Skip to main content

Adelanto en la época anual de escasez de alimentos a partir de marzo

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Enero - Julio 2013
Adelanto en la época anual de escasez de alimentos a partir de marzo

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Panorama nacional
  • Áreas de interés
  • Eventos que pueden cambiar la perspectiva
  • Mensajes Clave
    • La enfermedad de la roya ha afectado las plantaciones de café del país, estimándose que podría causar la reducción de aproximadamente un 10 por ciento en los jornales contratados (agosto-abril). Esto significa una reducción similar en los ingresos de los hogares que se dedican a esta actividad. La mayor afectación, sin embargo, se espera para la cosecha 2013/14.

    • Para las regiones afectadas por la canícula de 2012 en el corredor seco, incluyendo el altiplano templado occidental, se prevé que la temporada anual de escasez de alimentos se dé dos meses antes (marzo), ya que parte de sus ingresos y granos básicos producidos para 2013 se utilizaron para saldar deudas por pérdidas significativas durante la cosecha del año pasado.

    • La cosecha de postrera fue promedio, y se prevé que la que sale en el norte en febrero/marzo también lo sea, lo que mejora la disponibilidad de granos básicos en los hogares y el mercado nacional, estabilizando los precios.

    • La seguridad alimentaria mejorará con mayor disponibilidad y acceso a alimentos de enero-marzo 2013, con clasificación Mínimo (Fase 1 CIF), al igual que el segundo trimestre, excepto en el altiplano templado donde las pérdidas por la canícula extendida en 2012 lo ubican en Estrés (Fase 2 CIF), y las áreas afectadas por el terremoto en el occidente que se ubican en Mínimo (Fase 1 CIF), gracias a la ayuda alimentaria.


    Panorama nacional
    Situación Actual

    La cosecha de postrera, que salió en noviembre/diciembre mejoró la disponibilidad de alimentos en los hogares más pobres y en el mercado nacional. De acuerdo a reportes de campo, las cosechas de postrera de maíz y frijol fueron promedio, con rendimientos adecuados en las áreas excedentarias del país, como la Franja Transversal del Norte, oriente y algunas áreas de la costa sur, que produjeron con riego. Con los flujos de grano provenientes de esta cosecha, la oferta en los mercados aumentó, ocasionando una reducción considerable en el precio, de acuerdo a la estacionalidad.

    El segundo ciclo productivo en el sur de Petén inició en noviembre/diciembre, y hasta el momento no ha sido afectado por ningún evento climático ni por infestación de plagas y/o enfermedades.

    A la fecha, la demanda de mano de obra no calificada en cultivos como caña, tabaco, entre otros, se ha comportado de acuerdo a lo esperado. Se espera que continúe así durante el resto de la temporada que concluye en marzo. Para el caso del café, se prevé una reducción promedio del 10 por ciento en la producción, debido a la afectación de la roya. Una menor producción significa una reducción similar en el número de jornales a contratar.

    La temporada de frentes fríos y heladas se ha mantenido dentro de los parámetros normales. Han ocurrido algunos eventos de bajas temperaturas, especialmente en el altiplano occidental y central, pero sin llegar a valores extremos. Sin embargo, es importante hacer notar que son los meses de enero y febrero los que históricamente presentan la mayor incidencia de frentes fríos y las temperaturas más bajas.

