Skip to main content

La seguridad alimentaria inicia a deteriorarse de manera estacional

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Febrero - Junio 2012
La seguridad alimentaria inicia a deteriorarse de manera estacional

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Escenario más probable de seguridad alimentaria (febrero-junio 2012)
  • Mensajes Clave
    • En oriente, el altiplano y el sur, los hogares recurrirán a la compra a partir de abril, un mes antes de lo normal, debido a una reducción en las cosechas del año pasado, a consecuencia de pérdidas producto de eventos climáticos.

    • La mayoría de los hogares más pobres, tanto en el altiplano como en el oriente, aún cuentan con algunas reservas hasta abril y pueden hacer uso de los recursos económicos generados por los jornales para llenar sus necesidades alimentarias mínimas durante el primer semestre del año, aunque se verá un deterioro gradual a medida que pasen los meses. Esto no significa que la alimentación sea la ideal ni en cantidad, ni en calidad; sin embargo, de acuerdo a la clasificación del IPC, no presentarán inseguridad alimentaria aguda (Fase 1).  Es importante mencionar que aunque se clasifique en esta fase, acciones enfocadas a mejorar las condiciones de seguridad alimentaria de la población serán necesarias para evitar crisis futuras.

    • Para el resto del país, se espera igualmente un deterioro estacional de la situación de seguridad alimentaria de los hogares más pobres pero se prevé que estos no muestren inseguridad alimentaria aguda de acuerdo a la categorización del IPC (Fase 1).


    Escenario más probable de seguridad alimentaria (febrero-junio 2012)

    A pesar del impacto de la Depresión Tropical 12-E y los consiguientes sistemas de baja presión, la situación de seguridad alimentaria mejoró a finales del año pasado con el inicio de la temporada anual de alta demanda de mano de obra no calificada y la salida de la cosecha del altiplano y de postrera. Sin embargo, a partir de ahora la disponibilidad de fuentes de empleo empieza su disminución estacional, al igual que las reservas de granos básicos en los hogares más pobres. Con la salida de las cosechas en el norte y el sur (bajo riego) se prevé una tendencia a la baja de los precios del maíz y el frijol en los mercados nacionales. Adicionalmente, el flujo de grano proveniente de México no ha variado significativamente, a pesar de las pérdidas reportadas en 2011. Sin embargo, conforme se avecine junio, estos aumentarán debido a la finalización del ciclo productivo en todo el país.

    Según monitoreos realizados por FAO, el jornal diario promedio en diversas partes del país oscila entre Q41/día si reciben alimentación, y Q52/día, sin alimentación. Si un hogar de seis personas llega a trabajar 40 días en el mes, recibirían 2000 Quetzales, 450 menos del costo de la canasta básica alimenticia definido par el gobierno. Los ingresos regulares de la población más pobre del país no alcanzan para cubrir la canasta básica de alimentos, afectando su acceso a los alimentos sin una intensificación de la búsqueda de ingresos.  Con el aumento de la demanda de alimentos en los mercados de un mes, la inflación de productos al consumidor estimado à seis por ciento entre 2011 y 2012 y los precios del jornal estables, esto significa una pérdida del poder adquisitivo de casi 15 por ciento sobre el año.  

    Con el ingreso de las nuevas autoridades de gobierno, parte de la infraestructura vial que fue seriamente afectada debido a la fuerte época lluviosa de 2011 está siendo reparada, lo que mejora el acceso desde y hacia los mercados. Sin embargo, aún quedan caminos, sobre todo secundarios, y puentes que necesitan reparación o construcción.

    Dentro de las nuevas iniciativas impulsadas por el nuevo gobierno se encuentra el Programa de los Mil Días, que busca cubrir a 702,251 familias con intervenciones enfocadas a reducir la desnutrición desde la concepción hasta los dos años.

