esta situación los obligará a continuar el uso de las estrategias de afrontamiento negativas – la migración atípica y la venta de activos – y/o disminuir la calidad y cantidad de alimentos para poder mantener una dieta básica mínima. Estos hogares experimentarán resultados de Crisis (Fase 3, CIF) hasta enero 2024.

    Cita recomendada: FEWS NET. Guatemala Perspectiva de seguridad alimentaria junio 2023 a enero 2024: Altos costos de vida e irregularidad climática restringen mejoras estacionales, 2023.

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top