    Supuestos
    • Siembra de primera: Esta se lleva a cabo en marzo-mayo para el maíz, y en mayo/junio para el frijol. Dado que se prevé un inicio normal de las lluvias, esta siembra se dará en tiempo, incluso si la entrega de fertilizantes subvencionados por parte del gobierno se atrasa como en años anteriores.
    • Cosecha de granos básicos en el norte: Dado que estos cultivos no han sido afectados por eventos climáticos o enfermedades/plagas de consideración, se prevé que los rendimientos obtenidos sean cercanos o mayores al promedio; esta cosecha sale entre febrero y marzo.
    • Precios de granos básicos: Dada una cosecha promedio de postrera y un resultado similar previsto para la cosecha en el norte, se espera que los precios de los granos básicos se mantengan bajos, de acuerdo a su estacionalidad. Para el caso específico del maíz, el comportamiento será a la baja hasta marzo cuando se da un ligero incremento que vuelve a disminuir al salir la cosecha de Petén, para posteriormente aumentar a partir de junio, al entrar en la época de alza estacional. El precio del frijol, por otro lado, iniciará su incremento a partir de mayo.
    • Inicio de las lluvias: De acuerdo a información del servicio meteorológico el inicio de la temporada lluviosa de 2013 se prevé para la segunda quincena de abril de la Meseta Central al Pacífico y la segunda quincena de junio en el Norte, donde las cosechas inician más tarde. Estas fechas se encuentran dentro del rango promedio, por lo que no se espera un atraso en el inicio del ciclo productivo de primera.
    • Mano de obra no calificada: Todos los cultivos que demandan gran cantidad de mano de obra no calificada, con excepción del café, no sufrieron daños de consideración durante el año por lo que se prevé que la cantidad de jornales disponibles sea la misma que la de los últimos dos años. En el caso del café, este ha sufrido afectaciones debido a la presencia de un hongo llamado roya, lo que seguirá ocasionando una reducción del 10 por ciento en la cantidad de jornales a contratar hasta la finalización de la época de corte, entre abril y mayo. La mayor afectación se espera para la cosecha de café 2013/14, puesto que en este año el hongo afectará desde el inicio de la fase productiva, a diferencia del ciclo anterior, que recibió la afectación más tarde en el ciclo.
    • Precios de los combustibles: A nivel nacional, mantuvieron la estabilidad esperada hacia noviembre, pero con el aumento en la demanda que se registra en diciembre, se espera para enero un aumento en los precios con tendencia a acentuarse en los meses de febrero y marzo 2013.
    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    Los resultados de seguridad alimentaria mejorarán en la mayoría de lugares del país. La cosecha de postrera, dado que no tuvo mayores afectaciones, terminó de llenar las reservas de alimentos en los hogares y suplió de inventarios al mercado nacional, especialmente de frijol, el cultivo de mayor producción durante esta temporada. Con esto se mejora la disponibilidad de alimentos en los hogares de los agricultores de subsistencia en el primer trimestre de 2013. En el altiplano occidental la cosecha ocurrió en noviembre/diciembre, lo que también significó una mejora en la disponibilidad de alimentos en los hogares productores. A pesar de la afectación de la roya, la época de mayor demanda de mano de obra no calificada incrementa las opciones de generación de ingresos durante el primer trimestre, e incluso en algunos casos se extiende hasta abril/mayo. Esta situación mejorará el acceso a los alimentos al aumentar la capacidad adquisitiva de los hogares. Con el mercado suplido de granos por las cosechas de finales de 2012 y la cosecha en el norte, que se espera ocurra entre febrero y marzo con rendimientos promedio, se prevé que los precios bajos se mantengan hasta inicios del segundo trimestre del año, aproximadamente, siguiendo la tendencia normal, con lo que se mejora igualmente el acceso a los alimentos por parte de los hogares más pobres que recurren a la compra. Por lo anterior, se estima que de enero a junio se observen niveles mínimos de inseguridad alimentaria aguda en el país (Fase 1, CIF), a pesar de que el período anual de escasez de alimentos inicie en marzo/abril a nivel nacional. Hay algunas áreas que se clasificarán en Fase 2, cuyo detalle se encuentra abajo en las áreas de interés.


    Áreas de interés

    Zona de medios de vida 5[1]: Agricultura de subsistencia en el altiplano occidental

    Situación Actual

    La temporada anual de escasez de alimentos concluyó con el inicio de la época de alta demanda de mano de obra no calificada y la salida de la cosecha a finales de año. En estos momentos los hogares extremadamente pobres en esta zona se encuentran en la mejor época del año, con reservas de granos básicos provenientes de su cosecha y efectivo ganado a través de los jornales en café, caña de azúcar, entre otras actividades, permitiéndoles llenar sus requerimientos alimentarios. En consecuencia, esta área tiene una mínima inseguridad alimentaria aguda, categorizándose en la Fase 1 de la escala CIF.

