Skip to main content

Hogares en Corredor Seco permanecerán en Crisis hasta cosecha de Primera

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Febrero 2016
Hogares en Corredor Seco permanecerán en Crisis hasta cosecha de Primera

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Panorama Nacional
  • Áreas de interés
  • Eventos que pueden cambiar la perspectiva
  • Mensajes Clave
    • Según el consenso de los modelos de predicción, el actual El Niño, que provocó una sequía severa durante la temporada de Primera 2015, continuará hasta mediados del año. Para el trimestre julio a septiembre, la mayor probabilidad es de condiciones neutras. Aunque varios modelos indican acumulación de lluvia promedio a arriba del promedio para la temporada de Primera 2016, la transición de El Niño a condiciones neutras eleva el riesgo de un inicio irregular de la temporada de lluvias, lo que implicaría posibles afectaciones en el establecimiento de los cultivos de granos básicos. 

    • Los hogares más pobres del Altiplano Templado Occidental representan la población de mayor preocupación por la inseguridad alimentaria aguda. Durante 2015, los hogares más pobres en las altitudes más bajas de esta zona fueron afectados por la sequía, escasas oportunidades de empleo e ingresos por debajo lo normal. En esta área, y especialmente en las áreas cafetaleras, se reportaron una mayor cantidad de casos de mortalidad asociada a desnutrición aguda en 2015 que en oriente. Se estima que los hogares más afectados ya han pasado cerca de un año en Crisis (Fase 3, CIF), condiciones que continuarán, al menos, hasta septiembre en ausencia de asistencia de emergencia, la cual no esta prevista en el corto plazo.

    • Los hogares más pobres en el Oriente del país, luego de una producción de subsistencia de Postrera prácticamente nula,  se clasificarán en Crisis (Fase 3, CIF), en especial aquellos con un acceso limitado a mercados y empleos. Sin embargo, algunos municipios en los departamentos de Chiquimula, Baja Verapaz y Jutiapa recibirán asistencia en efectivo y alimentos por parte del PMA, lo que les permitirá mitigar el impacto de los shocks ocurridos el año pasado, modificando los resultados de seguridad alimentaria a Estrés (Fase 2!, CIF). 


    Panorama Nacional

    Situación actual

    Una sequía severa durante la temporada de Primera 2015, provocada por el evento El Niño actualmente en curso, causó pérdidas de 75 a 100 por ciento entre los agricultores de subsistencia más afectados, principalmente en el corredor seco occidental y oriental. Una distribución irregular de la lluvia durante la temporada de Postrera también causó daños muy importantes para pequeños productores en áreas que tienen producción durante este ciclo. A esta altura, los hogares pobres más afectados por la sequía no cuentan con reservas alimentarias. Por lo anterior, la temporada de escasez de alimentos iniciada desde el primer trimestre de 2015, en muchos casos, todavía no ha concluido. En la actualidad, estos hogares dependen totalmente de la compra para la obtención de maíz y frijol, además de los otros alimentos. Los hogares en el resto de áreas del país lograron mejores cosechas, por lo que tendrán reservas hasta abril, luego de lo cual entrarán a la época de escasez de alimentos, cuando dependen totalmente de la compra por la finalización de sus reservas en el hogar.

    Actualmente, la cosecha de maíz en Petén Sur y la Franja Transversal del Norte está iniciando a salir y fluir hacia los mercados, al igual que cantidades menores provenientes de Izabal y producción bajo riego en oriente. A pesar de un déficit de lluvia durante el mes de enero, la cosecha se prevé promedio. Este grano permite una ligera disminución estacional en el precio, al aumentar la oferta en el mercado nacional. Mientras tanto, el desarrollo del frijol en el sur de Petén se encuentra normal, y se prevé que inicie su flujo hacia los mercados en marzo, lo que provocará una reducción en los precios, de acuerdo a su estacionalidad. En el resto de las áreas del país, no hay producción de granos básicos hasta el inicio del ciclo de Primera en abril/mayo. La época de alta demanda de mano de obra prácticamente ha concluido, con la finalización de la cosecha de café y caña de azúcar, y menor demanda laboral en otros productos como el tabaco y melón.

