Skip to main content

El impacto de las lluvias en la seguridad alimentaria será evidente en marzo 2012

  • Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria
  • Guatemala
  • Noviembre 2011
El impacto de las lluvias en la seguridad alimentaria será evidente en marzo 2012

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria hasta diciembre 2011
  • Mensajes Clave
    • Evaluaciones en campo del Ministerio de Agricultura, y PMA juntamente con MFEWS, determinaron que la magnitud de los daños y pérdidas en la producción de granos básicos, a consecuencia de las fuertes lluvias de octubre, no fue significativa para el abastecimiento al mercado nacional, con pérdidas del 2 por ciento en maíz y 1.5 por ciento en frijol. 

    • Sin embargo, los hogares de subsistencia impactados sí verán un deterioro de su seguridad alimentaria, especialmente en el altiplano donde las pérdidas no fueron tan extensas pero cuyos hogares de subsistencia no cuentan con la opción de la postrera o una resiembra. Las zonas más afectadas en términos de extensión son la costa sur, Alta Verapaz y Petén.

    • La afectación de las fuertes lluvias durante octubre en la seguridad alimentaria se prevé sea mayor a partir de marzo, cuando las opciones de empleo se reduzcan considerablemente y los hogares afectados ya no cuenten con reservas.

    • Se prevé que la postrera tenga una cosecha normal debido a su inicio posterior a las lluvias o a la re-siembra con riego o humedad residual.  Una pérdida menor a la prevista vendrá a regular los precios en el mercado, que mostrarán una tendencia a la baja hasta diciembre aunque se encuentren aún elevados respecto al promedio de los últimos cinco años. De enero a marzo se espera un leve aumento estacional.


    Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria hasta diciembre 2011

    Las carreteras principales que fueron dañadas por las fuertes lluvias de octubre han sido rehabilitadas para facilitar la comunicación. Sin embargo, continúan los problemas de acceso debido al mal estado de carreteras secundarias y de puentes de menor envergadura, que el gobierno no ha atendido aún, aunque la situación no es tan crítica como inmediatamente después del evento.

    La temporada de lluvias ha concluido al iniciar noviembre, dando inicio a la época de frentes fríos y heladas, que se extiende hasta febrero/marzo. La perspectiva para de diciembre 2011 a marzo 2012 indica que se prevé un comportamiento normal en las regiones del Norte, Franja Transversal del Norte y la región del Caribe, donde como comportamiento normal no se marca una finalización de las lluvias, a consecuencia del ingreso de frentes fríos que contribuyen con precipitaciones. Para el resto del país, se espera también un comportamiento normal de algunas lluvias propias de las condiciones climáticas para este período, aunque no se descartan eventos de lluvia aislados, con precipitaciones importantes. En lo que a frentes fríos se refiere, se prevé una temporada normal, con el ingreso de 13 a 15 eventos, lo que podría favorecer la presencia de heladas en el altiplano.

    El fenómeno de La Niña aún se encuentra vigente para el período que abarca esta perspectiva, y se espera que se regrese a condiciones neutrales alrededor de mayo 2012. También debe tomarse en cuenta que la temporada de huracanes concluye hasta finales de noviembre, por lo que no puede descartarse la influencia de algún evento ciclónico tropical durante este mes. De ocurrir, esto modificaría considerablemente las condiciones actuales del país, que al momento aún se encuentra altamente vulnerable, luego de las constantes lluvias ocurridas en octubre.

    Luego de varias semanas posteriores a la finalización de las copiosas lluvias, producto de la depresión tropical 12-E y un fuerte sistema de baja presión, los reportes de campo elaborados por el Ministerio de Agricultura y una visita de campo conjunta entre MFEWS y PMA empiezan a definir la situación real en el área agrícola. De esta cuenta que las pérdidas reportadas no son significativas para el abasto del mercado nacional, pues representan un aproximado del 2 por ciento de la producción total de maíz y el 1.5 por ciento de frijol. Sin embargo, los daños y pérdidas en la producción de agricultores de subsistencia son significativos para los hogares afectados.

    De estas evaluaciones puede determinarse que la mayoría de agricultores ya habían cosechado el maíz de la primera, en todas las regiones del país con excepción del altiplano, cuya cosecha ocurre hasta noviembre/diciembre. Los daños y pérdidas se reportan en los cultivos que aún no habían sido cosechados, debido a que un escalonamiento en las siembras a inicios del año ocasionó que una fracción de las mismas alcanzara su madurez hasta finales de octubre. Asimismo, los agricultores que acostumbran a dejar doblado el maíz en campo, en lugar de almacenarlo en sus hogares, también sufrieron daños debido a la excesiva humedad alrededor de las mazorcas. Por lo tanto, los hogares de estas regiones cuentan ya con reservas para, por lo menos, un mes, esperando la cosecha de postrera, que fue menos afectada.

