Skip to main content

El ciclo de primera ya inició en todo el país

  • Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Junio 2012
El ciclo de primera ya inició en todo el país

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Actualización de la perspectiva de la seguridad alimentaria hasta septiembre 2012
  • Mensajes Clave
    • La siembra de primera ya dio inicio en prácticamente todo el país, con muy buenos reportes de la situación de la mayoría de los cultivos. La cosecha de esta temporada se espera ocurra entre agosto y septiembre, con lo que se daría por finalizada la temporada anual de escasez de alimentos.

    • Los precios del maíz blanco han disminuido considerablemente respecto a los reportados el año pasado, aunque aún se encuentran por arriba del promedio histórico. El del frijol negro, por otro lado, muestra un ligero incremento, esperado de acuerdo a su comportamiento estacional.

    • Se espera una canícula muy marcada a mediados de julio que tiene el potencial de afectar el rendimiento de los cultivos de primera. Adicionalmente, un 50 por ciento de probabilidad del desarrollo del fenómeno de El Niño durante la segunda parte del año podría poner en riesgo la temporada de postrera, debido a una reducción en las lluvias.   


    Actualización de la perspectiva de la seguridad alimentaria hasta septiembre 2012

    Las lluvias se han establecido en todo el país, y con ellas el inicio de la temporada agrícola de primera, que principalmente produce maíz. Según informes de campo recabados por socios de FEWS NET, la siembra de primera se llevó a cabo en casi todo el país durante mayo y, en algunos casos, a inicios de junio. El departamento de Petén y algunas áreas de Alta Verapaz, sin embargo, aún no ha iniciado las siembras. Dado que las lluvias han sido regulares en las últimas semanas, el desarrollo de los cultivos es el esperado, con excepción de algunas áreas de Baja Verapaz y Retalhuleu, donde se reporta estrés debido que los agricultores adelantaron las siembras.

    La entrega de fertilizante subvencionado por parte del gobierno no se ha realizado de acuerdo a la planificación inicial. Existen algunos municipios donde efectivamente ya se entregó, pero falta distribuir, por lo menos, la mitad de este producto. Las áreas del altiplano, que cuentan con un único ciclo productivo, y donde sembraron entre finales de abril e inicios de mayo, ya no se benefician de una fertilización en este momento, y dada la poca capacidad adquisitiva de los agricultores de subsistencia en esta área, es poco probable que ellos hayan comprado independientemente sus fertilizantes. La falta de este insumo reduce el rendimiento de los cultivos, lo que significa una menor disponibilidad de grano para las reservas en el hogar.  Los agricultores en el oriente, sin embargo, sí compraron fertilizante al no recibir el producto subvencionado, aunque en menor cantidad. Esto ayudará en el desarrollo de los cultivos y el posible rendimiento.

    La perspectiva climática trimestral, emitida por el servicio meteorológico en el marco del Foro Centroamericano del Clima, indica que las lluvias durante junio serán copiosas y favorables para el desarrollo de los cultivos. Sin embargo, durante julio se prevé una canícula bien marcadas a partir del 10 del mes, sin descartar que durante este mes las lluvias, en general, pudieran ser deficitarias. De acuerdo a las fechas de siembra y al período de crecimiento de los cultivos, para la segunda decadía de julio, estos se encontrarán en etapa de floración y fructificación (con excepción del altiplano). La disponibilidad de suficiente agua durante estos períodos del desarrollo del cultivo resulta esencial para lograr un buen rendimiento. Una canícula muy marcada y más seca de lo normal podría reducir el recurso hídrico y, por tanto, la cosecha al final del ciclo de primera. Las implicaciones de esta reducción serán evidentes con reservas menores a lo normal en los hogares de los agricultores de subsistencia, lo que significará una menor duración de las mismas a partir de octubre. Sin embargo, la temporada anual de escasez de alimentos efectivamente finalizará entre agosto y septiembre, al salir esta cosecha.

    De acuerdo a la actualización realizada por expertos de NOAA (Administración de Océanos y Atmósfera de los Estados Unidos, por su siglas en inglés) y el IRI (Instituto de Investigación Internacional para el Clima y la Sociedad, por sus siglas en inglés), existe un 50 por ciento de probabilidad de que se desarrollen condiciones de El Niño durante los siguientes seis meses. Si efectivamente este fenómeno se desarrolla, la lluvia en la segunda parte de la época lluviosa podría tender a ser menor al promedio, lo que tiene el potencial de ocasionar daños y pérdidas en los cultivos de postrera, especialmente en el caso del maíz. Sin embargo, es de vital importancia que se mantenga el monitoreo de los informes que el servicio meteorológico emita en este respecto.