    En enero, los precios de los granos básicos en el mercado nacional aumentaron, según la estacionalidad, en que la oferta disminuye al concluir las cosechas de Postrera y del altiplano. Sin embargo, a mediados de febrero se inició la caída estacional de los mismos, con el ingreso de producto recién cosechado proveniente de las áreas excedentarias en Petén y la Franja Transversal del Norte, principalmente.

     

    Supuestos

    • Clima y el fenómeno de El Niño: De acuerdo al informe de mediados de febrero del Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI, por sus siglas en inglés), las condiciones El Niño continuarán hasta el trimestre abril-junio, con una probabilidad del 77 por ciento, para luego transicionar hacia una fase neutra hasta, al menos, septiembre.
    • Temporada lluviosa en la región Norte: Según el INSIVUMEH, los acumulados de lluvia hasta marzo estarán dentro de los parámetros normales a arriba de lo normal en la región del Norte, asociados a la presencia de frentes fríos.
    • Producción de granos básicos en la región Norte: Los pronósticos de lluvias dentro del rango usual en esta región, que incluye la Franja Transversal del Norte y el sur de Petén, permitirán la salida de una cosecha promedio a arriba del promedio de frijol en marzo, lo que permitirá un suministro adecuado al mercado nacional.
    • Inicio de temporada lluviosa y canícula: Aunque los modelos meteorológicos internacionales muestran acumulados de lluvia cercanos al promedio para el inicio de la temporada de Primera en abril/mayo, existe un elevado riesgo de una distribución irregular de la lluvia en la cuenca del Pacífico. Además, existe un bajo nivel de confianza en el pronóstico de acumulados de lluvia promedio, debido a la incertidumbre en la duración de la retirada de las anomalías en la temperatura superficial del océano en el oriente del Pacífico ecuatorial. Los pronósticos de temperatura del aire indican que esta estará arriba de lo normal (entre 1° y 2°C) hasta junio. Hasta el momento, los pronósticos del servicio meteorológico indican una duración promedio de la canícula (julio/agosto), y aunque no indican nada sobre su intensidad, esta podría verse incrementada respecto a lo normal, debido a la transición de condiciones El Niño a neutras. Para la segunda parte de la temporada de lluvias se esperaría una mejora en la precipitación, con mayores acumulados en la costa sur.
    • Producción de granos básicos de Primera: La irregularidad en la distribución de lluvia al inicio del ciclo de Primera, además de las temperaturas por arriba de lo normal, podría impactar negativamente la siembra y el desarrollo de los cultivos en sus etapas iniciales, debido a la resequedad de los suelos. Esto será particularmente importante en el corredor seco, debido a las condiciones anormalmente secas que se reportaron en 2015.
    • Suministro y precios de granos básicos: Se espera que el suministro de granos básicos sea adecuado en el país, gracias a las recientes cosechas de maíz y, en menor proporción, de frijol, proveniente de las zonas excedentarias del Norte, además del constante flujo de granos proveniente de México. Por lo tanto, los precios de los granos básicos seguirán un patrón estacional. Para el caso del maíz, se prevé un leve incremento en el precio al marzo para estabilizarse hasta mayo al entrar grano al mercado. A partir de este mes, el precio se incrementa hasta agosto, justo antes de la cosecha de Primera en el país. Los precios de frijol disminuyen alrededor de marzo, al salir la cosecha en Petén, para luego iniciar un incremento mantenido hasta agosto. Sin embargo, los precios serán mayores a los valores reportados el año pasado, en ambos productos, y al promedio de cinco años, para el caso del frijol. Este fenómeno se hace más evidente en el caso de los precios departamentales en algunas áreas fuertemente afectadas por la sequía de 2015, puesto que existe un incremento en la demanda dada la completa dependencia de la compra por parte de los hogares de agricultores de subsistencia.
    • Fuentes de ingreso: Durante todo el período que abarca esta perspectiva, la demanda de mano de obra no calificada es estacionalmente baja, al concluir la cosecha de productos de agroindustria, como el café, la caña de azúcar, tabaco y melón, entre otros. Las opciones de empleo se vuelven escasas, de menor duración y con un jornal más bajo, y se ocupan principalmente en actividades relacionadas con la producción de granos básicos, palma africana y, en menor proporción, en el mantenimiento de los otros cultivos mencionados anteriormente. No se prevé que la demanda se modifique significativamente este año, aunque sí podría incrementarse la oferta de mano de obra, con la consiguiente competencia por los puestos de trabajo ya existentes.  
    • Asistencia alimentaria: Al momento, aún hace falta una entrega por parte del gobierno en municipios de Izabal, Zacapa, y Chiquimula, con aporte del gobierno de Brasil y un complemento adquirido con fondos estatales pero cuya compra fue realizada a través del Programa Mundial de Alimentos (PMA); sin embargo, aún no existe fecha para su distribución. El PMA, por su lado, tiene prevista la entrega de alimentos más efectivo en algunos municipios de Chiquimula, Baja Verapaz, y Jutiapa, de la región oriental, para 23,600 hogares, durante marzo a junio 2016. Para el resto del país, no existe asistencia alimentaria de emergencia prevista durante todo el período cubierto por esta perspectiva, con lo cual la situación alimentaria de los hogares no atendidos podría deteriorase aún más.

