Skip to main content

Hogares dependientes del café clasificados en Crisis

  • Perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Abril - Septiembre 2014
Hogares dependientes del café clasificados en Crisis

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Panarama nacional
  • Áreas de interés
  • Eventos que pueden cambiar la perspectiva
  • Mensajes Clave
    • Al menos el 20 por ciento de los hogares extremadamente pobres en algunos municipios de oriente y el altiplano, altamente dependientes de los ingresos provenientes del café, tendrán dificultades para llenar sus requerimientos alimentarios de abril a junio, lo que los ubica en Estrés (Fase 2, CIF). De julio a septiembre se verán forzados a recurrir a estrategias negativas de respuesta para compensar el déficit de alimentos, lo que los clasifica en Crisis (Fase 3, CIF).
    • En el resto de municipios de las áreas analizadas, los hogares extremadamente pobres tendrán dificultades para satisfacer sus necesidades alimentarias debido a la reducción en los ingresos, situándose en Estrés (Fase 2, CIF) durante todo el período abarcado por esta perspectiva. Dentro de estos municipios, sin embargo, existen bolsones de poblaciones que se encuentran igualmente en Crisis, pero no alcanzan el 20 por ciento de la población necesario para clasificar el área en esa fase.
    • Se prevé una cosecha de Primera moderadamente bajo el promedio para el área del corredor seco, debido a los pronósticos de lluvias bajo lo normal a partir de junio. De desarrollarse el fenómeno de El Niño, las bajas precipitaciones para la segunda parte del período lluvioso pondrían en riesgo igualmente la cosecha de Postrera (de agosto/septiembre a noviembre/diciembre). This report is being translated into English.

    Panarama nacional
    Situación actual

    Con la finalización de las reservas de alimentos en los hogares más pobres se inició la temporada anual de escasez de alimentos, este año dos meses antes de lo normal, en febrero. Debido a esto, los hogares se encuentran actualmente dependiendo completamente de la compra como principal fuente de alimentos. La cosecha de frijol en Petén prácticamente ha concluido, con rendimientos entre promedio a arriba del mismo, mientras que la cosecha de maíz en el área Norte y Petén está iniciando y se prevén rendimientos arriba del promedio. Los precios al momento muestran un comportamiento estacional, con un aumento para el frijol y una disminución para el maíz. Dados los buenos resultados de las últimas cosechas, los precios de ambos granos han estado por debajo de los reportados el año pasado y en comparación con el promedio de los últimos cinco años.

    La temporada de alta demanda de mano de obra no calificada ha concluido con un comportamiento cercano al normal para las actividades de cosecha de los principales productos agrícolas de mayor producción, con excepción del café. La disponibilidad de empleo en jornaleo ha disminuido estacionalmente.

    De acuerdo con informes del Ministerio de Salud al 5 de abril, la tasa acumulada de desnutrición aguda total para 2014 a nivel nacional fue 18 por ciento inferior a la tasa correspondiente al mismo período del año pasado. Sin embargo, es importante considerar que el 2013 fue un año con un aumento atípico de casos de desnutrición aguda y que adicionalmente existe un subregistro nacional actual significativo. Por lo tanto, es razonable asumir que la incidencia de desnutrición aguda este año podría ser mayor a la reportada.

