Skip to main content

Altos precios de alimentos y fertilizantes al iniciar la temporada de escasez

  • Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Abril 2022
Altos precios de alimentos y fertilizantes al iniciar la temporada de escasez

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • SITUACIÓN ACTUAL
  • SUPUESTOS ACTUALIZADOS
  • PERSPECTIVAS PROYECTADA HASTA SEPTIEMBRE 2022
  • Mensajes Clave
    • Los hogares pobres del Corredor Seco y zonas afectadas por Eta e Iota no han logrado recuperarse de los diversos impactos de 2020 y 2021. Consecuentemente, han dependido por más tiempo del mercado para asegurar su alimentación, por lo que entraron antes de lo usual a la época de escasez. Durante esta época, las oportunidades de empleo son pocas, y se espera que los precios del maíz y del frijol, que constituyen la base de su alimentación, así como la leña, que se utiliza como fuente de combustible, continúen altos. Dadas estas condiciones, recurrirán a estrategias negativas para alimentarse, poniendo en riesgo sus medios de vida. Estos hogares se clasificarán en Crisis (Fase 3, CIF) hasta septiembre.

    • Los hogares rurales pobres experimentarán resultados de Estrés (Fase 2, CIF) ya que cuentan con algunos ahorros logrados con los ingresos adquiridos durante los meses pasados, pero enfrentan todavía el acarreo de deudas atípicas y los altos precios de varios productos. A medida que avanza la temporada que escasez, los ahorros disminuirán y las deudas empezarán a acumularse. Estos hogares harán ajustes a sus porciones y en la diversidad de alimentos incluidos en la dieta; además, emplearán estrategias de afrontamiento para cubrir sus necesidades dietéticas. A partir de junio, en el pico de la temporada de escasez, más hogares rurales pobres y áreas más afectadas por impactos previos caerán en Crisis (Fase 3, CIF) hasta septiembre.

    • Desde el año pasado, se ha experimentado el incremento de precios de alimentos básicos tales como el maíz, frijol y aceite. Con el aumento de los combustibles a mediados del 2021 que impactó el transporte de carga, se manifestaron aumentos considerables a productos alimenticios y no alimenticios, incrementos que han continuado a pesar de las cosechas nacionales de granos básicos. Se prevé que, por los impactos globales derivados de la guerra en Ucrania, el precio del maíz, del trigo, y de los aceites continúen aumentando. Se podrían estabilizar, pero a niveles más altos que el promedio de los últimos cinco años.

    • Mostrando la misma tendencia, los fertilizantes han marcado un aumento pico a nivel nacional y mundial desde febrero 2022. Dado el alto precio de estos insumos agrícolas, los agricultores están ajustando sus planes para la temporada. Los agricultores de subsistencia en particular se enfrentan a la decisión de recortar el uso de fertilizante, de comprar fertilizante de baja calidad, de disminuir el área de siembra, y/o de realizar la siembra; lo cual repercutirá en la producción y la disponibilidad de granos básicos de su propia cosecha.


    SITUACIÓN ACTUAL

    Los hogares urbanos y rurales llevan ya dos años afrontando un fuerte gasto de transporte. Después del incremento de los costos de transporte público en el 2020, como consecuencia de menores aforos en los buses para mitigar los impactos de la pandemia, en el 2021 se registraron importantes alzas a los precios de combustibles. Siguiendo la tendencia internacional, los aumentos han continuado durante 2022. De acuerdo con datos del Ministerio de Energía y Minas (MEM), en marzo, el precio del Diesel registró un aumento del 24, 68 y 82 por ciento al compararlo con el mes pasado, año pasado y el promedio de los últimos cinco años, respetivamente. De la misma manera, la gasolina regular presentó una variación de 14 por ciento en marzo comparado al mes anterior, 41 por ciento contra el año pasado y 56 por ciento en comparación al promedio de los últimos cinco años. El 05 de abril entró en vigor la ley del subsidio al combustible, mediante el cual se otorga un subsidio de 2.50 GTQ (0.32 USD) a la gasolina regular y de 5.00 GTQ (0.65 USD) al diésel durante dos meses. Sin embargo, aún con este subsidio, los precios permanecen por encima del promedio de los últimos cinco años.