     

    Resultados de seguridad alimentaria más probables

     

    Se prevé un deterioro estacional de la situación de seguridad alimentaria en los hogares más pobres del país durante el período de esta perspectiva, puesto que las opciones de generación de ingreso disminuyen y dificultan el acceso a los alimentos, durante una época en que dependen de la compra para su obtención. Las reservas de las cosechas de 2015 están próximas a concluir, aproximadamente en marzo, con excepción del corredor seco en oriente y occidente, donde las fuertes pérdidas ocasionaron que los hogares más afectados no cuenten con reservas en este momento. La compra, entonces, se convertirá en la principal fuente de alimentos hasta la salida de la cosecha de Primera, en agosto/septiembre, y a partir de noviembre en el caso del altiplano. Dado que las fuentes de ingresos también se limitan durante esta época, y que los precios suelen incrementarse, reduciendo la capacidad de compra de los hogares, los resultados de seguridad alimentaria se deteriorarán estacionalmente.

    Sin embargo, dado que esto es lo usual durante esta época y que no se prevén shocks importantes, la mayoría de las zonas geográficas del país observará una inseguridad alimentaria aguda Mínima (Fase 1, CIF) durante el período de febrero a septiembre 2016. Los hogares ubicados en el corredor seco, tanto en oriente como en el altiplano occidental templado, y los dependientes del sector cafetalero, que en algunos casos también fueron afectados por la sequía del año pasado, serán la excepción. Estos hogares llevan ya, con este, tres años consecutivos donde se da un adelanto en el inicio de la temporada de escasez de alimentos, debido a malos resultados en las cosechas de Primera, especialmente durante 2015, con pérdidas de hasta el 100 por ciento. Para las áreas donde existen dos ciclos de cosecha, la Postrera en 2015 también se vio afectada por las irregularidades en la lluvia, con pérdidas mayores al 75 por ciento entre los productores más afectados, que suelen ubicarse en altitudes más bajas. En el caso del occidente, no existe la opción de un segundo ciclo productivo, por lo que las pérdidas reportadas repercutirán en su disponibilidad de alimentos y su ingreso hasta las cosechas del altiplano en noviembre 2016 a enero 2017.

    Adicionalmente, una de las principales fuentes de ingreso para muchos de estos hogares es el sector cafetalero, que ha sido afectado por menores rendimientos a causa de la afectación por roya desde el 2012, y ahora la sequía del año pasado. Además, el precio del café disminuyó en más del 30 por ciento, entre inicios de la temporada pasada y la actual (octubre 2014 a octubre 2015), según el indicador compuesto de la Organización Internacional del Café. Esto ha significado menores ganancias para los pequeños productores, y menor cantidad de efectivo recibido en pago por parte de los jornaleros. Esta merma en los recursos económicos de los hogares disminuye igualmente su capacidad adquisitiva durante una época en que dependen de la compra para su alimentación. La situación, sin embargo, es más aguda debido a que esta dependencia a la compra ha llegado incluso a ser ininterrumpida desde inicios del año pasado, lo que desgasta más aún sus opciones de respuesta. Existe programada asistencia alimentaria (efectivo más alimentos) para ciertas áreas en el oriente del país, y es debido a esta que los municipios atendidos estarán en Estrés (Fase 2!, CIF) hasta septiembre. En las otras áreas hay una falta de programación de asistencia alimentaria que mitigue el impacto del escenario anterior en la seguridad alimentaria de la población, lo que las ubica en una situación de inseguridad alimentaria en Crisis (Fase 3, CIF), durante todo el período de análisis, donde recurrirán a más estrategias de respuesta negativas (venta de activos productivos, consumo de semillas, migración atípica, entre otros) para llenar los requerimientos mínimos de alimentos. 