    Supuestos
    • Clima: La perspectiva del Foro del Clima de América Central estima que la lluvia acumulada en el período de mayo a julio se encuentre dentro normal en la mayor parte del país. Sin embargo, en la región suroccidental se espera que esté por arriba de lo normal y en el corredor seco por debajo de lo normal (Figura 1). Esta última área incluye los departamentos del oriente, Baja Verapaz, sur de Quiché, Guatemala, y parte de Chimaltenango. En el mes de julio se espera la aparición de la canícula entre día el 10 y el 20, y debido a las condiciones meteorológicas imperantes al momento, no se descarta que esta se prolongue (15 a 20 días) en la región de nororiente y centro del país.
    • Fenómeno de El Niño: De acuerdo a los pronósticos de la Administración Nacional del Océano y Atmosfera de Estados Unidos (NOAA) y el Instituto Internacional de Investigación sobre el Clima y Sociedad (IRI), existe una probabilidad arriba del 60 por ciento de que se desarrolle el fenómeno de El Niño durante el segundo semestre del año. Sin embargo, las previsiones climáticas desarrolladas por el Foro del Clima se darán independientemente de si finalmente este fenómeno es declarado oficialmente, con lluvias por debajo de lo normal para el segundo período lluvioso. Dadas las condiciones oceano-atmosféricas actuales, se prevé una temporada de huracanes menos activa que el promedio en el Atlántico y Caribe, y, al contrario, una más activa en el Pacífico. No se descarta la afectación directa o indirecta de, por lo menos, un ciclón tropical en el país.
    • Ciclo de Primera de granos básicos: El inicio de la época lluviosa se dio, como pronosticado, entre el 10 y el 20 de abril en la bocacosta y suroccidente, y se prevé que las lluvias inicien durante la segunda quincena mayo en el resto del país. Debido a esto, se prevé que el inicio de las siembras del ciclo de Primera se dé dentro de los parámetros normales. Con la perspectiva de lluvias por debajo de lo normal, se prevén daños y pérdidas en los cultivos de granos básicos, aunque la magnitud dependerá de la extensión y distribución del déficit de lluvia. En lo referente a los insumos agrícolas disponibles, el Ministerio de Agricultura ya inició con la entrega de fertilizante subvencionado, lo que se prevé continue en mayo.
    • Precios de granos básicos: Se prevé que los precios de frijol continúen al alza hasta la salida de la cosecha de Primera en agosto, mientras que los precios de maíz disminuirán hasta mayo, para luego iniciar su incremento estacional hasta la cosecha. Este comportamiento va acorde a la estacionalidad y está dentro de lo normal.
    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    La situación de seguridad alimentaria inicia a deteriorarse estacionalmente en los hogares más pobres en la mayoría del país. Con la finalización de las reservas de alimentos, los hogares recurren a la compra como su fuente primaria de alimentos, por lo que dependen de la cantidad de efectivo que tengan disponible. Aunque durante los últimos meses los precios de los granos básicos en el mercado nacional han estado por debajo del valor reportado el año anterior y del promedio de los últimos cinco años, facilitando el acceso a los alimentos para los hogares pobres, las opciones de empleo no calificado y de generación de ingresos se reducen considerablemente al concluir la zafra, el corte de café, y las cosechas de otros productos que demandan gran cantidad de jornaleros. Muchos hogares recurren al uso del efectivo generado durante el período de alta demanda de mano de obra no calificada y a otros ingresos menores generados durante el período que abarca esta perspectiva.

    En el caso particular de los empleados en el sector cafetalero, estos ingresos fueron significativamente más bajos que en años normales, debido a una menor producción y jornales más bajos a raíz de la caída de los precios del café. A pesar de los bajos precios de los granos básicos reportados al momento, estos no compensan la caída en la capacidad adquisitiva de este grupo de población.

    La temporada de escasez de alimentos concluirá en agosto/septiembre con la salida de la cosecha de Primera. Aunque se prevé una afectación por exceso y por déficit de lluvias en algunas partes del país ya descritas arriba, no se prevén pérdidas totales, lo que permitirá a los hogares consumir su producción al menos durante un mes.

    A pesar de encontrarse en la temporada de escasez de alimentos, los hogares en la mayoría de las zonas geográficas del país observarán una inseguridad alimentaria aguda Mínima (Fase 1, CIF) durante el período de abril a septiembre de 2014. La excepción son el altiplano templado occidental y oriente que tendrán resultados de inseguridad alimentaria en Estrés (Fase 2, CIF), y en algunas áreas una progresión hacia Crisis (Fase 3, CIF) en el trimestre julio a septiembre, derivada de la problemática del café, en combinación con el impacto del déficit de lluvias durante los últimos dos años.