    Situación de los cultivos: La única cosecha de granos básicos en esta región sale entre finales de noviembre y diciembre, e incluso hay algunos hogares que cosechan a inicios de enero con un rendimiento cercano al promedio. Esta cosecha ha permitido a los hogares llenar sus reservas por el momento, aunque estas durarán menos de lo normal para el caso de los hogares en el altiplano templado[2] que fueron afectados por la canícula en 2012, quienes reportaron fuertes pérdidas, según la Evaluación de Seguridad Alimentaria de Emergencia (ESAE) elaborada por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y otros socios.

    De acuerdo al informe mensual de FAO sobre reservas de alimentos, al 30 de diciembre, los hogares en el occidente contaban con reservas de maíz para menos de un mes, pero se espera que estas aumenten una vez concluya la cosecha. Para el caso del frijol, el informe reporta reservas para 1.7 meses, cantidad mayor a la reportada en los últimos 5 años, con excepción de 2010.

    Precios de granos básicos: Se observan flujos normales de granos básicos desde México y las áreas excedentarias (costa sur, para el maíz y oriente, Petén y Franja Transversal del Norte para el frijol) que reportan cosechas promedio, debido a un régimen de lluvias adecuado para la postrera. No hay datos de precios al consumidor a nivel departamental; sin embargo, la tendencia de precios en La Terminal en la ciudad capital es a la baja para ambos granos, como una consecuencia natural de la salida de la cosecha. Además, el informe de precio al producto elaborado por FAO indica que el precio de venta al productor ha disminuido, tanto para el maíz como para el frijol, con valores más bajos a los registrados en los últimos cuatro años.

    Fuentes de ingreso: Se espera que la demanda de mano de obra no calificada en caña de azúcar sea normal, aunque para otras actividades el precio del jornal podría disminuir levemente a consecuencia de una mayor oferta de mano de obra, como una estrategia de respuesta de los hogares afectados por la canícula extendida de 2012. Esta actividad, que inició en octubre, concluirá en marzo. Para el caso particular del café, la afectación de la roya disminuirá los jornales contratados en un 10 por ciento. El ingreso de remesas a diciembre (dato nacional) registra un ligero incremento del 7 por ciento. De acuerdo con el último estudio sobre remesas, elaborado por la OIM en 2010, 49.4 por ciento de las remesas son utilizadas consumo, y un porcentaje similar se menciona para la compra de alimentos como destino final.

    Supuestos

    Además de los descritos en la sección del panorama nacional, se tomaron en consideración para la elaboración de la proyección para esta área los siguientes supuestos:

    • La demanda de mano de obra no calificada será normal para todos los cultivos, menos el café, al igual que los jornales a pagar. La migración hacia zona 11 (café), México y zona 12 (caña de azúcar) se comportará dentro de los parámetros esperados, con excepción de las áreas más afectadas por el terremoto.
    • Se espera un inicio normal de la temporada lluviosa en 2013, por lo que también es razonable pensar que la siembra se llevará a cabo en tiempo. La cosecha proveniente de esta única siembra saldrá en noviembre/diciembre.
    • El flujo de remesas se espera que mantenga un comportamiento cercano al normal de acuerdo al mostrado en los últimos dos años. El grupo de hogares extremadamente pobres no recibe remesas; sin embargo, el flujo de estas afecta directamente la dinámica de la construcción, fuente de ingresos para este grupo.
    • Se prevé que los precios de los granos básicos en el primer trimestre de 2013 muestren un comportamiento similar al promedio, de acuerdo a la estacionalidad, puesto que la postrera fue promedio y se espera que la producción en el norte (que sale en febrero/marzo) también se comporte dentro del promedio, además de un flujo normal de granos básicos proveniente de las áreas productoras en Petén, la Franja Transversal del Norte, oriente y la costa sur. 
    • De acuerdo al pronóstico del Foro Regional del Clima, se prevé una cantidad normal de frentes fríos y heladas que dan lugar a bajas temperaturas y fuertes vientos hasta inicios de marzo. Sin embargo, con el antecedente de temperaturas debajo de los 0°C sin la presencia de frentes fríos, es de esperarse que estas condiciones puedan mantenerse o incluso agudizarse con la entrada de nuevos frentes fríos de enero a marzo, época de mayor incidencia; aunque el INSIVUMEH no se ha pronunciado sobre la intensidad de esos frentes fríos. Los fuertes vientos también podrían afectar al sector cafetalero y el maíz que esté en campo doblado.
    • Ligero aumento de precios de combustibles en febrero y marzo, a consecuencia de un alza estacional en el mercado internacional. Dado que esta región depende grandemente del flujo de granos procedente de otras áreas productivas del país, este aumento tiene el potencial de ocasionar una ligera alza en los precios de los alimentos.
    • El PMA hará entrega de 3,500 raciones familiares por 90 días a las familias albergadas y auto-albergadas en las áreas afectadas por el terremoto en los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango, Sololá, Totonicapán y Quiché, con énfasis en los primeros dos. Se dará prioridad a las ubicadas en el área rural, y donde no hay cobertura estatal. El requerimiento al Fondo Central de Respuesta a Emergencias de Naciones Unidas (CERF, por sus siglas en inglés)  también incluye una ración de alimentos suplementarios para niños pequeños.
    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    Gracias a la salida de la única cosecha en esta zona y el inicio de la época de mayor demanda de mano de obra no calificada, los hogares más pobres podrán llenar sus requerimientos alimentarios. El primer trimestre del año se espera que la situación alimentaria de todos los hogares sea adecuada, con una clasificación en Fase 1 según la escala CIF, con las siguientes variaciones para el segundo trimestre:

    Los hogares que fueron afectados por el terremoto tendrán asegurada buena parte de su alimentación a través de la ayuda alimentaria entregada por el PMA, lo que los ubica en la Fase 1 de la escala CIF, gracias a esta, para el trimestre enero-marzo. Si existiera algún déficit, podrán compensarlo con el uso de parte de sus reservas o a través de la compra. La presencia de ayuda externa permitirá a los hogares atendidos guardar los granos provenientes de sus cosechas para su uso posterior. De esa cuenta que para el segundo trimestre, sin la asistencia externa, recurrirán a esta fuente de alimentos para su alimentación. Normalmente en esa fecha recurren a la compra. Sus reservas durarán aproximadamente dos meses, por lo que recurrirán a la compra a finales de mayo o junio. La reducción en sus ingresos, entonces, tendrá impacto hasta los meses posteriores a esta perspectiva.

    Para los hogares afectados por la sequía en el altiplano templado en los departamentos de Huehuetenango, Quiché, Sololá y Totonicapán, la situación es diferente. Durante el primer trimestre recurrirán a un incremento en la compra debido a la reducción en sus cosechas. Sin embargo, se espera que llenen sus requerimientos alimentarios. A partir de finales de marzo o abril, deberán recurrir exclusivamente a la compra para agenciarse de alimentos. Debido a una reducción en los ingresos, a pesar de la intensificación en las estrategias de respuesta usuales, tendrán un déficit aproximado del 20 por ciento en su consumo alimentario, ubicándolos en la Fase 2 de la escala CIF.

    Zona de medios de vida 8[3]: Granos básicos, zona fronteriza con Honduras y El Salvador en el corredor seco

    Situación Actual

    La situación alimentaria mejora con una cosecha de postrera promedio y alta demanda de mano de obra no calificada. La postrera vino a llenar parcialmente las reservas de alimentos en los hogares productores, especialmente de frijol, el grano predominante en esta temporada. Este grano también se destina para la venta, lo que mejorará los ingresos y permitirá a los hogares afectados por la canícula prolongada de mediados de 2012 saldar sus deudas, producto de las pérdidas que esta ocasionó, y también generará el efectivo necesario para la compra de maíz, el grano deficitario. Los ingresos provenientes de los jornales también mejorarán el poder adquisitivo de los hogares, y así su acceso a los alimentos. Por esta razón, se estima que esta región se encuentra actualmente en la categoría 1 de la escala CIF.

