Skip to main content

Pobres lluvias reducirán la producción de granos básicos

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Julio - Diciembre 2014
Pobres lluvias reducirán la producción de granos básicos

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Panorama Nacional
  • Áreas de interés
  • Eventos que pueden cambiar la perspectiva
  • Mensajes Clave
    • Uno de cada cinco hogares extremadamente pobres en algunos municipios del oriente y el altiplano, altamente dependientes del café, tendrán dificultades para llenar sus necesidades alimentarias, incluso recurriendo a acciones que debilitan su capacidad de respuesta futura. Por lo tanto, se clasificarán en Crisis (Fase 3, CIF) de julio a septiembre.
    • Dado que el altiplano es una región con una sola cosecha, la clasificación de Crisis continuará hasta la salida de la misma, en diciembre, cuando las condiciones serán de Estrés (Fase 2, CIF). Dadas la reducción en cultivos e ingresos, se prevé que la situación alimentaria se deteriore más rápido y temprano de lo normal durante el primer trimestre de 2015.
    • Una canícula extendida y menores lluvias, debido una transición hacia un posible El Niño, ocasionarán menores rendimientos para las cosechas de subsistencia de Primera y Postrera, particularmente en el corredor seco. Sin embargo, estas mejorarán los resultados de seguridad alimentaria durante el último trimestre del año, clasificando esta última área en Estrés (Fase 2, CIF) y el resto del país en Mínima inseguridad alimentaria (Fase 1, CIF).

    Panorama Nacional
    Situación actual

    Como todos los años, julio marca el pico de la temporada anual de escasez de alimentos, puesto que las reservas hace meses que se terminaron y actualmente se registran los precios más altos del año, tanto para el maíz como para el frijol.  La demanda de mano de obra no calificada, al momento, es estacionalmente baja, lo que significa que los hogares más pobres se enfrentan a menos opciones de empleo y con jornales más bajos a lo recibido en la temporada de alta demanda. En esta época, el mercado nacional se abastece de granos almacenados provenientes de las cosechas anteriores y de flujos procedentes de México. Luego de dos meses muy lluviosos, mayo y junio, la canícula inició a principios de julio, de acuerdo a lo pronosticado, y se prevé que dure hasta finales de mes, e incluso, en algunas áreas hasta el 10 de agosto. Esto significa una extensión anormal de este período seco. El ciclo agrícola de Primera, donde se produce mayormente maíz, se encuentra totalmente establecido en el país, con los cultivos en fase de desarrollo y, para finales de julio, en fructificación, una etapa en que la cual la disponibilidad de agua es crítica para el llenado del grano. Dado el comportamiento de la canícula, algunos cultivos, especialmente en el llamado corredor seco, ya muestran algunos daños por déficit de humedad en el suelo.