    Áreas de interés

    Pequeños productores de café y jornaleros dependientes de este cultivo en el área templada de la zona de medios de vida 5 (agricultura de subsistencia) [1]

     

    Situación actual

    Situación de los cultivos de granos básicos: Los hogares de esta región cuentan con un solo ciclo de siembra de granos básicos, que va de abril/mayo a diciembre, y que constituye la base de su alimentación. Sin embargo, la sequía y la errática distribución de la lluvia, durante la fase de desarrollo de los granos en 2015, ocasionaron pérdidas reportadas entre 75 y 100 por ciento para los hogares más pobres que dependen de la agricultura de subsistencia. Esta situación implica la carencia de reservas de alimentos y la continuación de la dependencia total de la compra de alimentos, que viene desde aproximadamente un año (febrero 2015). Durante la visita realizada por FEWS NET al área en enero 2016, los hogares manifestaron que este es el tercer año de resultados negativos para las cosechas, lo que les ha impedido contar con reservas normales de maíz y frijol. La cosecha de 2014, si bien registró pérdidas importantes, les permitió recuperar semillas de maíz y frijol criollos, para asegurar la siembra del siguiente año. Las pérdidas fueron tan fuertes el año pasado, que la mayoría de los hogares entrevistados indican no contar con semillas para la producción de la temporada que está por comenzar en los próximos meses.

    Precios de granos básicos: La producción proveniente de las zonas excedentarias de la Franja Transversal del Norte y el sur de Petén registró rendimientos promedio en la cosecha que salió en diciembre, lo que mantuvo el abastecimiento de los mercados locales, junto con granos provenientes de México. En el caso del frijol, las cosechas de oriente y de las áreas del altiplano no afectadas por la sequía han mantenido abastecidos los mercados locales, estabilizando los precios en diciembre, mostrando luego un leve incremento estacional a partir de enero. Este abastecimiento permitió que los precios al consumidor tanto del maíz blanco como del frijol negro, reportados por el Ministerio de Agricultura en los mercados departamentales de la región de occidente, se mantuvieran estables durante el mes. De acuerdo al monitoreo realizado por FAO, en comparación con el mes anterior, el maíz blanco mostró una reducción del 13.33 por ciento, y un aumento del 5.10 por ciento al compararlo con el promedio de cinco años.

    Fuentes de ingreso: El período de alta demanda de mano de obra para el corte de café, a partir de octubre hasta febrero, es una de las principales actividades para la generación de ingresos para los hogares de esta zona. Aunque la oferta de trabajo en el sector cafetalero tuvo una mejoría respecto a la cosecha 2014/2015, la misma no alcanzó los niveles pre-roya (2011/2012). La roya del café, que aún no ha sido controlada en su totalidad, y la sequía ocurrida durante el año productivo 2015/2016, justamente durante el período de llenado del grano, redujeron la producción. Si bien el pago del jornal se mantuvo entre los GTQ 35-45/quintal de grano cosechado, la falta de peso de los mismos implicó mayor trabajo por parte de los jornaleros para lograr un quintal. En la zona, la roya también ha significado pérdidas para los pequeños productores que no contaron con los recursos para dar un adecuado mantenimiento a sus cafetales, lo que viene a exacerbar la problemática de la roya. Es el tercer año consecutivo donde los ingresos por venta de café han estado debajo de los costos de producción, lo cual ha implicado para muchos a recurrir a créditos con altos niveles de intereses, que no saben cómo ni cuándo pagarán. El precio por quintal pagado de café pergamino es menor al del año pasado, entre GTQ 800 y 825/quintal. Con estas dificultades económicas, los pequeños productores no pudieron contratar jornaleros para la limpia y la cosecha, lo que redujo las oportunidades de ingreso para esos jornaleros. Existen otras fuentes de ingresos, tales como el corte de caña de azúcar en la costa sur (de noviembre a marzo/abril), el trabajo en hortalizas y albañilería, que se mantuvieron constantes, pero cuya oferta es limitada en cuanto a la cantidad de personas contratadas y los períodos de producción.

