Skip to main content

Se prevén menores cosechas en 2021 para los pequeños agricultores debido a las condiciones meteorológicas desfavorables

  • Informe de monitoreo remoto
  • El Salvador, Honduras, y Nicaragua
  • Junio 2021
Se prevén menores cosechas en 2021 para los pequeños agricultores debido a las condiciones meteorológicas desfavorables

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • PERSPECTIVA REGIONAL PROYECTADA HASTA ENERO DE 2022
  • Mensajes Clave
    • Los grandes y medianos productores alcanzarán una producción cercana al promedio en las cosechas de primera y postrera en toda la región, con cosechas por debajo del promedio para los pequeños productores, lo que limitará la generación de ingresos para los hogares pobres. Se prevén daños en los cultivos debido a las condiciones secas en el centro y el este de Honduras y el noroeste de Nicaragua, y a las precipitaciones superiores al promedio en la cuenca del Pacífico en El Salvador.

    • Los precios de los alimentos básicos se situarán por arriba del promedio durante la mayor parte del período de perspectiva en los tres países. Se espera que las importaciones ayuden a estabilizar los efectos de la reducción de la producción nacional, evitando aumentos más pronunciados.

    • La recuperación económica continuará mostrándose desigual y gradual hasta enero. La lenta vacunación contra el COVID-19 en Honduras y Nicaragua seguirá limitando la actividad económica, especialmente en las zonas urbanas, a pesar de un nivel mínimo de restricciones por el COVID-19.

    • Se prevén resultados de Crisis (Fase 3, CIF) en partes de la zona de medios de vida de producción de café en el oeste de El Salvador, en las zonas afectadas por los huracanes del norte y del sur de Honduras y en el noroeste de Nicaragua hasta la cosecha de primera en septiembre. De octubre a enero, tanto las cosechas de primera y postrera, como el aumento estacional de los ingresos procedentes del jornal en cultivos comerciales y el descenso relativo de los precios de los alimentos aliviarán la gravedad de la inseguridad alimentaria en la mayor parte de la región. Sin embargo, varias zonas del Corredor Seco seguirán en Crisis (Fase 3, CIF), especialmente en Honduras. Si bien Nicaragua se enfrentará a resultados de Estrés (Fase 2, CIF), el departamento de Nueva Segovia también es un área de preocupación dentro del Corredor Seco.

    ZONAANOMALÍAS ACTUALESANOMALÍAS PREVISTAS
    Honduras y Nicaragua

    Las condiciones secas en el centro y este de Honduras y en el noroeste de Nicaragua provocaron pérdidas en las cosechas de los agricultores que sembraron durante las primeras lluvias de mayo o de los que retrasaron la siembra entre 15 y 20 días a la espera de mejores condiciones de humedad en el suelo. En el resto de la región, el comportamiento de las lluvias ha sido irregular, pero suficiente.

    A nivel nacional, se espera una producción de primera cercana al promedio en la mayor parte de la región para los productores medianos y grandes que experimentaron lluvias casi normales y se beneficiaron del acceso a irrigación, semillas mejoradas y otros insumos agrícolas. Por el contrario, una producción inferior a la normal se prevé para los pequeños agricultores del centro y el este de Honduras y del noroeste de Nicaragua. Estos tienen acceso limitado a fertilizantes y menor capacidad de siembra luego del pobre inicio de la temporada y a las condiciones secas indicadas en los pronósticos de junio a julio del Conjunto Multi-Modelo de América del Norte (NMME, por sus siglas en inglés) y de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

     Aunque han empezado a llegar lotes de vacunas contra el COVID-19, las tasas de vacunación siguen siendo bajas, con menos del cinco por ciento de la población totalmente vacunada. Los casos diarios y las muertes siguen siendo elevados tras el aumento de mayo.Otros pronósticos del NMME y de la OMM prevén lluvias superiores a la media hasta enero en la cuenca del Pacífico durante la temporada de postrera (septiembre/noviembre), lo que provocará una ligera reducción en la producción de frijol, un cultivo sensible a la humedad, y una siembra retrasada para la temporada de apante/postrera tardía.
    El SalvadorEl rendimiento de las lluvias ha sido cercano al promedio en todo el país, con un desarrollo satisfactorio de los cultivos de primera. Se han registrado algunas inundaciones localizadas.