    Supuestos
    • Clima: La perspectiva del Foro del Clima de América Central, que se llevó a cabo el 15 y 16 de julio del presenta año en San Salvador, El Salvador, estima que la lluvia acumulada en el período de agosto a octubre se encuentre bajo lo normal en la meseta central, arriba de lo normal en el norte, suroccidente y occidente, y dentro normal para el resto del país (Figura 1). El área de mayor preocupación, dadas las implicaciones que menores lluvias traen al agro, comprende los departamentos del oriente, Baja Verapaz, Guatemala, Sacatepéquez, norte de Chimaltenango, sur de Quiché, y oriente de Izabal. Los pronósticos también indican que, luego de una menor precipitación durante la primera quincena de agosto, las lluvias se intensificarán hasta alcanzar su máximo en septiembre.
    • Fenómeno de El Niño: De acuerdo a los pronósticos de la Administración Nacional del Océano y Atmosfera de Estados Unidos (NOAA) y el Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y Sociedad (IRI), existe una probabilidad del 60 por ciento de que se den condiciones de El Niño durante el trimestre agosto-octubre. Un evento de El Niño usualmente dura de 8 a 10 meses, lo que significa que este se prolongaría hasta inicios de 2015. La transición a condiciones de El Niño usualmente significa una canícula más larga y pronunciada de lo normal, así como un déficit de lluvias durante el período de julio a diciembre, especialmente en el área del Pacífico y el llamado corredor seco. También se observa una reducción en la actividad ciclónica. Por lo tanto, como se ha venido dando desde el inicio de la temporada de huracanes, se prevé una menor actividad que el promedio en el Atlántico y Caribe y, al contrario, en el Pacífico. Ambas temporadas finalizan oficialmente el 30 de noviembre. Según los pronósticos del Foro Regional del Clima, no se descarta la afectación directa o indirecta de, por lo menos, un ciclón tropical en el país para el trimestre agosto-octubre, especialmente en la frontera con México.
    • Ciclos de Primera y Postrera de granos básicos: Debido a una canícula anormalmente larga y algunas irregularidades en las lluvias previas a esta, se prevén daños y pérdidas en los cultivos de granos básicos de Primera, especialmente en las áreas que pertenecen al corredor seco. Este ciclo representa aproximadamente 60 por ciento de la producción anual de maíz, mientras que en el ciclo de Postrera (de agosto/septiembre a noviembre/diciembre), se refiere al 60 por ciento del frijol producido en un año.  A pesar de precipitaciones erráticas y reducidas hasta julio, se estima que la Postrera inicie relativamente en tiempo, pues se pronostica un incremento en las lluvias para finales de agosto y septiembre, lo que mejoraría la humedad en los suelos para la siembra. No obstante lo anterior, dadas las perspectivas de acumulados de lluvia bajo lo normal en buena parte del país, y de una finalización temprana de la época lluviosa, se prevé que los rendimientos en este último ciclo sean menores respecto al promedio. 
    • Precios de granos básicos: Para los siguientes tres meses se espera que los precios de frijol muestren tendencias estacionales, con variaciones mayores a lo normal, debidas a anomalías en la oferta de frijol rojo en el resto de la región centroamericana, que se han trasladado al frijol negro consumido en el país. También juegan un papel en estas diferencias, la demanda atípica de este grano por parte de Costa Rica, y la manipulación de la demanda nacional por parte de los comerciantes. Dado que se prevé una cosecha de Postrera bajo lo normal para los pequeños productores en el oriente, un área excedentaria localizada en el corredor seco, los precios se incrementarían aún más para finales de año. Para el caso del maíz, se espera que los precios continúen incrementándose durante los siguientes tres meses, como consecuencia de las pérdidas en cultivos de subsistencia previstas para el ciclo de Primera. Inmediatamente después de la cosecha de Primera, la demanda se verá reducida puesto que la mayoría de hogares tendrán producción para, al menos, un mes; sin embargo, una vez que estas reservas concluyan tempranamente, se prevé que nuevamente la demanda se incremente de manera anómala.
    • Mano de obra no calificada: Las fuentes de trabajo se mantienen estables (caña de azúcar, hortalizas, albañilería, tejidos, trabajos domésticos). La excepción es el café, cuyo jornal se verá reducido en un 50%, al menos. Esto debido a la baja en la producción por la afectación de la roya y de las lluvias erráticas durante la temporada. Los cultivos de café se pueden ver afectados por la roya debido a las variantes condiciones climáticas, que promueven la propagación y adhesión del hongo a la planta. Esto es especialmente cierto en el caso de los pequeños productores, que han tenido un pobre manejo de las plantaciones,  lo cual repercutiría en los ingresos de las familias dependientes de este cultivo. Por otro lado, el valor del jornal recuperará parte de su valor promedio, gracias al incremento del precio internacional del café; pero la cantidad y calidad del grano a cosechar estará aún bajo lo normal, lo que repercute en el pago diario recibido por el volumen de producto cosechado.
    • Remesas: De acuerdo a la tendencia del último año, se espera que los flujos de remesas continúen estables. Estas constituyen fuente de trabajo para muchos albañiles, y los ingresos generados por esta actividad, un medio de compra directa de alimentos.
    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    A partir de julio, la situación de seguridad alimentaria se agudiza estacionalmente en los hogares más pobres en la mayoría del país. Durante esta época, los hogares recurren a la compra como su fuente de alimentos, y dado que los precios de los granos básicos han aumentado en el último mes, su capacidad adquisitiva se reduce. Esto resulta más relevante cuando se toma en consideración que la cantidad de efectivo disponible este año, en los hogares dependientes del café, es considerablemente menor.