    La temporada de huracanes en el Océano Atlántico dio inicio oficialmente el 1 de junio, mientras que la temporada en el Pacífico Oriental lo hizo el 15 de mayo, con la formación de por lo menos dos eventos tropicales en cada océano. La predicción para ambas temporadas, por parte de NOAA, es de un desarrollo cercano a lo normal. Esto significa una actividad menor a la de los últimos años para el Atlántico, en el cual se esperan de nueve a 15 tormentas con nombre, de las cuales cuatro a ocho podrían convertirse en huracanes, y de uno a tres de estos se convertirán en huracanes mayores (categorías 3-5 en la escala Saffir-Simpson). Adicionalmente, si El Niño se desarrolla, los expertos indican que las condiciones serán menos favorables para la formación de huracanes pero que se vería una intensificación de la actividad hacia finales de la temporada (agosto-octubre). En todo caso, una menor actividad de huracanes en cualquiera de los dos océanos no significa que el país no pueda ser influenciado directa o indirectamente por algún evento tropical. Por lo tanto, se recomienda estar atentos a los reportes que emita el servicio meteorológico nacional.

    Los precios de maíz blanco disminuyeron en mayo gracias al flujo de la cosecha de maíz blanco proveniente del Norte. Sin embargo, a medida que finalice este flujo el precio irá en aumento de acuerdo a su estacionalidad. En el caso del frijol negro, desde mayo se reporta un incremento en el precio, tanto del mayorista como al consumidor. Esto se debe a que ya no hay producto recién cosechado y el mercado nacional se empieza a abastecer de producto almacenado. El precio del maíz blanco al consumidor, al 13 de junio, se encuentra un 21.52 por ciento por debajo del presentado en junio 2011, mientras que el del mayorista se encuentra un 34.05 por ciento menos del de ese mes. El precio del frijol, por otro lado, no ha variado significativamente respecto al año anterior para el minorista, y ha aumentado en un 2.39 por ciento en el caso del mayorista. Los precios de ambos granos se encuentran aún por arriba del promedio de los últimos cinco años.

    De acuerdo a información recolectada por FEWS NET, en este momento no hay flujo de granos, ni desde ni hacia México por la Franja Transversal puesto que en el mercado nacional hay suficiente disponibilidad y los precios no son atractivos para los comerciantes mexicanos; sin embargo, información de campo de FAO indica que este flujo sí está presente desde México al norte y occidente del país. Este flujo de granos es normal durante esta época y ayuda a regular el precio en el mercado.

    Respecto al desarrollo del cultivo de café, y su relación con la posible demanda de mano de obra no calificada para la cosecha 2012/2013, en esos momentos se está iniciando el desarrollo de los nuevos frutos que serán cosechados desde septiembre 2012 hasta abril 2013, de acuerdo a los diferentes pisos altitudinales del país. La actual caída de precios internacionales tiene el potencial de desestimular un poco la inversión en las fincas. Sin embargo, de acuerdo a expertos en el tema, US$ 160 (por quintal oro) sigue siendo un precio que permite las inversiones, por  lo que al momento no se prevé una reducción considerable en la cosecha, y por ende en la cantidad de jornales a contratar, pues estarían dentro de los rangos manejados en los últimos ocho años.  La influencia de los factores climáticos será una variable a monitorear, pues esta podría repercutir, más que el precio internacional, en la cantidad de café producido al final de la temporada.

    La categorización de los hogares establecida en el informe de perspectiva de seguridad alimentaria de abril a septiembre se mantiene.

    Figures Calendario estacional y eventos críticos

    Figura 1

    Calendario estacional y eventos críticos

    Fuente: FEWS NET

    Este informe presenta un análisis de las condiciones actuales de inseguridad alimentaria aguda y cambios en la última proyección de FEWS NET respecto a los resultados de inseguridad alimentaria aguda en la geografía especificada durante los próximos seis meses. Conozca más sobre nuestro trabajo. 

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top