    El alto precio del combustible se refleja en el costo actual de los alimentos que han absorbido los costos del transporte. De igual forma, el alza en el precio del transporte público ha causado que los hogares disminuyan sus traslados a los mercados donde los productos son más baratos, así que compran en las tiendas comunitarias donde los precios son más elevados. También ha impactado la disponibilidad de recursos para destinar a los alimentos, pues los hogares gastan más en traslados (privados o públicos) y han reducido sus viajes para generar el jornal diario. Asimismo, los precios de la leña y el gas propano, que constituyen los dos combustibles de mayor uso por los hogares para la preparación de alimentos, muestran aumentos en los últimos meses. El gas propano estuvo subsidiado durante diciembre 2021, enero y febrero 2022. Después de una interrupción en marzo, el 01 de abril se aprobó otro subsidio adicional de GTQ 0.80/lb (aproximadamente 0.10 USD/lb) por tres meses. Sin embargo, el precio actual es de 142 GTQ (18.17 USD) cuando en enero y febrero fue de 122 GTQ (15.61 USD), por lo que no se refleja una disminución importante con el subsidio.  

    Si bien Guatemala no es un importador directo de trigo, maíz y aceite de girasol desde Ucrania y/o Rusia, la interrupción del comercio de estos dos principales productores ha comenzado a impactar el mercado global y el nacional. En marzo, los precios de productos de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentaron. Por ejemplo, el aceite comestible incrementó 3 por ciento comparado al mes anterior y 27 por ciento comparado al año pasado. Más relevante para la dieta en áreas urbanas, el pan francés y el pan dulce mostraron incrementos mensuales de 6 y 5 por ciento, respectivamente, y ambos registraron una variación interanual del 11 por ciento. Además, otros productos básicos en la dieta rural tales como la preparación nutricional a base de maíz y soya registraron aumentos interanuales de 1 y 9 por ciento, respectivamente, y el azúcar mostró un aumento interanual del 9 por ciento también. El aceite, azúcar y maíz forman parte de la alimentación básica de los hogares rurales, mientras que otros productos a base de harinas, tales como pan y pastas son más consumidos en las áreas urbanas. En todo caso, los precios actuales implican mayor gasto en alimentación.  

    Los mercados están abastecidos de maíz y frijol almacenado, así como de las recientes cosechas del norte y los flujos de maíz que ingresan desde México, donde se espera que la cosecha de maíz que sale entre abril a julio sea en rangos normales. Para marzo del 2022, el quintal de maíz blanco en el mercado mayorista de La Terminal presentó un incremento de 13.4 por ciento con referencia al mes anterior, 33.4 por ciento de incremento con referencia marzo 2021 y de 49 por ciento comparado al promedio de los últimos cinco años. El quintal de frijol en el mercado mayorista de La Terminal, para el marzo 2022, se encuentra estable con referencia al mes anterior, pero 11.7 por ciento mayor que el año anterior y 32.3 por ciento mayor que el promedio de los últimos cinco años.

    Las actividades económicas continúan su recuperación: el nuevo sistema de alertas más flexible con mayores aforos y menores distanciamientos ha beneficiado, particularmente, al sector de servicios y comercio. Uno de los sectores más afectados por las restricciones impuestas por la pandemia a nivel nacional e internacional fue el turismo que sufrió una reducción casi total de todas las actividades en el 2020 y que tampoco lograron recuperar en el 2021. En marzo 2022, el gobierno de Guatemala actualizó los lineamientos nacionales para la prevención del COVID-19 en viajes internacionales hacia Guatemala que disminuyen los requisitos para ingresar al país lo que facilita la visita de extranjeros. Si bien en el país se ha avanzado lento en la vacunación, el nivel de inmunización en otros países ha permitido recobrar el turismo. El periodo de Semana Santa es uno de los principales momentos para la industria turística en el país. En 2020 y 2021 se restringieron las actividades propias de dicha época, pero en abril del 2022 ya se registra una reactivación del sector con un aumento de visitantes que demandan servicios de hospedaje, alimentos, transporte y comercio.