    La temporada de escasez de alimentos concluirá en agosto/septiembre con la salida de la cosecha de Primera. Los rendimientos de esa cosecha se prevén menores, debido a algunos déficit de lluvias y por una canícula anormalmente larga, especialmente en el corredor seco. Sin embargo, se esperaría que los hogares obtengan los granos suficientes para, al menos, un mes de consumo.

    A pesar de lo anterior, los hogares en la mayoría de las zonas geográficas del país estarán clasificados en inseguridad alimentaria aguda Mínima (Fase 1, CIF) durante el período de julio a diciembre de 2014. Sin embargo, dada la dependencia del jornal en café, los antecedentes de pérdidas agrícolas los últimos dos años y la vulnerabilidad a problemas de déficit de lluvia, el altiplano templado occidental y oriente tendrán resultados de inseguridad alimentaria en Crisis (Fase 3, CIF), mejorando con la salida de la cosecha de Primera y Postrera durante el último trimestre del año, regresando a Estrés (Fase 2, CIF). Se prevé que durante el primer trimestre del siguiente año, la situación de seguridad alimentaria se deteriore considerablemente más rápido de lo normal.


    Áreas de interés

    Jornaleros dependientes del café en la zona de medios de vida 5 (agricultura de subsistencia), zona de medios de vida 7 (Agroindustria, industria maderera, minería y café), zona de medios de vida 8 (Granos básicos, zona fronteriza con Honduras y El Salvador) y zona de medios de vida 9 (Granos básicos y mano de obra) [1]

    Situación actual

    Al igual que en el resto del país, los hogares más pobres de estas áreas se encuentran en la época más crítica del año, con pocas opciones de generación de ingresos y altos precios de granos básicos. La temporada de Primera ya está bien establecida en estas regiones. Debido a irregularidades en las lluvias en mayo, algunos agricultores ubicados específicamente en el departamento de El Progreso tuvieron que resembrar. Actualmente, los cultivos de la región oriental tienen ya signos de estrés hídrico a causa de la suspensión de las lluvias, causada por la canícula que en algunas áreas ha ocasionado hasta 42 días sin lluvia en un lapso de 51 días.

    En la región oriental, el mercado está actualmente abastecido por grano almacenado producto de la cosecha local de 2013 y, en el caso del frijol, algo de grano proveniente del área excedentaria en Petén, luego de concluida la cosecha en abril 2014. En el mercado departamental de Chiquimula, utilizado como referencia para la región, el precio al consumidor del frijol negro mostró estabilidad respecto al mes y año anterior. En el altiplano, el abastecimiento se da desde las áreas de producción en la costa sur, México y de grano provienente del mercado de acopio de la ciudad capital.

    De acuerdo a FAO, en oriente las reservas de maíz en los hogares finalizaron en abril y las de frijol en mayo, dos meses antes de lo normal. Los ingresos provenientes de cultivos como melón y hortalizas se han mantenido estables. En cambio, los ingresos de los hogares dependientes del café, que durante esta época realizan tareas de limpieza de los cafetales, se han reducido dada la afectación por roya.  En occidente, las reservas de alimentos finalizaron en abril, dos meses antes de lo normal, por lo que desde esa fecha están comprando; y los ingresos se han mantenido estables para las familias cuya principal fuente de trabajo son las hortalizas o la papa. Para otras familias que durante este tiempo trabajan en las tareas de limpia de los cafetales, los ingresos se han reducido producto de la afectación de la roya en la región. 

    Desde enero hasta la fecha, el ingreso de divisas por remesas ha ido incrementando, 3.75 por ciento entre abril y mayo, y en 25 por ciento comparado con mayo del 2013. Sin embargo, estas no son percibidas por los hogares más pobres, pues no tienen el capital para pagar los costos que implican la migración. En todo caso, el incremento en las divisas podría dinamizar el sector comercial o de construcción, en la que algunos hogares extremadamente pobres podrían encontrar empleo, no siendo suficiente para mejorar la clasificación de las áreas analizadas.

