Skip to main content

La cosecha de primera pondrá fin a la época de escasez de alimentos

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Julio - Diciembre 2012
La cosecha de primera pondrá fin a la época de escasez de alimentos

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Escenario más probable de seguridad alimentaria (julio-diciembre 2012)
  • Mensajes Clave
    • La temporada anual de escasez de alimentos se encuentra acercándose a su momento más crítico antes de la cosecha de primera y el inicio de la época de mayor demanda de mano de obra no calificada. Las estrategias que utilizan para hacer frente a estas dificultades son las típicas durante esta época, aunque no les permite llenar todas sus necesidades básicas. Para el tercer trimestre del año las áreas del altiplano y oriente se ubican en la Fase 2 (estrés) con número aproximado de población de dos millones de personas, mientras que el resto del país se clasifica en Fase 1 (Figura 1)

    • Debido a la irregularidad y el déficit de lluvias en los últimos dos meses, se prevé una disminución en los rendimientos en las cosechas de primera de los agricultores de subsistencia, no así en las áreas excedentarias. Esta situación es especialmente relevante para el área de oriente, donde al momento se muestran los mayores daños. La reducción en las cosechas tendrá implicaciones en la duración de las reservas de los hogares para el 2013.

    • Se prevé el desarrollo del fenómeno de El Niño para la segunda mitad del año, lo que definió una perspectiva climática para el período agosto-octubre con un segundo período canicular en la primera quincena de agosto en la meseta central, lluvias arriba de lo normal en la zona norte y Caribe, y lluvias dentro de lo normal con tendencia a estar bajo lo normal en el Pacífico. Con estas condiciones no se prevé que la postrera en el oriente se vea afectada, mientras que la postrera en el norte podría sufrir algunos daños por inundaciones, sin que eso implique problemas de abastecimiento en el mercado nacional.

    • La salida de la cosecha de primera en septiembre/octubre mejorará la disponibilidad de alimentos, lo que ayudará a la disminución estacional de los precios. La combinación de estos dos factores, disponibilidad y acceso a los alimentos, mejorará considerablemente la situación alimentaria de los hogares más pobres del país para el último trimestre del año. De esa cuenta es que el área de oriente se clasifica en la Fase 1 (ninguna/mínima) de la CIF, mientras que el occidente, donde las condiciones de pobreza y de exclusión social son mayores, se mantendrá en la Fase 2. Es imperativo el monitoreo de las variables de clima y precios para identificar factores que podrían modificar estas clasificaciones. 


    Escenario más probable de seguridad alimentaria (julio-diciembre 2012)

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria a través de los seis meses que comprende esta perspectiva, FEWS NET hace suposiciones que son altamente probables sobre eventos clave, actuales o futuros, que sucederán en el semestre, tomando en consideración su influencia en la alimentación y la generación de ingresos de la población de cada región o medio de vida. 

    Al momento, los hogares más pobres en todo el país se encuentran en la temporada anual de escasez de alimentos, sin reservas de granos básicos y dependiendo de la compra. Aunque hay un mercado adecuadamente abastecido por grano remanente de la cosecha de postrera y otros inventarios almacenados, y producto procedente de México, los precios en esta época se comportan estacionalmente al alza, lo que dificulta el acceso a los alimentos por parte de estos hogares que tienen una capacidad adquisitiva tan baja. Las oportunidades laborales son muy bajas pues no hay actividades que demanden una masiva mano de obra no calificada, como el café y la caña de azúcar, aunque esto no significa que sean nulas pues aún existen opciones ocasionales, especialmente en el mantenimiento de estos cultivos, y en las actividades culturales de la producción de granos básicos. Sin embargo, los jornales pagados y el número de días empleados son menores, lo que se traduce en menores ingresos por mes. Actualmente, los hogares más pobres del altiplano y oriente deberán recurrir a estrategias usuales pero igualmente no les permiten llenar todas sus necesidades básicas, lo que los coloca en la Fase 2 (Estrés) de la CIF. Los hogares en el resto del país no se han visto obligados a recurrir a estrategias de respuesta inusuales o insostenibles a futuro, pero sí se valen de otras estrategias de respuesta para conseguir un consumo de alimentos mínimamente adecuado en términos calóricos, no así de variedad y calidad nutricional.

