Skip to main content

Asistencia mejora escenario aunque cosecha de Primera sigue en riesgo

  • Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Marzo 2015
Asistencia mejora escenario aunque cosecha de Primera sigue en riesgo

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Situación actual
  • Suposiciones actualizadas
  • Perspectiva proyectada hasta Junio de 2015
  • Mensajes Clave
    • La temporada anual de escasez de alimentos ha dado inicio en la mayoría de hogares más pobres del país, al agotarse las reservas y concluir la temporada de alta demanda de mano de obra no calificada. A pesar de esto, la mayoría de estos hogares utilizarán estrategias de respuesta usuales para llenar sus necesidades alimentarias hasta la próxima cosecha, ubicándose en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF).

    • En el altiplano occidental templado los hogares afectados por la sequía, que redujo sus reservas, y la roya en el café, que disminuyó sus ingresos, desde este mes hasta la salida de la cosecha en noviembre estarán en Crisis (Fase 3, CIF) al no cubrir sus necesidades alimentarias a pesar de las estrategias de respuesta atípicas, excepto en áreas cubiertas por asistencia hasta agosto.

    • En oriente, la disminución estacional en las opciones para la generación de ingresos y el consumo de las reservas provenientes de la cosecha de Postrera, forzará a los hogares más pobres a recurrir a estrategias de respuesta inusuales para llenar sus necesidades alimentarias, ubicándose en Estrés (Fase 2, CIF), con focos de población en Crisis (Fase 3, CIF).


    Situación actual

    Para la primera quincena de marzo, la asistencia alimentaria planificada llevaba un avance del 10 por ciento, cubierto casi en su totalidad por el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Aún existía dificultad por parte del Gobierno para identificar los fondos para el cumplimiento de las tres restantes entregas de las seis previamente planificadas como parte de la respuesta gubernamental a la problemática de la sequía ocurrida en 2014.

    Los precios de febrero 2015 para maíz y frijol negro a lo largo del país mostraron estabilidad al compararse con el mes anterior, debido a una oferta continua proveniente de la cosecha previa (Postrera en oriente, de la cual aún hay inventarios) y la actual en el norte que incluye la cosecha en el área del Río Polochic, que se espera continúe hasta abril, debido a que la siembra se hizo de manera escalonada. La oferta también proviene del maíz procedente de México. A diferencia de los meses previos, ahora ya no se reportan flujos de frijol negro mexicano, algo que resultó inusual como consecuencia de una sobreproducción en el país vecino. Al compararlos con los precios de febrero 2014, los precios reportados para Ciudad de Guatemala están mostrando incrementos significativos de entre 6.3 y 15.7 por ciento en el caso del maíz blanco, y entre 8.4 y 17.6 por ciento para el frijol negro. En ambos casos, las variaciones se deben a los muy bajos precios de 2014, ocasionados por una producción arriba del promedio en la cosecha de Postrera 2013, en la región del norte de Guatemala, México, y el resto de la región centroamericana, lo que redujo las exportaciones hacia los países vecinos.

    De acuerdo al informe de FAO, al 28 de febrero, en las regiones del norte y el sur los hogares más pobres se reaprovisionarán con la actual cosecha. En cambio, los hogares ubicados en el oriente y el occidente ya no cuentan con reservas de granos básicos desde enero, lo que significa que han debido recurrir a la compra como fuente de alimentos dos meses antes de lo usual. Este adelanto en la finalización de las reservas, como ya se ha mencionado en informes previos, se debe a las pérdidas de cultivos ocasionadas por la canícula prolongada de 2014.

    La temporada de alta demanda de mano de obra no calificada ha concluido. De aquí hasta octubre, la disponibilidad de fuentes de ingreso será estacionalmente baja, lo que reduce la capacidad adquisitiva de los hogares pobres, con especial énfasis en los afectados por la sequía y/o la roya del café, puesto que tienen una mayor necesidad de efectivo para cubrir la compra de alimentos para el consumo. 


    Suposiciones actualizadas

    Las suposiciones utilizadas por FEWS NET para desarrollar el escenario de seguridad alimentaria más probable para el período de enero a junio 2015 han sido modificadas, de la siguiente manera:

    • El boletín informativo sobre el fenómeno de El Niño de los Servicios Meteorológicos de la región, coordinados por el Comité Regional de Recursos Hídricos (CRRH), indica que las condiciones de temperatura del océano son consistentes con un evento de El Niño, que podría durar de tres a cuatro meses. La Administración del Océano y la Atmósfera de los Estados Unidos (NOAA), coincide en lo anterior pues a inicios de marzo declaró oficialmente el evento de El Niño. Todo lo anterior significa que la primera parte de la temporada de lluvias durante este año podría verse afectada con un inicio irregular y déficit en los acumulados para las áreas del país afectadas durante los últimos tres años por condiciones de precipitación similares al pronóstico. Las consecuencias en la producción de Primera, sin embargo, no será evidente hasta la época de cosecha, entre agosto y septiembre.
    • El PMA ejecutará USD 3 millones de FFP/USAID y EUR 2 millones (USD 2.26 millones) provenientes de ECHO, para asistencia alimentaria en la modalidad de entrega de efectivo y cupones, que será entregada a partir de mediados de mayo. Se atenderán aproximadamente 9,000 y 10,500 familias, respectivamente. Las áreas a atender son algunos municipios de Quiché y Jalapa, por cuatro meses, y Huehuetenango y San Marcos, por tres meses. Adicionalmente, ECHO está pendiente de definir el apoyo de EUR 1 millón (USD 1.13 millones) para la entrega de alimentos para 5,000 familias adicionales a través de un consorcio de Organizaciones No Gubernamentales hasta la salida de la cosecha.  