    En las partes altas del Altiplano Occidental, la principal temporada para la producción de granos básicos inició y los agricultores ya han realizado sus siembras. En las demás regiones del país, los agricultores han comenzado la preparación de sus terrenos, esperando el establecimiento de la primera temporada de lluvias para sembrar. De acuerdo con el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH), las lluvias iniciarían a establecerse a tiempo. Empiezan a mediados de abril en la boca costa y el suroccidente. A partir de mayo, le seguirían las demás regiones, exceptuando las regiones Caribe y Norte donde las lluvias iniciarían a finales de mayo e inicios de junio.

    Debido a los altos costos de fertilizantes, muchos agricultores manifiestan su intención de disminuir el uso de dichos insumos, diluir los fertilizantes para aplicar a sus extensiones, comprar alternativos de baja calidad, y/o reducir el área de siembra. En cualquier caso, estas decisiones tendrían un impacto negativo a los volúmenes usuales de cosecha. Este impacto se podría sentir desproporcionalmente por los agricultores de subsistencia cuya extensión de tierra destinada para cultivos son ya pequeñas. Desde finales del 2021, los precios de fertilizantes han mostrado una tendencia progresiva al alza debido a diversos factores, entre los cuales están la disminución de la producción de países exportadores de materia prima para la elaboración de fertilizantes, interrupciones al transporte internacional de carga y el alto costo de combustibles. Sin embargo, en febrero del 2022, como consecuencia de la guerra en Ucrania, los precios a nivel global se dispararon: para marzo, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, el precio de la urea registró un aumento de 130 por ciento comparado con enero 2022 y 149 por ciento en comparación con marzo 2021. Hasta diciembre del 2021, Guatemala había importado más del 80 por ciento de los fertilizantes nitrogenados (amonio y urea, los cuales son los más usados en del país) desde Rusia, China, Estonia y Finlandia.

    Para los hogares rurales que dependen del jornal agrícola, estos meses son los más difíciles pues estacionalmente disminuye la oferta de trabajo. La oportunidad de obtener pocos días de trabajo en actividades de limpia de terrenos y siembras del ciclo de Primera es, este año, menor a lo usual. Hay menos oportunidades dado el alto nivel de endeudamiento de los hogares que suelen contratar mano de obra y los altos costos de insumos que restringe las áreas de extensión y/o el uso de fertilizante y por consiguiente el empleo de mano de obra.

    De 1 de enero al 26 de marzo, hasta la semana epidemiológica 12 de la situación de la desnutrición aguda en menores de 5 años del Ministerio de Salud, se registró un acumulado de 6,497 casos de desnutrición aguda, lo que significa un aumento de desnutrición aguda total de 7.4 por ciento con referencia al año anterior. A nivel nacional, la desnutrición aguda severa muestra un aumento de 34.3 por ciento con referencia al año anterior con una tasa de desnutrición aguda severa de 8.0 por 10,000 habitantes. Las cinco áreas de salud con mayor tasa de desnutrición aguda severa son Escuintla (26.1), Izabal (13.8), Suchitepéquez (13.1), San Marcos (11.8), y Chiquimula (11.1). Las cinco áreas con mayor número de casos de desnutrición aguda severa son Escuintla (239), San Marcos (191), Alta Verapaz (167), Huehuetenango (165) y Suchitepéquez (112).


    SUPUESTOS ACTUALIZADOS

    Los supuestos utilizados por FEWS NET para desarrollar el escenario de seguridad alimentaria más probable para el período febrero – septiembre de 2022 han sido modificados de la siguiente forma.

    • Los precios del trigo, aceites, combustibles y fertilizantes continuarán al alza dado el impacto de la guerra en Ucrania en los mercados internacionales.
    • Los precios del maíz blanco y del frijol se mantendrían alrededor de 40 y 30 por ciento, respectivamente, por arriba del promedio de los últimos cinco años.
    • En áreas rurales, a pesar de la baja vacunación y los índices de contagio de COVID-19, continúa la reactivación de sectores de la economía formal e informal de servicios y comercio, así como la actividad turística extranjera.
    • Hasta junio, el subsidio al gas propano, a la gasolina super y al diésel podrán limitar el impacto de los altos precios.