    La temporada de escasez de alimentos está ya establecida, incluso meses antes de lo usual. Los hogares dependen actualmente de la compra, y los ingresos este año son menores a los de años anteriores, debido a la baja en el jornal del café, reduciendo la capacidad adquisitiva de los hogares más pobres. Por lo tanto, estos hogares han optado por implementar estrategias de respuesta negativas para compensar el déficit en sus ingresos y en su consumo alimentario, que se ha reducido en cantidad y calidad. Aún logran comprar algunos granos básicos para asegurar su alimentación gracias a la venta de leña, especies menores que constituían su patrimonio, venta de tejidos u otras artesanías elaboradas por las mujeres, y a fuentes de trabajo alternas fuera de su comunidad (trabajos domésticos, albañilería). En consecuencia, los municipios con mayoría de hogares dependientes del café y/o afectados por la sequía de 2013 se clasifican en Crisis (Fase 3, CIF). El resto de municipios de estas regiones se encontrarán en Estrés (Fase 2, CIF).

    Supuestos

    La perspectiva para estas regiones se basa en la siguiente suposición, que es adicional a los supuestos nacionales delineados en otra sección de este informe:

    • Se espera una reducción de 50-75 por ciento en los rendimientos de la cosecha de Primera y del único ciclo en el altiplano, debido a irregularidades en la lluvia y una canícula extendida; y una reducción del 40-80 por ciento en los rendimientos de Postrera. Estas pérdidas se refieren a las cosechas de pequeños productores y significarán reservas alimentarias para aproximadamente un mes de consumo.

    En la zona de medios de vida 5 se prevé una reducción de, al menos, el 25 por ciento en el ingreso total de los hogares analizados, derivada de la problemática en el sector cafetalero. Este déficit abarca todo el período que comprende esta perspectiva. La compra es la principal fuente de alimentos durante los siguientes meses, y aunque algunos hogares han encontrado fuentes de ingresos alternas, tales como las hortalizas, la caña de azúcar, albañilería, trabajos domésticos, entre otras, estas no son representativas para la mayoría de la población. Los bajos rendimientos de maíz y frijol, en porcentajes por arriba del 50 por ciento, no permitirán a las familias vender parte de su cosecha para la generación de ingresos, pues lo poco que cosechan lo guardan para autoconsumo. En consecuencia, el acceso a los alimentos se verá reducido en 25 por ciento, por la pérdida de poder adquisitivo acumulado de meses anteriores.

    Como medidas de respuesta, los hogares que tienen aún disponibilidad de animales de traspatio podrían recurrir a la venta de huevos o las aves en sí, pero el resto de hogares ha intensificado la búsqueda de trabajo local o hacia la cabecera departamental  y  la ciudad capital, en labores como: construcción, seguridad y agricultura. La Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, con el apoyo de otras organizaciones internacionales, ha programado asistir a familias afectadas por la afectación de la roya en los cultivos de café, a través de la Estrategia Generación de Empleo Temporal  Comunitario (GETCo). La estrategia dio inicio en la región de oriente, pero también incluye tres departamentos del occidente: San Marcos, Quiché y Huehuetenango, para un total de 26,000 familias. Asimismo, el Programa Muncial de Alimentos (PMA), junto a otros socios, ha iniciado con el programa de efectivo por trabajo por 60 días, en cinco municipios de Huehuetenango y cuatro de San Marcos, para un total de 7,270 hogares, con recursos provenientes del Fondo de Emergencias de Naciones Unidas. La FAO asistirá a aproximadamente 600 familias de Huehuetenango con un proyecto de resiliencia que incluye el trabajo en cafetales y actividades para fortalecer el sistema alimentario familias con acciones inmediatas, como la instalación de huertos y otros cultivos de ciclo corto para asegurar la alimentación. Con estas acciones se estará cubriendo un total de aproximadamente 30,000 familias del occidente afectadas por la enfermedad de la roya en el café.

    De enero al 5 de julio, en la región nor-occidental se registraba una tasa de desnutrición aguda en niños menores de 5 años de alrededor de 26 por cada 10,000, mientras que el año pasado esta fue cercana a los 38. Para el caso del área sur-occidental, esta tasa fue de 29, mientras que el año anterior fue de casi 40. Es importante notar, no obstante, que en ambas regiones existe un subregistro del 36 por ciento respecto a las áreas que deben notificar, lo que hace suponer que en realidad el número de casos este año es superior al reportado. Sin embargo, no se prevé que la desnutrición aguda en este grupo de población esté por encima del 10 por ciento.