    Situación nutricional: De acuerdo a los datos de las semanas epidemiológicas del Ministerio de Salud Pública, los departamentos de Totonicapán, Sololá, Quiché y Quetzaltenango muestran, para todo el 2015, un incremento interanual en los casos reportados de desnutrición aguda del 19.9, 14.7, 10.5 y 7.8 por ciento, respectivamente. A pesar de que la baja cobertura de servicios de salud podría reducir la identificación de casos, y a que esta región muestra tasas altísimas de desnutrición crónica, los datos anteriores indican que la problemática de inseguridad alimentaria aguda causada por combinación de la sequía y la roya está teniendo un efecto en el estado nutricional de los niños menores de cinco años. Adicionalmente, un aproximado del 30 por ciento de casos confirmados de mortalidad por desnutrición aguda en el país se reportan en el occidente del país. Huehuetenango es el departamento con mayor mortalidad, y los municipios ubicados en el área cafetalera representan el 20 por ciento de casos en la región. No hay, sin embargo, una tasa elevada de mortalidad respecto a los estándares internacionales.

    Asistencia alimentaria: No hay asistencia de emergencia programada o en ejecución en este momento, o para los próximos ocho meses.

    Ingesta de alimentos y medios de vida: De acuerdo a la información obtenida durante la reciente gira de campo de FEWS NET, se ha registrado un incremento en la migración a las cabeceras departamentales más cercanas, a la ciudad de Guatemala, y a Estados Unidos; particularmente en jóvenes que usualmente no migraban a trabajar y que ahora buscan opciones para incrementar los ingresos del hogar. Los medios de vida basados en la agricultura también han sufrido cambios, al pasar a empleos en servicios domésticos, la construcción, servicios de seguridad, otros oficios que no requieren de preparación especializada, o incluso el comercio informal. La ingesta de alimentos también se ha reducido, no solo en cantidad sino que también en calidad, al elegir alimentos más baratos que los culturalmente preferidos, tal es el caso del maíz criollo que ha sido reemplazado por maíz mexicano por razón de precio. Dado que el patrimonio aviar también ha sido afectado por enfermedades que no han podido controlar por falta de recursos, la ingesta de huevos y/o carne de pollo se ha visto drásticamente reducida.

     

    Supuestos

    La perspectiva para esta región se basa en los siguientes supuestos, que son adicionales a los nacionales delineados en otra sección de este informe:

    • El flujo de remesas continuará con una tendencia al aumento, como ha sucedido en los últimos meses. Aunque esto no tendrá efectos directos en los hogares más pobres, sí permitirá que la demanda de mano de obra en albañilería, una fuente de empleo, se mantenga dentro del promedio.
    • Las lluvias irregulares afectarán el desarrollo de los cultivos de maíz y frijol, que generalmente se producen en asocio, a la vez que propician la proliferación de plagas y enfermedades, lo que tiene el potencial de ocasionar una cosecha bajo el promedio durante 2016.
    • La reducción de ingresos por venta de café, así como los compromisos crediticios adquiridos, causarán que los pequeños productores no puedan asegurar la compra de sus alimentos durante estos meses, sin recurrir a estrategias de respuesta, entre los cuales se incluye la migración atípica doméstica e internacional.
    • La pérdida de semilla criolla y la reducción de los ingresos por jornales de café provocarán que alrededor de un 30 por ciento de los hogares no puedan sembrar maíz, ni frijol. Esto tendrá repercusiones igualmente en la contratación de pequeñas cantidades de jornaleros para la preparación de tierra y la siembra.