    PERSPECTIVAS PROYECTADA HASTA SEPTIEMBRE 2022

    Los altos precios de los alimentos, combustibles y transporte continuarán limitando la capacidad adquisitiva de los hogares pobres. Los impactos económicos de la guerra en Ucrania podrían intensificarse en los siguientes meses. Guatemala no es importador directo de productos alimenticios. Sin embargo, la presión de la demanda de los países que quedaron sin sus principales proveedores de granos y aceites, así como el aumento de los precios de los combustibles y fertilizantes como efecto de la guerra en Ucrania, se reflejaría en los altos precios de granos básicos (incluyendo maíz, frijol, arroz) y materias primas tales como harinas y aceites.

    Los ingresos provenientes de actividades de servicios continuarán recuperándose, pues la relajación de las restricciones ha significado mayor actividad en comercios, restaurantes, servicios personales y de entretención, entre otros. Además, los subsidios a los combustibles, cuyo costo se traslada al transporte y todos los bienes y alimentos, al gas propano que es fuente principal de energía para cocinar, y a la energía eléctrica en hogares con poco consumo ayudarán a limitar los impactos negativos de altos precios. Gracias a la reactivación económica y a los subsidios, la mayoría de las áreas urbanas lograrían mantenerse en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF) durante todo el período que cubre esta perspectiva; sin embargo, existirían bolsones de población en fases más críticas.

    Durante el primer periodo que cubre esta perspectiva, los hogares rurales contarán aún con ciertos ahorros, que acumularon durante la época de alta demanda de mano de obra, para comprar alimentos y pagar las deudas contraídas. Sin embargo, con menores ingresos, deudas atípicas, y enfrentados a los altos costos de los alimentos, transporte y fertilizantes, deberán hacer ajustes a la calidad y cantidad de alimentos incluidos en su dieta diaria. Para asegurar su alimentación, recurrirán al uso de estrategias tales como el endeudamiento y el uso de crédito, la reducción de gastos de educación y salud, entre otras, que los clasificará en Estrés (Fase 2, CIF).

    Con el avance de la temporada de escasez y al acentuarse la compra de alimentos en los mercados a precios mucho más altos de lo usual, los hogares deberán intensificar el recorte de alimentos en calidad y cantidad y emplearán estrategias más severas tales como la migración atípica y la venta de activos productivos, para asegurar una dieta mínima. Además, las varias estrategias para afrontar a los altos precios de los fertilizantes, incluyendo la reducción de áreas de siembra, resultarían en una reducción de su producción de Primera de maíz y frijol. A partir del pico del periodo de escasez en junio y hasta septiembre, se espera que los hogares rurales pobres experimenten resultados de Crisis (Fase 3, CIF).

    Los hogares pobres del Corredor Seco oriental y occidental, y del norte del país afectados por las tormentas Eta e Iota han sufrido la pérdida o reducción de cosechas durante 2021 y han debido comprometer sus medios de vida durante diferentes periodos durante el año para poder alimentarse. Además, están también enfrentando deudas atípicas, altos precios de alimentos, bajos ingresos y una reducción en su producción de granos básicos este año debido al precio elevado de los insumos agrícolas. Estos hogares entraron antes de lo usual a la época de escasez, y están recurriendo al uso de estrategias de Crisis para alimentarse. Los hogares continuarán endeudándose, disminuirán el consumo de alimentos básicos y venderán activos productivos, poniendo en riesgo sus medios de vida, por lo que se experimentarán resultados de Crisis (Fase 3, CIF) durante todo el periodo que cubre esta perspectiva.

    Figures

    Figura 1

    Figure 1.

    Fuente: : FEWS NET, based on observed prices from the Guatemalan Ministry of Agricultur…

    Este informe presenta un análisis de las condiciones actuales de inseguridad alimentaria aguda y cambios en la última proyección de FEWS NET respecto a los resultados de inseguridad alimentaria aguda en la geografía especificada durante los próximos seis meses. Conozca más sobre nuestro trabajo. 

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top