    En junio, las precipitaciones superiores al promedio han sido suficientes para mantener una humedad adecuada del suelo y favorecer el desarrollo de los cultivos, a pesar de que el NMME prevé precipitaciones inferiores al promedio en julio. Para el resto del período de perspectiva, se prevén precipitaciones superiores al promedio, provocando una ligera reducción de la producción de primera de los pequeños agricultores, ya que sus cultivos suelen estar situados en zonas propensas a deslizamientos, donde los agricultores tienen pocas posibilidades de resembrar o de emplear un control adecuado para hacer frente a las enfermedades. En la postrera, estos productores podrían enfrentarse a nuevas pérdidas de cosechas debido a que los cultivos sensibles a la humedad son susceptibles de sufrir enfermedades.

     La vacunación contra el COVID-19 continúa en El Salvador, con cerca del 17 por ciento de la población totalmente vacunada, según los datos del gobierno recopilados por el sitio web Our World in Data. Los casos diarios han mostrado un ligero aumento en junio, luego de estabilizarse durante los meses previos.La vacunación continuará a un ritmo constante y es probable que alcance a cerca del 50 por ciento de la población al final del período de la perspectiva.
    RegionalLos precios del maíz blanco observados en los mercados minoristas y mayoristas muestran estabilidad en los tres países en comparación con el mes pasado, y una tendencia a la baja en comparación con los precios atípicamente altos experimentados durante 2020.Según las proyecciones integradas de precios de FEWS NET, se espera que los precios del maíz blanco se mantengan cerca del promedio hasta septiembre, pero que aumenten entre un 10 y un 20 por ciento por arriba del promedio de cinco años hasta enero en todos los principales mercados de referencia (Tegucigalpa, Managua y San Salvador), especialmente en Honduras y Nicaragua. Un retraso en la cosecha y algunas pérdidas de cultivos impulsarán lentamente los precios al alza hacia el final del período de la perspectiva.
     Tras un período de precios superiores al promedio desde noviembre de 2020, los precios al por menor y al por mayor del frijol rojo se han estabilizado en comparación con el mes pasado, ya que las importaciones han aumentado el suministro. Al igual que el maíz, los precios al por mayor y al por menor del frijol rojo en toda la región están registrando descensos con respecto a los picos registrados en 2020. No obstante, los precios se mantienen por arriba del promedio de cinco años.Se espera que los precios del frijol rojo se mantengan entre un 10 y un 33 por ciento por arriba del promedio de cinco años en toda la región hasta enero, según las proyecciones integradas de precios de FEWS NET.
      Es poco probable que los gobiernos apliquen restricciones de movilidad más estrictas, esto con el fin de facilitar la recuperación económica. Se espera solo un ligero aumento de las tasas de vacunación en Nicaragua y Honduras.

     


    PERSPECTIVA REGIONAL PROYECTADA HASTA ENERO DE 2022

    Con una precipitación cercana al promedio en toda la región y con el riego y los insumos agrícolas disponibles para los grandes y medianos agricultores, se espera que la cosecha de primera sea cercana al promedio a nivel nacional. Sin embargo, los productores de subsistencia del centro y del este de Honduras y del noroeste de Nicaragua tendrán una cosecha inferior al promedio durante este ciclo debido al inicio irregular y retrasado de la temporada, al escaso acceso a semillas mejoradas, al riego limitado, a la menor capacidad de resiembra y a las condiciones secas en julio. En estas zonas, las condiciones hídricas para el maíz están muy por debajo de lo normal en comparación con los niveles promedio (Figura 1).

    Incluso con un pronóstico de lluvias acumuladas superior al promedio a partir de agosto, los pequeños agricultores volverán a enfrentarse a una producción de postrera inferior al promedio, ya que tienen menos capacidad para hacer frente a las enfermedades fúngicas en los cultivos de frijol, causadas por los altos niveles de humedad previstos. La producción postrera nacional será cercana al promedio.