    El escenario más probable de julio a diciembre 2012 está basado en las siguientes suposiciones de ámbito nacional:

    • Cosecha de primera: La cosecha de primera de granos básicos, principalmente de maíz, saldrá en casi todo el país entre septiembre y octubre, lo que mejorará la disponibilidad de alimentos en el mercado nacional y en los hogares productores. Esta cosecha a nivel nacional se espera normal, aunque en la zona del corredor seco se proyecta la pérdida de algunos cultivos. Sin embargo, las áreas excedentarias, que proveen de grano al mercado nacional no se verán afectadas. Los precios, por lo tanto, disminuirán estacionalmente respecto a los registrados actualmente. 
    • Cosecha de postrera: El ciclo de postrera de granos básicos, que es mayormente frijol, inicia entre agosto y septiembre, para concluir con la cosecha entre noviembre y diciembre. Este ciclo se comporta diferente en el área de la Franja Transversal del Norte y Petén, con la siembra en noviembre/diciembre y la cosecha en marzo/abril. Esta última zona es un área de fuerte producción, clave para el abastecimiento del mercado nacional. No se prevé una afectación significativa en los cultivos de postrera en las áreas excedentarias, aunque podrían haber daños en áreas específicas por inundaciones y/o enfermedades fungosas, debido al exceso de lluvia pronosticado.
    • El Niño: La mayoría de modelos relacionados con el pronóstico del ENOS (El Niño-Oscilación del Sur) coinciden en indicar el desarrollo de un evento El Niño alrededor de la temporada agosto-octubre para continuar el resto del año. En términos generales, esto significa lluvias debajo del promedio a lo largo de la costa Pacífica y por arriba del promedio en el área del norte y el Caribe.
    • Pronóstico para agosto-octubre: Tomando en consideración las condiciones del ENSO, y otros indicadores oceánico-atmosféricos presentes, el informe del XXXVII Foro de Clima de Centro América (Figura 4), indica que existe una posibilidad de que una segunda canícula pueda presentarse entre el 5 y el 15 de agosto en la meseta central del país. Adicionalmente, para el trimestre agosto-octubre se pronostican condiciones de arriba de lo normal para el área norte del país (Franja Transversal del Norte, Petén y el Caribe) y normales de lluvia en la meseta central, aunque no se descarta la posibilidad de que en agosto puedan presentarse, como se esperaría para un año normal, períodos prolongados sin lluvias significativas, asociados a la canícula, y temporales en septiembre y primera quincena de octubre. El área del Pacífico tiene un escenario de lluvias acumuladas de normal a bajo lo normal.
    • Frentes fríos: El informe del Foro también indica que desde la primera quincena de octubre podría presentarse la incursión de frentes fríos, cuando normalmente el inicio de estos se da hasta noviembre. La finalización un poco anticipada de la época lluviosa se espera para la segunda quincena de octubre para el Pacífico y la meseta central.
    • Temporadas de huracanes: Las perspectivas sobre las temporadas de huracanes en el Atlántico siguen indicando que se espera una actividad normal. Por el otro lado, para la temporada en el Pacífico, se espera que tenga una actividad igualmente dentro de lo normal. Estas perspectivas, sin embargo, no descartan la posibilidad de que algún evento tropical pueda tocar tierra o tener influencia directa o indirecta sobre el territorio guatemalteco. El informe del Foro Centroamericano del Clima indica que estadísticamente podría esperarse la influencia de una o dos tormentas tropicales en el período de agosto a octubre. FEWS NET continuará monitoreando la información emitida por el servicio meteorológico y el Centro Nacional de Huracanes en Miami.
    • Precios de granos básicos: Debido a la peor sequía de los últimos años en la zona central de Estados Unidos, el reporte de oferta y demanda de julio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) prevé una reducción en los rendimientos de maíz del 12 por ciento respecto al previsto el mes anterior, lo que ha ocasionado un incremento en el precio del grano de hasta el 20 por ciento en las bolsas estadunidenses desde mediados de junio. La soya, insumo para el concentrado para animales, también ha sufrido debido al clima, con precios que se han comportado de manera similar a los del maíz. Dado que no se prevé una mejora en las lluvias en este país en el mediano plazo, se esperaría que los precios se mantengan elevados, aunque no con la misma severidad. Dado que Guatemala depende grandemente de la importación de maíz, especialmente el amarillo, desde Estados Unidos, este incremento podría afectar el precio de las carnes de pollo y cerdo en el mercado nacional. Eventualmente, un cambio por parte de la industria de concentrados de maíz amarillo a maíz blanco, utilizado mayormente para la alimentación de la población, puede aumentar la demanda de este último, presionando sus precios al alza. La magnitud de estos incrementos aún no está clara pues dependerá de varios factores que todavía no son concluyentes. FEWS NET continuará monitoreando la situación climática, agrícola y de precios para determinar los posibles impactos en la seguridad alimentaria del país
    • Demanda de mano de obra: La demanda de mano de obra no calificada, especialmente para el corte de café y la zafra, se prevé esté dentro de los rangos normales, lo que permitirá incrementar la disponibilidad de efectivo en los hogares más pobres del país, mejorando así su capacidad adquisitiva.