    Áreas de interés

    Jornaleros dependientes del café en la zona de medios de vida 5 (agricultura de subsistencia), zona de medios de vida 8 (Granos básicos, zona fronteriza con Honduras y El Salvador) y zona de medios de vida 9 (Granos básicos y mano de obra)1

    Situación actual

    Al igual que en el resto del país, los hogares de estas zonas ya consumieron las reservas de alimentos provenientes de su producción. Esto ocurrió dos meses antes de lo usual, a consecuencia de las pérdidas ocurridas durante el ciclo de Primera de 2013, luego de una irregularidad en las lluvias. Por otro lado, los precios han estado por debajo de los valores reportados durante el año pasado y el promedio de los últimos cinco años, con un comportamiento coincidente con la estacionalidad. Se han registrado disminuciones de precios cercanos al 10 por ciento en los mercados departamentales monitoreados como referencia (Huehuetenango y Chiquimula) de las regiones occidental y oriental.

    Adicionalmente, la temporada de alta demanda de mano de obra también concluyó, lo que disminuye considerablemente las opciones de empleo hasta octubre. Esta les permite generan ingresos para la compra durante los siguientes meses. Sin embargo, para el grupo de población de interés, la problemática derivada del ataque de la roya y la caída de los precios del café resultó en una reducción de hasta 80 por ciento del ingreso total recibido. Los jefes de hogar están buscando otras fuentes de empleo en los pueblos cercanos y en algunos casos migrando a otras regiones del país, pero no ha sido suficiente para cubrir las necesidades no alimentarias. En consecuencia, los hogares extremadamente pobres en estas zonas actualmente experimentan una seguridad alimentaria aguda en Estrés (Fase 2, CIF).

    Situación nutricional. Informes del Ministerio de Salud indican, al 22 de marzo, en Quetzaltenango y Chimaltenango reportan una tasa de desnutrición aguda total 7 y 12 por ciento mayor a la nacional, respectivamente, mientras que el resto de departamentos de la región reporta tasas menores a esta. En el caso de la región oriental, como en años anteriores, los departamentos que la conforman son los que mantienen unas de las tasas de desnutrición aguda más altas del país, especialmente Chiquimula, la cual actualmente se encuentra 120 por ciento arriba del promedio nacional.

    Supuestos

    La perspectiva para esta región se basa en las siguientes suposiciones, que son adicionales a las supuestos nacionales delineados en otra sección de este informe:

    • Se espera que el flujo de remesas mantenga un comportamiento cercano al normal, de acuerdo al mostrado en los últimos dos años. El grupo de hogares extremadamente pobres no recibe remesas, sin embargo, el flujo de estas afecta directamente la dinámica de la construcción, que es fuente de ingresos de este grupo. Menores remesas ocasionan desaceleración en el sector y menos opciones de empleo como albañiles, especialmente en los departamentos en el occidente del país.
    • Hasta abril, se espera un flujo normal de granos básicos desde las áreas de producción excedentaria (Petén, la Franja Transversal del Norte, oriente y la costa sur) hacia las áreas de déficit en el oriente y occidente. Luego de este mes, el comercio de estos productos funcionará con los inventarios acopiados por comerciantes privados dentro de cada zona.
    Resultados de seguridad alimentaria más probables

    En la zona de medios de vida 5, existe una reducción de entre 35 y 40 por ciento en el ingreso total de los hogares analizados, derivada de la problemática en el sector cafetalero. Este déficit abarca todo el período que comprende esta perspectiva. Dado que la compra es la principal fuente de alimentos durante los siguientes meses, el acceso a los alimentos se verá reducido hasta un 50 por ciento por la pérdida de poder adquisitivo acumulado de meses anteriores.