    Los modelos meteorológicos indican que el fenómeno de La Niña continuará hasta abril para luego tornarse neutro. No obstante que para el inicio de la época lluviosa en abril las condiciones serán neutrales, esta será influenciada por La Niña, dando lugar a un adelanto de aproximadamente dos semanas de las lluvias, con irregularidades posteriores entre abril y mayo. Las irregularidades en el inicio de la temporada podrían dar lugar a dificultades localizadas en la germinación de los granos sembrados. Si esta información no llega a los agricultores, podrían ocurrir pérdidas que requerirían resiembra e implicaría un atraso en la salida de la cosecha. Los agricultores del altiplano son los primeros en realizar la siembra, por lo que sus siembras son más vulnerables que las de las ubicadas en otras regiones del país.

    Altiplano (zona de medios de vida 5)

    La única cosecha en esta área salió entre noviembre y diciembre del año pasado, aunque con resultados menores a lo esperado al inicio del ciclo productivo, como consecuencia de los daños ocasionados por las fuertes lluvias, especialmente de la depresión tropical 12-E. Según el monitoreo realizado por FAO en familias participantes de sus proyectos al 31 de enero, estas no cuentan con reservas de frijol negro y las reservas de maíz blanco en los hogares de esta región alcanzarían para 1.9 meses. Este mismo informe indica que hay hogares que prefieren recurrir a la compra de maíz en estos meses, con el efectivo generado producto del jornal, y consumir el grano cosechado entre mayo y junio, cuando el precio estacionalmente es mayor. Sin embargo, las observaciones de FEWS NET de la mayoría de hogares pobres de la región tiende a consumir su producto en estos próximos meses, lo que significa que a inicios de abril deberán recurrir completamente a la compra, dando inicio a la temporada anual de escasez de alimentos, un mes antes de lo normal.

    Aunque los precios del maíz en esta región se han mantenido estables en enero e inicios de febrero, aún se encuentran aproximadamente un 10 por ciento arriba del precio cotizado en la misma época del año pasado, e igualmente más altos respecto al promedio histórico y a los años anteriores. En el caso del frijol está siendo adquirido completamente a través de la compra, debido a las pérdidas en la cosecha de 2011. Aunque su precio actual es menor al reportado en febrero 2011, este sí mostró a inicios de febrero un aumento del 5 por ciento respecto al mes anterior. Se prevé que tanto el precio del maíz como el del frijol disminuyan en los próximos dos meses debido a la salida de la cosecha en el norte del país, para luego incrementarse estacionalmente hasta la salida de la cosecha de primera en agosto/septiembre.

    La temporada de alto jornaleo está por concluir con la finalización de la zafra y el corte de café. Los grupos socioeconómicos más pobres de la zona de medios de vida 5 dependen entre 45 y 60 por ciento del jornaleo agrícola para la obtención de ingresos, por lo que su acceso a los alimentos será dificultoso de aquí hasta octubre con el inicio del nuevo ciclo productivo de café.

    Como mecanismos de respuesta, los hogares más pobres de esta región recurrirán a sus estrategias típicas pero un mes antes de lo normal, incluso la migración nacional y regional y la venta de animales domésticos. Adicionalmente, existen varias iniciativas gubernamentales y no gubernamentales que se enfocarán en esta área lo que ayudará a mejorar la situación de los hogares. Los criterios de priorización se afinaron para estas iniciativas, buscando atender a familias con niños menores de dos años y/o mujeres embarazadas, a diferencia de la escogencia pasada, donde el nivel económico era el criterio a utilizar. Adicionalmente, se incluirán acciones más enfocadas a mejorar la nutrición y el estado de salud, tales como la distribución de alimentos fortificados con mayor contenido nutricional que los alimentos entregados en el programa anterior. Aunque la implementación total de las intervenciones llevará tiempo, los municipios del departamento de Huehuetenango han sido priorizados. Se espera que en estos las intervenciones darán inicio en los próximos meses y que se tenga una mejora considerable del escenario de seguridad alimentaria.