    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    En la zona de medios de vida 5 ya dio inicio la época de escasez de alimentos, durante la cual la generación de ingresos se complica con menos opciones y jornales pagados más bajos. Esa reducción en la capacidad adquisitiva se hace aún más evidente pues es la época en que estacionalmente aumentan los precios, y debido a que se espera que los mismos incrementen más de lo usual este año, el acceso a los alimentos por parte de los hogares más pobres se verá seriamente afectado. Estos hogares deberán recurrir nuevamente a estrategias de respuesta no sostenibles o negativas para alimentarse, puesto que no cuentan con la capacidad de resiliencia necesaria para responder a esta serie de shocks consecutivos. A pesar de estas estrategias, los hogares no llenarán sus requerimientos básicos alimentarios y no alimentarios. Existen algunos hogares que ya han iniciado el cambio de medios de vida de unos basados en la agricultura al empleo informal. Dado que no se tiene prevista ninguna asistencia alimentaria de emergencia en esta zona, y que la cosecha de granos básicos ocurre hasta noviembre/dicembre, los hogares afectados por la sequía y la roya del café se clasificarán en Crisis (Fase 3, CIF) durante todo el período que abarca esta perspectiva.

    Durante el período que abarca esta perspectiva, se prevé que las tasas de desnutrición aguda se incrementen más allá de lo que indica la estacionalidad, y que los casos de mortalidad asociada a la desnutrición continúen más altos que en otras áreas del país, aunque no por arriba del umbral de emergencia.

     

    Jornaleros dependientes del café en las zonas de medios de vida 8 (Granos básicos, zona fronteriza con Honduras y El Salvador en el corredor seco) y 7 (Agroindustria, industria maderera, minería y de café) [2]

     

    Situación actual

    Situación de los cultivos: Los hogares de producción de subsistencia más afectados por la sequía y las irregularidades de lluvia sufrieron pérdidas en la producción de granos básicos de entre 75 y 100 por ciento durante la Primera y Postrera de 2015. Esto significa que actualmente no cuentan con reservas de maíz ni de frijol, dependiendo de la compra para su alimentación. Sin embargo, en algunos casos los hogares optan por no comprar frijol para el consumo debido a la falta de acceso, puesto que el poco efectivo con el que cuentan lo destinan a la compra de maíz, que tiene mayor rendimiento y es la base de la alimentación. La temporada anual de escasez de alimentos ya dio inicio, más temprano de lo usual. Durante las visitas de campo de FEWS NET en enero 2016, varios entrevistados indicaron que los hogares han reducido las cantidades de granos comprados. Es decir, están comprando maíz y frijol por libra para el consumo inmediato, en lugar de por quintal como es lo usual, debido a la falta de efectivo para hacer estas compras.

    Precios de granos básicos: Los precios al consumidor reportados por hogares de la región entrevistados en enero muestran incrementos intermensuales del 25 a 40 por ciento en el caso del frijol, y, en un caso en particular, hasta 265 por ciento. El precio monitoreado por el Ministerio de Agricultura en el mercado departamental de Chiquimula muestra un incremento del 18 por ciento respecto a diciembre y 30.9 por ciento respecto a enero 2015, los mayores incrementos en la región. En el caso del maíz, los hogares reportaron incrementos del 50 al 87 por ciento respecto al mes anterior, mientras que el Ministerio reportó incrementos del 12 y 16.7 por ciento en comparación con diciembre 2014 y el promedio de los últimos cinco años, respectivamente. Los precios al productor monitoreados por FAO en enero reportan incrementos del 21.4 por ciento respecto al año anterior, para el caso del frijol; y en el caso del maíz, del 25.0 y 19.0 por ciento respecto al año anterior y el promedio de los últimos cinco años, respectivamente. La cosecha de Postrera de las áreas excedentarias fue promedio, pero los incrementos se deben a una demanda atípicamente alta, puesto que los hogares afectados por las pérdidas están recurriendo a la compra en una época en que usualmente consumen sus reservas.

    Fuentes de ingreso: La temporada anual de alta demanda de mano de obra no calificada inició en octubre, con la cosecha de café, y en menor proporción melón producido localmente, además de tabaco, granos básicos en Petén y caña de azúcar en la costa sur. Sin embargo, debido a la continuación en la afectación por roya, y el déficit y la irregularidad de las lluvias durante gran parte de la temporada lluviosa 2015, agricultores entrevistados en la zona indican que la cosecha de café se redujo hasta en un 88 por ciento en algunas zonas, con granos más livianos, lo que a su vez se traduce en un menor jornal, puesto que este se paga por peso recolectado, que durante el pico de la cosecha llegó a GTQ 30/quintal (3-3.5 latas) con alimentación y GTQ 35 sin la misma. A medida que finaliza la cosecha, la disponibilidad de empleo y este jornal desciende considerablemente hasta la mitad. Adicionalmente, el precio de venta para el productor está muy bajo, con reducción de entre 40 y 60 por ciento, incluso por debajo de los costos de producción.