    Como medidas de respuesta, los hogares con disponibilidad de animales de traspatio podrían recurrir a la venta de huevos y otros productos, pero el resto de hogares tendrán que intensificar la búsqueda de trabajo local o hacia la cabecera departamental y la ciudad, en labores como: construcción, seguridad y agricultura (especialmente en los meses de inicio de la siembra de primera en abril/mayo). Adicionalmente, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) tiene planificada la entrega de asistencia alimentaria y en efectivo para 61,000 hogares previamente identificados por la Secretaría de Seguridad Alimentaria (SESAN) en inseguridad alimentaria (incluye afectados por la roya, sequía, entre otros). A la fecha se tienen asignados recursos para apoyo a 16,000 hogares con actividades de alimentos/efectivo por activos en seis departamentos. De estos departamentos, cuatro se encuentran en el área occidental, y serán atendidos con una ración que cubre el 50 por ciento de los requerimientos energéticos, con una duración de 180 días, de mayo a octubre. Está prevista la solicitud, a través de un Fondo para Respuesta a Emergencia de Naciones Unidas, de US$ 7 millones para apoyar a 15,000 familias adicionales en los departamentos de Baja Verapaz, Quiché y Huehuetenango.

    Las condiciones alimentarias ya comenzaron a deteriorarse estacionalmente con la finalización de las reservas. Para el trimestre abril a junio, se prevé un déficit en el consumo de alimentos de alrededor del 30 por ciento, lo que significa una reducción en los tiempos de comida consumidos en el hogar, además de la pérdida de al menos un grupo de alimentos ingeridos, ubicándolos en una clasificación de Estrés (Fase 2, CIF). Este comportamiento ha sido corroborado por FEWS NET a través de visitas de campo.

    Durante el trimestre julio a septiembre, la situación empeorará pues los hogares más pobres tienen una menor capacidad y resistencia de enfrentar los shocks futuros debido a las estrategias (venta de animales de patio y endeudamiento, por ejemplo) que han debido implementar en los últimos dos años, para responder a las pérdidas de cultivos y de ingresos, especialmente los que tienen relación con la producción del café. Adicionalmente, el número de meses con déficit de ingresos y alimentos aumenta, lo que muy probablemente ocasione que el consumo se verá reducido aún más. Según estimaciones de FEWS NET, derivadas de sondeos en campo, existen áreas dentro de esta zona que cumplen con el criterio de que al menos el 20 por ciento de la población analizada recurrirá a estrategias de respuesta atípicas, debido a un agotamiento acelerado de activos durante el trimestre julio a septiembre, ubicándolas en la clasificación de Crisis (Fase 3, CIF). Las otras áreas se mantendrán en Estrés, aunque tendrán bolsones de población en Crisis. Dada la actual disponibilidad de fondos y apoyo por parte del PMA, la asistencia planificada al momento ayudará a cubrir las necesidades alimentarias, pero es insuficiente para cubrir a toda la población afectada.

    En las zonas de medios de vida 7, 8 y 9, la situación es similar a la descrita anteriormente, aunque estas zonas tienen un segundo ciclo productivo (Postrera) de agosto a noviembre, lo que permite a los hogares que residen en ellas tener algunas opciones de granos para la venta y consumo adicionales a las disponibles en la zona 5. Durante esta época las familias dependen de los ingresos percibidos en los meses pasados para la compra de alimentos. Las familias que trabajan en el corte de café vieron reducidos sus ingresos en aproximadamente 80 por ciento, y, dado que existe poca disponibilidad de crédito y las fuentes de ingresos durante este período son marginales, se prevé que estos hogares tendrán un déficit de alrededor del 45 por ciento en sus alimentos.

    Los hogares analizados estarán haciendo uso de estrategias de respuesta tales como la búsqueda de otras fuentes de trabajo, como la albañilería y servicios domésticos, la venta de leña y animales de patio, así como la migración a áreas urbanas y Estados Unidos durante todo el período abarcado por esta perspectiva. Igualmente, ya se reportan algunas estrategias de agotamiento de activos tales como el consumo de granos destinados para semillas, aunque esto se ha dado de manera aislada. Para esta región no se conocen planes de asistencia alimentaria programada y financiada.