    Reservas de alimentos: De acuerdo al último informe elaborado por FAO en diciembre 2012, los hogares en esta región contaban con reservas de frijol para 1.7 meses, cantidad similar a la de la misma época en 2011 y cercana al promedio. Por otro lado, debido a las pérdidas en el ciclo productivo de primera, las reservas de maíz son mínimas, con grano suficiente para cubrir menos de un mes, situación que contrasta con el año pasado cuando a la misma fecha contaban con reservas para 2.6 meses.

    Precios y flujo de los alimentos: Según reportes de FAO, los mercados locales están recibiendo el flujo normal de granos hacia la zona, proveniente de las regiones productoras nacionales así como de México. Los precios del maíz blanco tuvieron el descenso esperado a partir del mes de noviembre y diciembre cuando se alcanza el pico máximo de producción a nivel local y nacional, por lo que en el mes de enero comienza la escalada gradual de precios por la disminución de la oferta. Los precios del frijol también tuvieron el descenso esperado pero este no fue semejante al experimentado por el maíz blanco, por lo que se espera que en el mes de enero también experimenten un repunte. 

    Fuentes de ingreso: Los hogares de esta zona tienen varias opciones de empleo, con el corte de caña de azúcar, tabaco, tomate, chile pimiento, melón y sandía, y granos básicos en Petén. Se espera que la demanda de jornales se encuentre dentro de los parámetros de los últimos años. Sin embargo, el café también es una fuente importante de empleo, pues los hogares cortan dentro de la zona, e incluso viajan a El Salvador y Honduras, en busca de trabajo. Este cultivo ha sido afectado por la roya, tanto en Guatemala como en los países vecinos, lo que significará una reducción en los jornales en un 15 por ciento, con una reducción similar en los ingresos de los hogares que participan de esta actividad. Esta región se verá ligeramente más afectada que el resto del país, que reporta una reducción del 10 por ciento, debido a que la problemática de los países vecinos se sumará a la nacional, debido a su cercanía con estos y su tendencia a migrar hacia ellos.

    Supuestos

    Además de los descritos en la sección del panorama nacional, se tomaron en consideración para la elaboración de la proyección para esta área los siguientes supuestos:

    • La oferta de mano de obra en trabajo agrícola es normal para granos básicos, caña de azúcar y otros productos, exceptuando el café. Los precios de granos básicos mantendrán las tendencias normales debido a una cosecha promedio de postrera y al flujo de granos de las regiones productoras y de México. La demanda de mano de obra será menor para los hogares que dependen del café para la generación de ingresos, puesto que se prevé una afectación por la roya y reducción de mano de obra del 15 por ciento. 
    • Según la perspectiva climática hasta marzo, no se anticipan riesgos significativos para las actividades agrícolas durante el primer trimestre del año, más allá de lo usual para la época. Por lo tanto, se prevé una siembra normal de primera.
    • Los precios del maíz blanco y frijol tuvieron el descenso esperado a partir del mes de noviembre y diciembre de 2012, cuando se alcanza el pico máximo de producción a nivel local y nacional. Se espera que esta tendencia de precios bajos en el maíz blanco se mantenga hasta marzo 2013. Posteriormente se prevé la escalada de precios estacional.
    • Ante el agotamiento temprano de reservas de granos básicos, se anticipará la compra de granos básicos a partir de enero 2013.
    • En cuanto a desnutrición aguda, se espera un comportamiento semejante al reportado en años anteriores en la sala situacional de desnutrición del MSPAS, que se caracteriza por un incremento gradual de casos que alcanza el pico máximo en el mes de marzo, decrece en abril y repunta hacia el mes de mayo. No se prevé que la prevalencia de desnutrición aguda sea mayor al 10 por ciento o que haya un incremento en las tasas de mortalidad.
    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    Con una cosecha de postrera promedio y la intensificación de estrategias de sus medios de vida, los hogares más pobres de esta zona podrán llenar sus requerimientos alimentarios durante este período. Reportes indican una baja de hasta 15 por ciento en la oferta de mano de obra, en general, debido a los daños sufridos por el café que constituye una de las principales fuentes de trabajo agrícola a nivel local y externas. En general, para el resto de cultivos, a pesar de una oferta de trabajo normal, también cabe la posibilidad de menor acceso a ella por aumento de la oferta de mano de obra ocasionado por la presión mayor sobre los ingresos con la que los hogares iniciaron el año. Por otro lado, el rendimiento de los cultivos del hogar fue normal para la postrera. Sin embargo, al menos una tercera parte de los granos se encuentra comprometida como deuda del ciclo anterior (primera 2012) por lo tendrán disponible menos grano para la venta. El precio de venta a finales del 2012 se mantiene estable, aunque fue más bajo que en el 2011, por lo que el ingreso económico será menor al esperado, no siendo suficiente para llenar las necesidades del hogar. Por lo anterior, se calcula que los ingresos de los hogares serán reducidos, con respecto a lo normal, entre un 25 a 30 por ciento, aproximadamente. 