    A pesar de que la producción del melón no fue afectada, pues es bajo riego, se prevé que las opciones de ingresos en esta actividad sean menores para los hogares de estas zonas debido a la competencia por los puestos de trabajo, al incrementar la demanda por parte de hogares de otras zonas.

    Asistencia alimentaria: PMA tiene programada asistencia (entrega de alimentos más efectivo) en algunos municipios de Chiquimula, Baja Verapaz, y Jutiapa, para 23,600 hogares, que será entregada de marzo a septiembre. Adicionalmente, existe aún una entrega pendiente, para los departamentos de Chiquimula y Zacapa, por parte del gobierno (con una donación de Brasil complementada con alimentos adquiridos por el PMA con fondos gubernamentales), pero aún existe incertidumbre respecto a la temporalidad en que se distribuirá debido a que esto depende de la contratación de los extensionistas agrícolas por el nuevo gobierno. Sin embargo, se tiene prevista para los próximos tres meses. Para el resto de departamentos de esta zona, no se tiene planes de ninguna asistencia alimentaria.

    Situación nutricional: De acuerdo a los datos de las semanas epidemiológicas del Ministerio de Salud Pública, los departamentos de El Progreso y Chiquimula muestran, para todo el 2015, un incremento interanual en los casos reportados de desnutrición aguda del 26.7 y 7.0 por ciento, respectivamente. A pesar de que la baja cobertura de servicios de salud podría reducir la identificación de casos, estos datos indican que la problemática de inseguridad alimentaria aguda causada por combinación de la sequía y la roya está teniendo un efecto en el estado nutricional de los niños menores de cinco años. Chiquimula, en particular, se encuentra entre las cinco áreas de salud con mayor tasa de desnutrición aguda moderada y severa, y reporta un 5 por ciento de la totalidad de casos confirmados de mortalidad por desnutrición aguda en 2015.

    Ingesta de alimentos y medios de vida: Los hogares de la región reportan una reducción en la variedad de alimentos consumidos, inclusive alimentos básicos como el frijol. La dieta muchas veces se reporta compuesta por tortillas con sal. Se reporta una migración atípica de personas a los centros urbanos, e incluso de mujeres que usualmente no migran. Han tenido que reducir los gastos en necesidades básicas no alimentarias, tales como salud y educación.

    Disponibilidad de agua: Existe un déficit de caudal en las fuentes de agua, y en varios casos tiene implicaciones en el acceso al agua para la población, ya sea con el acarreo de la misma desde lugares más distantes o con el racionamiento del abastecimiento hacia las conexiones domiciliares.

     

    Supuestos

    La perspectiva para esta región se basa en los siguientes supuestos, que son adicionales a los nacionales delineados en otra sección de este informe:

    • Debido a las pérdidas totales durante 2015, muchos agricultores de subsistencia no cuentan con semilla criolla para la siembra este año, por lo que deberán recurrir a su compra. Sin embargo, se prevé que la extensión sembrada podría reducirse debido a que no cuentan con los recursos económicos para realizar una compra significativa.
    • Se espera una reducción en el rendimiento de la cosecha de Primera por debajo del promedio, debido a la irregularidad de las lluvias en la primera parte de la época, y un déficit en la humedad disponible para los cultivos. Estas condiciones también favorecen la presencia de plagas y enfermedades.
    • Las condiciones secas reducirán inicialmente el brote de roya en el café, pero también tendrán un impacto negativo en el desarrollo de la planta y el fruto. Adicionalmente, los bajos precios de venta desincentivarán el mantenimiento adecuado de las plantaciones en los pequeños productores, lo que implicaría un repunte de la roya en la segunda parte del año, al reiniciarse las lluvias.