    Con estos factores en mente, se prevé que, a nivel nacional, la situación de seguridad alimentaria continuará deteriorándose hasta la salida de la cosecha de primera en septiembre, aunque las estrategias que los hogares utilizarán les permitirán llenar mínimamente sus requerimientos alimentarios en términos calóricos. No se prevé el incremento de casos de desnutrición aguda más allá de los registrados de manera estacional, a consecuencia de la época anual de escasez de alimentos. Luego de la salida de la cosecha de primera y el inicio de la temporada de alta demanda de mano de obra, la situación alimentaria mejorará en los hogares, para continuar estable hasta finales de año, cuando sale la cosecha de postrera. Sin embargo, existen áreas que por su vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria se tratan más en detalle a continuación.

    Altiplano (zona de medios de vida 5)1 

    En esta región los hogares más pobres no cuentan con reservas de maíz y frijol desde febrero, lo que los hizo dependientes de la compra un mes antes de lo esperado, por las pérdidas sufridas el año anterior. La fuente de ingreso más importante para los grupos socioeconómicos más pobres de la zona de medios de vida 5 es la venta de su mano de obra no calificada (85%), tanto en actividades agrícolas (60% en extremadamente pobres, 45% en pobres) como en construcción (35% en extremadamente pobres, 35% en pobres). Las opciones de empleo al momento son bajas con trabajos ocasionales y de poca paga, pero a partir de octubre se inicia el corte de café y en noviembre la zafra, lo que mejorará considerablemente la generación de ingresos en este grupo poblacional. Esto significa que a medida que transcurre el período cubierto por esta perspectiva, el poder adquisitivo de estos hogares mejorará, sobre todo porque se espera que los precios de los granos básicos disminuyan estacionalmente al salir la cosecha de primera de las áreas productoras como la costa sur y la Franja Transversal del Norte. 

    Esta zona tiene una sola cosecha al año, que ocurre entre noviembre y diciembre. La irregularidad en las lluvias durante junio y julio podrían reducir los rendimientos en algunas áreas de Quiché y Huehuetenango (Figura 5), aunque estos no serán generalizados. Para los hogares afectados esto significará una menor duración de sus reservas, lo que podría adelantar nuevamente la época de escasez de reservas el próximo año. La ocurrencia de la canícula en julio y agosto será determinante de la magnitud de los daños, puesto que las previsiones para la segunda parte del período lluvioso es de acumulados de lluvia dentro de rangos normales, por lo que el monitoreo del comportamiento de la precipitación durante la canícula será clave para determinar la necesidad de una alerta. Esta zona es particularmente vulnerable a los frente fríos debido a su altura y topografía, por lo que el inicio temprano de la temporada de frentes, podría afectar a los cultivos de maíz debido a los fuertes vientos, con afectación por acame. Las bajas temperaturas también podrían impactar a los cultivos de hortalizas en la zona en cuestión, lo que reduciría moderadamente las opciones de empleo en este sector productivo.

    Los hogares más pobres, que representan la mayoría de la población en esta zona, inician el período de análisis con limitaciones alimentarias que los clasifican en la Fase 2 de la CIF. A partir de octubre el ingreso proveniente de los jornales les permitirá un mejor acceso a los alimentos, y con la salida de la cosecha en noviembre la situación alimentaria mejorará. Sin embargo, debido a que la pobreza y otras limitaciones estructurales son altas en esta zona, aún con fuentes de empleo y la cosecha en diciembre, la población más pobre podrá llenar mínimamente sus requerimientos calóricos, aunque con una calidad no adecuada de la dieta. Por lo tanto, esta área mantendrá la clasificación de Fase 2 de julio a diciembre, aun cuando existen mejoras al transcurrir este período. Existen algunos hogares que sí presentarán problemas alimentarios más serios, aunque no alcanzan el 20 por ciento de la población del área analizada, por lo que la extensión del problema no es suficiente para clasificarla en las siguientes fases de la CIF. Estos hogares definitivamente requieren acciones enfocadas a mejorar su situación. 

    Oriente (especialmente la zona de medios de vida 8, que incluye los departamentos de El Progreso, Santa Rosa, Chiquimula, Zacapa, Jalapa y Jutiapa)

    Debido a que esta zona forma parte del llamado ‘corredor seco’ del país, es más vulnerable a una disminución o irregularidad en las lluvias, como se ha venido dando desde junio. De esa cuenta que el Índice de Balance Hídrico corrido por FEWS NET muestra algunas áreas (Figura 5) con valores de ‘mediocre’ en los departamentos de El Progreso, Zacapa y Chiquimula. En las próximas semanas se espera que pudiera darse un reconocimiento en campo para determinar la magnitud del daño. Sin embargo, al momento se puede determinar que los hogares afectados tendrán una pobre cosecha de primera, que sí mejorarán en el corto plazo la disponibilidad de alimentos en los hogares pero derivará en menores reservas que concluirán tempranamente. 