    En cuanto al consumo, los hogares extremadamente pobres terminarán su reserva de granos antes de lo habitual, ya que parte de los mismos (en los hogares que producen en tierra alquilada) estaban comprometidos por las pérdidas y deudas del año 2012. Una menor duración de las reservas de maíz y frijol implica la necesidad de compra anticipada de granos durante el semestre. Los hogares tendrán que recurrir a la compra anticipada de alimentos cuando los precios se incrementan estacionalmente, y a la vez, no tendrán un aumento en los ingresos obtenidos, por lo que especialmente hacia el segundo trimestre del período tendrán dificultades para llenar, por lo menos, una tercera parte de sus necesidades de granos básicos. Esto principalmente debido a una reducción en la capacidad adquisitiva.

    En resumen, se espera que en los primeros dos meses del período de este escenario, se espera que los hogares logren llenar sus requerimientos alimentarios a través del consumo de los granos cosechados y principalmente mediante la compra de los mismos con los ingresos generados por el trabajo agrícola, lo que los ubica en la Fase 1 de la escala CIF. A partir del tercer mes del año, se espera que empiecen a implementar estrategias de respuesta de forma anticipada y que las mismas se intensifiquen hacia el segundo trimestre, por el aumento estacional de los precios de granos básicos y la temporada de escasez de alimentos que se prevé inicie anticipadamente. Se prevé que los hogares más pobres se clasifiquen en la Fase 2 en la escala de CIF; sin embargo, no representan más del 20 por ciento de la población del área, por lo que la zona mantiene una clasificación de Fase 1 de la misma escala.

    Este análisis es válido para las zonas de medios de vida 8 y 9, que igualmente pertenecen al corredor seco.


    [2] Altiplano templado: se refiere a un área del altiplano occidental cuyas temperaturas son menos frías que en el resto de la región, y que forma parte del corredor seco extendido.


    Eventos que pueden cambiar la perspectiva

    Área

    Evento

    Impacto en los resultados de seguridad alimentaria

    Occidente

    Autorización de TPS a Guatemala por parte del gobierno de los Estados Unidos

    Luego del terremoto ocurrido en noviembre 2012, el gobierno guatemalteco intensificó las acciones encaminadas a obtener esta autorización. De obtenerse, la cantidad de deportados disminuirá, lo que podría resultar en un incremento en la cantidad de remesas enviadas al país. Esto podría, a su vez, aumentar la cantidad de este dinero destinado a la construcción, especialmente con una mayor demanda debido a la reconstrucción, lo que podría compensar la reducción en los ingresos en el sector cafetalero. Lo que permitiría a los hogares en fase 2 encontrar otras opciones para aumentar sus ingresos, y con ellos compensar su déficit alimentario.

    Oriente

    Temporada lluviosa debajo de lo normal 

    Esta afectaría la siembra de granos de primera y su desarrollo normal a partir del segundo trimestre del año.

    Figures Calendario estacional para un año típico

    Figura 1

    Calendario estacional para un año típico

    Fuente: FEWS NET

    Resultados de seguridad alimentaria actual, Enero 2013

    Figura 2

    Resultados de seguridad alimentaria actual, Enero 2013

    Fuente: FEWS NET

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top