    Dado que las reservas nacionales de alimentos son estacionalmente bajas en esta época del año, los mercados de toda la región dependen de las importaciones para su abastecimiento, lo que se traduce en precios estables al por menor y al por mayor para el maíz blanco y el frijol rojo. Los precios de ambos productos son inferiores a los del año pasado y los del maíz también están por debajo del promedio de cinco años, ya que las medidas para contener la propagación del COVID-19 en 2020 provocaron una importante alza en los precios de los alimentos, que a la fecha ha retrocedido. La presencia de cierta asistencia alimentaria en Honduras y El Salvador también ha contribuido a la disminución de los precios del maíz; sin embargo, se espera que los precios suban estacionalmente a medida que se acerque agosto, justo antes de la cosecha de primera. Una vez que el mercado empiece a recibir los flujos de los productos recién cosechados, los precios volverán a la normalidad.

    Se prevé que los precios del frijol rojo se mantengan por arriba del promedio durante todo el período de perspectiva en los tres países, impulsados por los precios anormalmente altos de 2020, el aumento de los precios de los fertilizantes y del combustible, la especulación y algunas pérdidas durante el ciclo de postrera. En cambio, se espera que los precios del maíz blanco sigan la tendencia estacional al alza hasta septiembre y probablemente se sitúen ligeramente por arriba del promedio entre octubre y enero. En comparación con el año pasado, el impacto de las pérdidas focalizadas en los precios del maíz se verá mitigado por la producción promedio de primera, las importaciones, la liberación de las reservas estratégicas y una demanda inferior a lo normal debido a las limitadas fuentes de ingresos.

    Actualmente, los hogares rurales dependen totalmente de la compra de sus alimentos en los mercados locales, ya que las reservas de las cosechas anteriores ya han sido consumidas. Los hogares urbanos dependen siempre de los mercados, ya que no cuentan con producción propia. Al no haber restricciones relacionadas con el COVID por el momento, el acceso físico a los mercados está abierto. Sin embargo, a pesar de los precios favorables, en comparación con el pico del año pasado, la disminución estacional de los ingresos de los hogares rurales, combinada con la escasez de puestos de trabajo y la caída del empleo formal e informal en los hogares urbanos, su poder adquisitivo se ha dificultado. El endeudamiento de la mayoría de los hogares pobres, resultado de las restricciones económicas de 2020, está limitando aún más sus ingresos. Para el período de perspectiva, se espera un aumento estacional de las oportunidades para la generación de ingresos en el último trimestre de este año hasta enero/febrero, proveniente de la temporada de cosecha de cultivos comerciales, principalmente del café, además de otros como hortalizas, maní y caña de azúcar. Según las previsiones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), la producción de café será ligeramente superior a la del año pasado en El Salvador (1.7 por ciento) y Nicaragua (al menos 5 por ciento), mientras que será inferior en Honduras (12 por ciento), debido principalmente a las repercusiones de eventos climáticos y los efectos de la roya del café. En los tres países, los ingresos no aumentarán lo suficiente como para que los hogares pobres puedan recuperar totalmente sus medios de vida de los impactos de los eventos pasados.

    El turismo y los sectores relacionados no se recuperarán en Honduras y Nicaragua, principalmente debido a la baja tasa de vacunación, ya que se espera que estos dos países sigan teniendo problemas para obtener acceso a las vacunas y para aumentar significativamente sus tasas de vacunación. Se espera que una mayor tasa de vacunación en El Salvador cubra al menos al 50 por ciento de la población para enero, lo que permitirá e incentivará el turismo. Según el Banco Mundial, el crecimiento económico de Honduras y El Salvador se proyecta en un 4.1 y 4.5 por ciento, respectivamente para 2021, con una recuperación más lenta del empleo, principalmente para las mujeres y los empleos informales en la industria y los servicios. En el caso particular de Nicaragua, debido sobre todo a la situación política, la economía sólo experimentará un aumento del 0.9 por ciento en 2021 y no se espera que vuelva a los niveles previos a la pandemia antes de 2023. A nivel regional, las remesas seguirán sosteniendo a los hogares receptores como lo han hecho durante el último año y medio.