    Al igual que en gran parte del país, las reservas de maíz proveniente de las cosechas de 2011, en los hogares más pobres, ya concluyeron. La compra pasa, entonces, a ser la fuente de alimentos predominante hasta la salida de la cosecha de primera en septiembre/octubre. Debido a que en este mismo período la oferta de empleo es pobre y que los precios se mantienen elevados según la estacionalidad, la dieta de estos hogares será poco variada y recurrirán a la venta de leña, frutas y otras estrategias usuales para llenar sus necesidades calóricas mínimamente. A partir de octubre, sin embargo, la situación mejora puesto que se da la cosecha de primera, y en noviembre inicia el corte de café y la zafra, así como actividades relacionadas con la cosecha de tabaco, frutas y hortalizas, como el tomate y el chile pimiento. Con este aumento en la demanda de mano de obra, los hogares ven incrementados sus ingresos, lo que les permite tener mayor acceso a los alimentos a través de la compra. 

    La perspectiva climática de agosto a octubre indica que hay una mayor probabilidad de acumulados de lluvia con rangos dentro de lo normal, por lo que no se esperaría una afectación significativa en la cosecha de postrera, que mayoritariamente produce frijol negro. Esta zona de producción es importante para el mercado nacional durante la postrera debido a que es considerada excedentaria, y suministra grano a la ciudad capital y de ahí al occidente y sur del país.

    La calidad y cantidad en la dieta se verán deterioradas hasta octubre, a consecuencia de la reducción en los ingresos y el incremento en los precios de los alimentos, especialmente de los granos básicos. Sin embargo, la cosecha de primera a permitirá llenar las reservas en los hogares productores y la posterior cosecha de postrera terminará de llenar esas reservas con frijol, con lo que se mejora la disponibilidad de alimentos a nivel de hogar. Una reducción en los rendimientos de la cosecha de primera tendrá consecuencias el año entrante, cuando las reservas duren menos tiempo del normal. De julio a septiembre, esta región se ubicará en Fase 2 de acuerdo a la CIF, puesto que la mayoría de su población no logra llenar todas sus necesidades básicas. Aunque existen hogares que no logran llenar sus requerimientos, incluso tendrán niños con desnutrición aguda moderada o severa pero estos no representan un porcentaje significativo de la población para clasificar a esta región en crisis o Fase 3, según la CIF. Durante el trimestre de octubre-diciembre, la situación de disponibilidad y acceso mejoran lo que ubica a esta zona en la Fase 1.

    Cuadro 1. Eventos menos probables de los próximos seis meses que podrían cambiar los escenarios de arriba

    ÁreaEventoImpacto en los resultados de seguridad alimentaria
    Todo el paísLos acumulados de lluvia se comportan por debajo de lo normaUn déficit en las lluvias ocasionaría mayor afectación en los cultivos ya afectados en el oriente del país y podría, si se llegara a dar al final del período lluvioso podría disminuir los rendimientos de la cosecha de postrera. Si cualquiera de estas dos afectaciones ocurriera, la época anual de escasez de alimentos concluiría nuevamente antes de lo normal y aumentaría dependencia de la compra para 2013.
    Todo el paísImpacto directo o influencia indirecta de un evento tropical en el paísPérdida de cultivos, tanto de autoconsumo como comerciales. Estos últimos son fuente de ingresos. La pesca como fuente de alimentos e ingresos también se vería afectada con menos días de trabajo y posible daño a los bienes productivos. Reducción en el acceso físico y económico a los alimentos, así como la disponibilidad de alimentos en los hogares. Si el evento impacta en la costa sur o en el área productora del Petén y la Franja Trasversal, y reduce considerablemente su cosecha, habría un incremento en los precios. La magnitud del evento tropical determinará la extensión de los daños y su impacto.

    ________________________________________________ 

    1 Medios de vida: http://www.fews.net/docs/Publications/gt_profile_es.pdf.

    Figures Calendario estacional y eventos críticos

    Figura 1

    Calendario estacional y eventos críticos

    Fuente: FEWS NET

    Resultados más probables de seguridad alimentaria aguda, julio 2012

    Figura 2

    Resultados más probables de seguridad alimentaria aguda, julio 2012

    Fuente: FEWS NET

    Mapa de perspectiva climática agosto-octubre 2012

    Figura 3

    Mapa de perspectiva climática agosto-octubre 2012

    Fuente: Foro Centroamericano del Clima

    Anomalía respecto al promedio del Índice de Balance Hídrico para el maíz, segunda decadía de julio 2012

    Figura 4

    Anomalía respecto al promedio del Índice de Balance Hídrico para el maíz, segunda decadía de julio 2012

    Fuente: FEWS NET

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top