    El altiplano es una excepción, pues tiene únicamente una cosecha al año, y en las áreas focalizadas donde fue afectada significará una reducción considerable de las reservas de alimentos a nivel de hogares. Sin embargo, se prevé que los hogares afectados abastecerse de granos a través de la compra en los próximos meses, aunque a medida que finaliza el primer trimestre de 2012 se prevé una mayor dificultad para agenciarse de alimentos al depender de la compra en los meses en que normalmente recurren a su producción. Como consecuencia de lo anterior, se prevé un adelanto de la temporada anual de escasez de alimentos a nivel de hogar en uno o dos meses, a partir de febrero.

    La mayoría de cultivos de postrera, tanto de maíz como de frijol, fueron sembrados posteriormente al evento de fuertes lluvias de inicios de octubre. De ahí que las pérdidas y daños fueron mínimos; y donde efectivamente hubo pérdidas, especialmente en el Sur del país, recurrieron a una resiembra con riego para ser cosechada entre marzo y abril. Esto, y reportes de abastecimientos normales provenientes de México y las áreas excedentarias,  permitirán que los precios en el mercado se regulen y muestren un comportamiento a la baja, aunque se mantendrán elevados respecto al promedio de los últimos cinco años.

    Debe tomarse en consideración que otros países de la región también sufrieron afectaciones producto de las fuertes lluvias de octubre, tal es el caso de El Salvador cuyas pérdidas de maíz se reportan entre 40 y 50 por ciento. De ahí que la dinámica del intercambio comercial con la región, y especialmente con El Salvador, podría determinar un flujo de maíz guatemalteco a este país, lo que podría aumentar levemente los precios en el mercado nacional. La dinámica del frijol no se verá afectada puesto que la demanda de estos países es de frijol rojo, y no negro, que es la variedad mayormente consumida en Guatemala.

    La temporada anual de alta demanda de mano de obra ha dado inicio. Aunque hay reportes de daños en los cultivos que demandan de una gran cantidad de jornaleros, estos no representan un porcentaje significativo, lo que significa que la población más pobre tendrá oportunidad de emplearse en estos y obtener ingresos en efectivo importantes para la compra de alimentos y cubrir otras necesidades básicas, así como para la inversión para la próxima cosecha de primera en 2012.

    A pesar de que la situación de disponibilidad y acceso a los alimentos no se verá tan afectada como se preveía inicialmente, sí es importante mencionar que se espera un aumento considerable en los casos de infecciones respiratorias agudas, enfermedades gastrointestinales y transmitidas por vectores a consecuencia del cambio a temperaturas más frías y el exceso de humedad en el ambiente, así como en el daño importante en la infraestructura de agua y saneamiento básico. Esta situación se prevé especialmente crítica en la costa sur, y particularmente en el departamento de Escuintla, y en el oriente del país pues registran la mayor incidencia de casos de estas enfermedades, lo que mide el riesgo de enfermar por desnutrición aguda en menores de cinco años. Los departamentos de Escuintla, Santa Rosa y San Marcos tienen el 96 por ciento de los sistemas de agua dañados, haciendo a la población más vulnerable a enfermedades gastrointestinales. Todo esto vendrá, seguramente, a deteriorar el estado nutricional de la población a lo largo del período que abarca esta perspectiva, particularmente del grupo de niños menores de cinco años, que son más vulnerables a la desnutrición aguda a consecuencia de una mala salud.

    En resumen, las fuertes lluvias ocurridas en octubre afectaron una pequeña proporción de los cultivos de granos básicos de la primera, y en menor proporción aún de la postrera. Adicionalmente, el impacto en la demanda de mano de obra no calificada será muy poco hasta febrero, y los precios hasta diciembre tendrán un comportamiento a la baja, con un leve incremento para el primer trimestre de 2012. Todo esto significa que el acceso y la disponibilidad de alimentos en la mayor parte de la población no tendrán dificultades hasta febrero, aunque los hogares afectados directamente en áreas focalizadas sí verán reducidas sus existencias de grano desde ahora. Sin embargo, un aumento en la morbilidad puede ocasionar un deterioro en la situación nutricional, especialmente en los menores de cinco años. A partir de febrero, sin embargo, la situación de seguridad alimentaria podría llegar a niveles de crisis en áreas del altiplano y la costa sur del país.  Sin embargo, en general, la seguridad alimentaria para la mayoría del periodo enero-marzo estará en niveles de estrés.

    Figures Calendario estacional y eventos críticos

    Figura 1

    Calendario estacional y eventos críticos

    Fuente: FEWS NET

    Este informe presenta un análisis de las condiciones actuales de inseguridad alimentaria aguda y cambios en la última proyección de FEWS NET respecto a los resultados de inseguridad alimentaria aguda en la geografía especificada durante los próximos seis meses. Conozca más sobre nuestro trabajo. 

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top