    Las condiciones alimentarias se seguirán deteriorando durante este período por la reducción de ingresos y las pérdidas de las cosechas de granos básicos. Durante los últimos dos meses del año, y especialmente durante diciembre, los hogares podrán contar con alguna disponibilidad de granos para su alimentación, producto de su cosecha. A pesar de que, a partir de octubre los hogares trabajan en el corte y venta de café, estos verán reducidos sus ingresos por la afectación de la roya en los cafetales: el año pasado en esta región, el 70 por ciento de los cafetales redujeron en más de la mitad su rendimiento. Muchos de los pequeños productores afectados no dieron tratamiento a sus plantaciones, por lo que podría esperarse una situación similar o peor que el año pasado. Se prevé un déficit alimentario del 50 por ciento, lo que significará una reducción en la calidad de la alimentación y la cantidad de tiempos de comida. Así, se prevé que algunos municipios, donde los hogares altamente dependientes del café sobrepasan el 20 por ciento de la población, se encuentren en Crisis (Fase 3, CIF) hasta noviembre, para pasar a Estrés (Fase 2, CIF) en diciembre con la salida de la cosecha. El resto de municipios en esta zona se clasificarán en Estrés durante todo el período comprendido por esta perspectiva.

    Es importante mencionar que se prevé que los municipios altamente dependientes del café, en esta zona de medios de vida, verán un deterioro de su situación alimentaria en el primer trimestre del siguiente año, con una mayor celeridad y, por lo tanto, más temprano de lo usual. Esto se deberá a una capacidad de respuesta reducida luego de un tercer año consecutivo de pérdidas agrícolas y menores ingresos.

    En las zonas de medios de vida 7, 8 y 9, la situación es similar a la descrita en la región anterior. La diferencia estriba en que esta región cuenta con un segundo ciclo productivo (Postrera), que va de agosto a noviembre, lo que permite a los hogares que residen en ellas tener algunas opciones de granos para la venta y consumo adicionales a las disponibles en la zona 5. Durante esta época las familias dependen más de la producción propia para la obtención de alimentos, e incluso para la generación de ingresos, a través de la venta de parte de la misma. Sin embargo, debido a las pérdidas importantes que se prevén para las cosechas de este año, la cantidad de producto a vender se reducirá, pues darán prioridad a su alimentación.

    La temporada de alta demanda de mano de obra inicia durante los meses incluidos en esta perspectiva, por lo que el ingreso por jornales también resulta relevante para la seguridad alimentaria de los hogares más pobres. Se prevé que el trabajo en el sector cafetalero se reduzca en aproximadamente un 50 por ciento, debido a menor tiempo de empleo y jornal pagado. Por lo tanto, los hogares que trabajan en el corte de café verán reducidos sus ingresos en un rango de  50-55 por ciento para todo el período analizado. Aproximadamente, 15-20 por ciento de la población en esta zona es jornalero en el sector cafetalero. Esta fuente de empleo estará disponible, para la mayoría de la población, entre agosto y diciembre. Otras fuentes de empleo son la producción de melón a nivel local, que abarca el 2 por ciento de la población, y la cosecha de caña de azúcar en la costa sur, que representa menos del 1 por ciento. El trabajo en estos dos cultivos es altamente especializado, por lo que existe poca rotación de personal, y no se prevé que sufra cambios.

    Los hogares analizados estarán haciendo uso de estrategias de respuesta tales como la venta de leña y animales de patio, la búsqueda de otras fuentes de trabajo, como la albañilería y servicios domésticos, así como la migración a áreas urbanas durante todo el período abarcado por esta perspectiva. Igualmente, ya se reportan algunas estrategias de agotamiento de activos, tales como el consumo de granos destinados para semillas, aunque esto se ha dado de manera aislada. Existe un programa de efectivo por trabajo, implementado por Save the Children, que recién ha iniciando en la región pero la limitada cobertura tendrá un impacto en la situación alimentaria de los hogares participantes, no así en el ámbito municipal. El PMA tiene programada la entrega de efectivo por trabajo a 525 familias en el departamento de Baja Verapaz y de asistencia alimentaria a 2,985 familias. La duración de ambas modalidades de asistencia es de 60 días.