    La reducción de ingresos afecta la compra de alimentos, por lo que los hogares tendrán dificultades para llenar sus requerimientos alimentarios. Estos recurrirán a una reducción en los tiempos de comida, y a la eliminación de al menos un grupo de alimentos de abril a junio ubicándolos en seguridad alimentaria en Estrés (Fase 2, CIF). A partir de julio el déficit se agudizará, puesto que los precios aumentan estacionalmente, al igual que los meses que llevan con déficit, en consecuencia habrán áreas con más del 20 por ciento de hogares implementando estrategias negativas, lo que las ubica en la clasificación de Crisis (Fase 3, CIF) para el trimestre julio a septiembre, no obstante que la situación debería empezar a mejorar con la salida de la cosecha de Primera, ese último mes. Aunque hayan daños y pérdidas durante esta temporada, se prevé que estas sean menores al 75 por ciento, por lo que al menos cubrirán las necesidades alimentarias de septiembre.

    Los hogares de pequeños productores de café también se encuentran en una situación precaria, puesto que han sido doblemente afectados por el ataque de la roya en sus plantaciones y por los bajos precios a los que realizaron sus ventas a finales de 2013, que les significaron endeudamiento y pérdidas. Estos hogares tampoco tienen una solución a la problemática en el corto plazo, por lo que deberán decidir si continuan con la producción de café o cambian a otro cultivo, o si modifican completamente su medio de vida.

    De concretarse el desarrollo del fenómeno de El Niño, la cosecha de Postrera que sale en noviembre/diciembre estaría en riesgo, debido a la continuación del déficit de lluvias experimentado desde junio. Sin embargo, las consecuencias de estas pérdidas serán evidentes hasta inicios de 2015.

     

    1 Ver el Perfil de Medios de Vida de 2007 (disponible solamente en español): http://www.fews.net/docs/Publications/gt_profile_es.pdf. 


    Eventos que pueden cambiar la perspectiva

    Tabla 1: Posibles eventos en los siguientes seis meses que pueden cambiar el escenario más probable

    ÁreaEventoImpacto en los resultados de seguridad alimentaria
    Oriente y occidenteAmpliación en la ayuda humanitaria entregadaEsto permitiría mejorar el acceso a los alimentos por parte de los hogares más pobres, lo que significaría una reclasificación de las áreas beneficiadas a una fase mejor de la CIF.
    Todo el país (excepto bocacosta y suroccidente)Atraso en el inicio de la estación lluviosaOcasionaría retraso en la siembra de los cultivos de Primera, lo que podría significar una falla en el desarrollo de los mismos, reduciendo las futuras reservas de alimentos en los hogares más pobres.
    Todo el paísEvento ciclónico tropicalDado que no se descarta la formación de al menos uno o dos ciclones en el área de influencia de Centroamérica en esta primera parte de estación lluviosa, el escenario previsto para el país variaría en caso de un impacto directo o indirecto. Los efectos dependerán de la magnitud y localización del evento.

     

    Figures CALENDARIO ESTACIONAL PARA UN AÑO TÍPICO

    Figura 1

    CALENDARIO ESTACIONAL PARA UN AÑO TÍPICO

    Fuente: FEWS NET

    Figura 1. Pronóstico de acumulados de lluvia para el período mayo a julio 2014

    Figura 2

    Figura 1. Pronóstico de acumulados de lluvia para el período mayo a julio 2014

    Fuente: Foro Climático Regional de Centroamérica

    Figura 3

    Fuente:

    Para proyectar los resultados de seguridad alimentaria en un período de seis meses, FEWS NET desarrolla una serie de supuestos sobre eventos probables, sus efectos, y las posibles respuestas de varios actores. FEWS NET analiza estos supuestos en el contexto de las condiciones actuales y los medios de vida locales para desarrollar escenarios estimando los productos de seguridad alimentaria. Típicamente, FEWS NET reporta el escenario más probable. Para conocer más, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top