    Perspectiva proyectada hasta Junio de 2015

    Al concluir las reservas de granos básicos y la finalización de la época de alta demanda de mano de obra, la situación de seguridad alimentaria de los hogares más pobres empieza a deteriorarse estacionalmente, al entrar de lleno en la temporada anual de escasez de alimentos. En marzo la mayoría de hogares pobres no cuenta ya con reservas de granos básicos provenientes de su producción. No obstante, existen áreas afectadas por shocks climáticos, donde estas reservas fueron mínimas, si no nulas, y concluyeron mucho antes de lo usual. De aquí hasta la próxima cosecha de Primera, que ocurrirá en agosto/septiembre, deberán depender en gran parte de la compra como fuente de alimentos, haciéndolos más vulnerables al incremento en los precios.

    Se prevé que los precios de los granos básicos inicien su tendencia alcista de acuerdo a la estacionalidad a partir de abril, a la vez que las opciones de empleo y los jornales pagados disminuyen normalmente, según la época del año, lo que reduce el acceso que los hogares tengan a los alimentos. Sin embargo, dado que la mayoría de las zonas geográficas del país no tuvieron una afectación climática por el déficit de lluvias durante 2014, estos hogares recurrirán a estrategias de respuesta usuales para compensar esta dificultad de acceso, y lograrán llenar sus necesidades alimentarias básicas. En consecuencia, los hogares en la mayoría de las zonas geográficas del país estarán clasificados en inseguridad alimentaria aguda Mínima (Fase 1, CIF) durante este período.

    La excepción son los hogares ubicados en el llamado corredor seco, que abarca áreas en el oriente y el altiplano occidental templado del país, donde la canícula fue excepcionalmente larga durante 2014, y que además fueron impactados por la aún vigente crisis del café, resultado de los daños ocasionados por el hongo de la roya. Estos hogares recibieron un doble shock que afectó sus ingresos en efectivo a la vez que los forza a recurrir a la compra para la obtención de maíz y frijol, entre otros alimentos. Es importante mencionar que muchos de estos hogares han sufrido shocks similares de manera recurrente durante los últimos tres años, lo que los hace menos resilientes al reducir sus opciones de respuesta. Así, las estrategias a las que pudieran recurrir, en muchos casos, son negativas e insuficientes para cubrir sus necesidades básicas alimentarias, además de las no alimentarias. La asistencia, hasta febrero, permitió a los hogares receptores llenar parte de esos requerimientos alimentarios. La situación durante marzo es incierta, puesto que el gobierno aún no ha logrado desembolsar los fondos necesarios para la compra y distribución de una cuarta entrega, de las seis que establecía el plan de respuesta ante la sequía de 2014. Las únicas áreas ya cubiertas están siendo atendidas por el PMA. Por lo anterior, se prevé una clasificación de Crisis (Fase 3, CIF) para los hogares afectados por la sequía y la problemática del café en el altiplano occidental templado durante el período que resta al que esta perspectiva se circunscribe, con excepción de algunos municipios que serán atendidos por el PMA quienes, gracias a esta asistencia, estarán en Estrés (Fase 2!, CIF).

    En el oriente, a diferencia de la región anterior, existe la opción de una segunda temporada agrícola llamada Postrera. Esta en su mayoría se ocupa para la producción de frijol, no así de maíz. El régimen de lluvia durante esta temporada en 2014 fue mejor a la de Primera, lo que permitió que, en términos generales, la cosecha fuera promedio, mejorando la disponibilidad de grano en el mercado y una disminución del precio de venta en el mismo. Igualmente, permitió a los hogares más pobres llenar sus reservas de frijol, mas no de maíz. Además, obtuvieron ingresos provenientes de su venta, que en algunos casos se destinó para el pago de deudas adquiridas durante la Primera. Su dependencia de la compra aumentó, ahora que las reservas se han consumido, y deberán recurrir a estrategias de respuesta que incluyen la reducción en los gastos para cubrir sus necesidades no alimentarias o la venta de animales de patio, entre otras. Esta región permanecerá en Estrés (Fase 2, CIF) desde abril hasta la próxima cosecha en agosto. Sin embargo, existen focos de población que estarán en Crisis (Fase 3, CIF) pero que no representan más del 20 por ciento del total de población en el área para definir su clasificación.

    Figures

    Figura 1

    Fuente:

    Este informe presenta un análisis de las condiciones actuales de inseguridad alimentaria aguda y cambios en la última proyección de FEWS NET respecto a los resultados de inseguridad alimentaria aguda en la geografía especificada durante los próximos seis meses. Conozca más sobre nuestro trabajo. 

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top