    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    En las zonas de medios de vida 7 y 8, los hogares más pobres se encuentran ya en la época anual de escasez de alimentos, dos a tres meses antes de lo usual. A causa de las fuertes pérdidas de 2015, los hogares no cuentan con reservas de granos básicos en una época en que normalmente cambian de la compra al consumo de su producción como fuente de alimentos. Adicionalmente, las opciones para la generación de ingresos se reducen considerablemente debido a la estacionalidad, y los precios de los granos básicos inician su incremento, al reducirse gradualmente la oferta en los mercados. Durante el primer cuatrimestre considerado en este informe (febrero-mayo), algunos hogares tendrán la oportunidad de buscar otras opciones de empleo, al migrar a las áreas urbanas. Sin embargo, la mayoría no cuenta con el soporte y conexiones sociales requeridas para cambiar de actividad y deberán continuar dependiendo de oportunidades escasas y eventuales en el jornal, y de las pocas estrategias de respuesta negativas que a la fecha pueden implementar. La ingesta de alimentos continuará siendo menor a lo usual, donde la dieta se compone básicamente en tortillas y sal, con eventuales hierbas o frutas silvestres. Por lo tanto, no llenarán sus requerimientos energéticos y nutricionales, y se prevé que los hogares más pobres se encuentren en Crisis (Fase 3, CIF). La excepción son los hogares atendidos con la asistencia externa proveniente de PMA, que estarán en Estrés mientras esta dure (Fase 2!, CIF).

    Para el cuatrimestre junio-septiembre, la situación se agudizará más a la presentada durante el cuatrimestre anterior, por la duración de la época de escasez, que suele llegar a su pico durante agosto, justo antes de la cosecha de Primera. La ingesta, por lo tanto, será similar al anterior hasta agosto, pues en septiembre sale la cosecha de Primera, y aunque se prevé que que sea menor al promedio, permitirán una mejora en la disponibilidad de alimentos. Con excepción de algunos hogares que lograrán acceder a otras opciones de empleo en las áreas urbanas, la mayoría deberá continuar dependiendo de oportunidades escasas y eventuales en el jornal, al igual que en el período anterior. Los hogares más pobres ubicados en esta zona se encontrarán en Crisis (Fase 3, CIF) hasta agosto, cuando sale la cosecha de Primera, momento en que pasarían temporalmente a Estrés (Fase 2, CIF). Los municipios atendidos por PMA estarán en Estrés (Fase 2!, CIF) hasta agosto, y en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1!, CIF) en septiembre, puesto que contarán con alimentos provenientes de la cosecha de Primera y de la última entrega de asistencia.

    Durante el período que abarca esta perspectiva, se prevé que las tasas de desnutrición aguda se incrementen más allá de lo que indica la estacionalidad. No se prevén tasas de mortalidad asociada a la desnutrición por arriba del umbral de emergencia.

     

    [1] Ver el Perfil de Medios de Vida de 2007 (disponible solamente en español): http://www.fews.net/docs/Publications/gt_profile_es.pdf.

    [2] Ver el Perfil de Medios de Vida de 2007 (disponible solamente en español): http://www.fews.net/docs/Publications/gt_profile_es.pdf


    Eventos que pueden cambiar la perspectiva

    Área

    Evento

    Impacto en los resultados de seguridad alimentaria

    Nacional

    Acumulados de lluvia promedio y distribución homogénea de la misma

    Las siembras de Primera se darían en tiempo y los rendimientos al final del ciclo serían promedio. Esto mejoraría las disponibilidad de alimentos en los hogares de oriente entre agosto y septiembre, al darse la cosecha.

    Oriente y Occidente

    Entrega de semillas para los hogares pobres afectados por las pérdidas agrícolas en 2015

    La siembra de Primera de granos básicos se aseguraría para estos hogares, lo que significaría mayores posibilidades de mejora en la disponibilidad de alimentos a partir de septiembre en oriente, y en diciembre en occidente.

     

    Oriente y Occidente

    Entrega de asistencia alimentaria para meses y municipios no cubiertos

    Mejora de la disponibilidad de alimentos en los hogares receptores, modificando positivamente la clasificación de los resultados de la seguridad alimentaria.

    Oriente y Occidente

    Canícula anormalmente fuerte y/o extensa

    Tendría implicaciones negativas en el desarrollo de la producción de Primera, especialmente en el área del corredor seco, puesto que se daría en una etapa en la que los cultivos requieren de mayor disponibilidad de agua para la producción del grano.

    Figures Calendario estacional en un año típico

    Figura 1

    Calendario estacional en un año típico

    Fuente: FEWS NET

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top