    Hasta septiembre se espera que los casos de desnutrición aumenten, como es usual durante la época de escasez de alimentos. Aunque la incidencia es menor a la de 2013, que fue un año atípico, esta está por encima de la de años anteriores considerados relativamente normales. De enero al 5 de julio, se reportaba una tasa de desnutrición aguda de casi 51 por cada 10,000 niños menores de 5 años en la región nororiental, mientras que el año pasado la tasa era de aproximadamente 82 durante el mismo período. A pesar de lo anterior, no se prevé que la desnutrición aguda sea mayor al 10 por ciento, y tampoco se espera una alta tasa de mortalidad debido a problemas nutricionales.

    A partir de finales de agosto, la cosecha de Primera permitirá abastecer las reservas de los hogares más pobres, mejorando su consumo. Sin embargo, dadas las pérdidas significativas que se prevén a causa de la canícula extendida, esta situación durará aproximadamente un mes. En octubre las reservas disminuirán considerablemente, pero dado que inicia la época de alta demanda de mano de obra, los hogares analizados lograrán generar ingresos para compensar ese déficit a través de la compra. La salida de la Postrera se espera para finales de noviembre/diciembre, llenando nuevamente sus reservas, especialmente de frijol, aunque los pronósticos de acumulados de precipitaciones bajo lo normal y una salida temprana de la temporada lluviosa podría afectar los rendimientos de este ciclo agrícola. Dada la reducción en los ingresos y en las pérdidas agrícolas previstas para este año, se prevé que los municipios con alta dependencia del café o que fueron afectados por las irregularidades de precipitación en los años anteriores, se clasifiquen en Crisis (Fase 3, CIF) de julio a septiembre, mientras que el resto de muncipios se clasifican en Estrés (Fase 2, CIF). Con la salida de la cosechas de Primera y Postrera, y aún con las pérdidas previstas, todos los municipios de estas zonas clasificados en Estrés, de octubre a diciembre.



    [1] Ver el Perfil de Medios de Vida de 2007 (disponible solamente en español): http://www.fews.net/docs/Publications/gt_profile_es.pdf.

     


    Eventos que pueden cambiar la perspectiva

    Tabla 1: Posibles eventos en los siguientes seis meses que pueden cambiar el escenario más probable

    Área

    Evento

    Impacto en los resultados de seguridad alimentaria

    Oriente y occidente

    Ampliación en la ayuda humanitaria entregada

    Esto permitiría mejorar el acceso a los alimentos por parte de los hogares más pobres, lo que significaría una reclasificación de las áreas beneficiadas a una fase mejor de la CIF.

    Todo el país

    No desarrollo del fenómeno de El Niño

    Permitiría una mejor distribución espacial y en tiempo de las precipitaciones del segundo período lluvioso, y con ello, rendimientos promedio a arriba del promedio en el ciclo de Postrera. Con esto se mejorarían las condiciones de seguridad alimentaria de los hogares más pobres.

    Todo el país

    Evento ciclónico tropical

    Dado que no se descarta la formación de al menos uno o dos ciclones en el área de influencia de Centroamérica en esta segunda parte de estación lluviosa, el escenario previsto para el país variaría en caso de un impacto directo o indirecto, y los efectos dependerán de la magnitud y localización del evento.

     

    Figures seasonal calendar for Guatemala

    Figura 1

    Calendario Estacional Para Un Ano Tipico

    Fuente: FEWS NET

    Resultados estimados de seguridad alimentaria, julio 2014

    Figura 2

    Resultados estimados de seguridad alimentaria, julio 2014

    Fuente: FEWS NET

    Figura 1. Pronóstico de acumulados de lluvia para el período agosto a octubre 2014

    Figura 3

    Figura 1. Pronóstico de acumulados de lluvia para el período agosto a octubre 2014

    Fuente: Foro Climático Regional de Centroamérica

    Figura 4

    Fuente:

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top