    Así, hasta marzo, se prevé hogares más pobres de la región satisfagan parcialmente sus necesidades alimentarias a través de la compra, que será posible gracias a los ingresos provenientes de la venta de mano de obra no calificada. Para el segundo trimestre del año, la mayoría de los hogares  extremadamente pobres, aunque recurrirán a estrategias de respuesta ‘de seguridad’, que son reversibles y no erosionan sus medios de vida, se clasifican en la Fase 1 del IPC). Existen hogares que sí presentarán problemas alimentarios, aunque la extensión del problema no es suficiente para clasificar en las siguientes fases del IPC. Estos hogares definitivamente requieren acciones enfocadas a mejorar su situación para evitar una crisis a futuro.

    Oriente (especialmente las zonas de medios de vida 7 y 8[1], que incluye los departamentos de El Progreso, Santa Rosa, Chiquimula, Zacapa, Jalapa y Jutiapa)

    Los daños ocasionados a las cosechas el año pasado fueron de menor proporción que las experimentadas en el occidente y sur del país. Sin embargo, según reportes de FAO, las reservas de maíz en los hogares de esta región alcanzarán para 1.8 meses, mientras que las de frijol lo harán para 1.3 meses, un 60 por ciento menos que lo que reportaron en el mismo mes durante 2010. El año pasado, debido a pérdidas agrícolas no contaban con ninguna reserva en enero. Actualmente los hogares de esta región cuentan con disponibilidad de efectivo, producto de la venta del jornal en la zafra, el corte de café y la cosecha de tabaco y melón, entre otros productos. Estos ingresos los utilizan para la compra de alimentos, para posteriormente consumir sus reservas. De esta cuenta, se prevé que la temporada anual de escasez de alimentos inicie entre abril y mayo, un poco antes de lo normal. Este inicio temprano se da por tercer año consecutivo en la región.

    Como respuesta a los problemas de disponibilidad y acceso a alimentos, los hogares más pobres de esta región recurrirán a la venta de sus pocos animales domésticos (pollos) para obtener dinero en efectivo, así como la disminución de tiempos de comida. Así como un aumento de la migración a otros sectores de producción, tales como México y la ciudad capital. A pesar de estas estrategias, se espera hasta abril, los hogares más pobres de la región se encuentren en Fase 1, ver figura 2), pues cuentan con cierta cantidad de granos básicos y con efectivo para la compra, aunque es importante tener en mente que su alimentación se encuentra en el límite de sus requerimientos y no cuentan con una calidad consistente y que las condiciones empezarán a deteriorarse a medida que transcurre el segundo trimestre, más no se espera que entren en fase de estrés o crisis, de acuerdo a la clasificación del IPC.

    Cuadro 1. Eventos menos probables de los próximos seis meses que podrían cambiar los escenarios de arriba

    Área

    Evento

    Impacto en los resultados de seguridad alimentaria

    Todo el país, especialmente el altiplano

    Las intervenciones propuestas en los nuevos planes y programas gubernamentales no son implementadas en su totalidad en los siguientes seis meses

    Debido a que la población no recibirá ninguna asistencia externa adicional a la de años anteriores, y a que se espera un inicio temprano de la temporada de escasez de alimentos, los hogares podrían recurrir a estrategias de respuesta que erosionen sus medios de vida, llegando incluso a áreas con estrés (Fase 2, IPC)

    Todo el país

    El inicio de la época lluviosa ocurre de manera regular

    Un inicio regular de las lluvias permitiría un desarrollo adecuado de los cultivos, especialmente maíz y frijol, con un rendimiento entre el promedio y cosechas de acuerdo a las fechas usuales. Por lo tanto, la época anual de escasez de alimentos concluiría normalmente y las reservas de alimentos en los hogares permitirían una menor dependencia de la compra para el segundo semestre del año y el 2013.

    Figures Calendario estacional y eventos críticos

    Figura 1

    Calendario estacional y eventos críticos

    Fuente: MFEWS

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top