    La primera mitad de este período de perspectiva cubre las condiciones más críticas según el calendario estacional, mejorando gradualmente a medida que avanza el período. Se prevén resultados de Crisis (Fase 3, CIF) para las zonas en las que los hogares aún no han recuperado sus medios de vida y la infraestructura sigue dañada por los huracanes Eta e Iota (incluidos los departamentos de Cortés, Colón, Atlántida y Santa Bárbara en Honduras y los departamentos de Jinotega, RACCN y RACCS en Nicaragua). Esto también se extiende a los hogares rurales pobres de la zona de medios de vida de producción de café en El Salvador, especialmente en el departamento de Ahuachapán, que han estado luchando con una disminución continua de sus cosechas de café durante los últimos años y que también sufrieron significativamente los impactos económicos de la pandemia del COVID-19. Estos hogares verán una mejora estacional a finales de septiembre/octubre cuando comiencen las cosechas de primera y los precios disminuyan en consecuencia, y de nuevo en noviembre con el inicio de la alta demanda de mano de obra. En la segunda mitad del período de la perspectiva, estas zonas verán una recuperación económica progresiva, mejoras estacionales en las opciones laborales y cosechas cercanas al promedio. Sin embargo, estos factores no supondrán una mejora suficiente para la zona cafetalera salvadoreña, que seguirá en Crisis (Fase 3, CIF).

    Los hogares de los agricultores de subsistencia de los departamentos hondureños de Choluteca, La Paz, Valle, la parte oriental de Olancho y, sobre todo, El Paraíso, así como de los departamentos nicaragüenses de Estelí, Madriz, Matagalpa y Nueva Segovia, es probable que tengan un retraso en la cosecha de primera y por debajo del promedio, debido a la irregularidad y a los déficits de producción desde el inicio de la temporada, lo que reducirá sus reservas de alimentos y prolongará la temporada de escasez entre 15 y 20 días. Una postrera por debajo del promedio también afectará sus existencias de alimentos y sus ingresos, ya que la mayoría vende una parte de su frijol por dinero en efectivo para cubrir otras necesidades básicas. A partir de octubre, un aumento estacional de la demanda de mano de obra para los cultivos comerciales probablemente aumentará los ingresos de estos hogares. Teniendo en cuenta estos factores, la disminución de las reservas se compensará parcialmente a través de la compra en el mercado con los ingresos procedentes de la venta de mano de obra, junto con estrategias de respuesta que les permitirán satisfacer el consumo básico de alimentos, clasificándolos en la categoría de Estrés (Fase 2, CIF). No obstante, habrá hogares en todo el Corredor Seco, particularmente en Honduras, donde las pérdidas de la cosecha de primera serán significativas o totales, ya que no pudieron resembrar, no tienen cosechas propias y probablemente recurrirán a estrategias de respuesta más críticas para cubrir sus necesidades, a pesar de las oportunidades laborales estacionales. Se espera que estos hogares continúen en Crisis (Fase 3, CIF). En general, se espera que Nicaragua enfrente resultados de Estrés (Fase 2, CIF) a lo largo del período de la perspectiva, aunque el departamento de Nueva Segovia es un área de preocupación.

    Por último, se esperan resultados de Estrés (Fase 2, CIF), con los hogares más pobres en Crisis (Fase 3, CIF), en las partes restantes de El Salvador y Honduras para quienes trabajan en servicios, comercio y turismo interno. Es probable que las industrias relacionadas tengan una recuperación parcial, pero que permanezcan por debajo de lo normal, debido a la lenta recuperación económica. El acceso a los alimentos para estos hogares se mantendrá por debajo de lo normal, dado que dependen de la compra de alimentos y son vulnerables a las crisis de ingresos y precios.

    Eventos que podrían cambiar la perspectiva

    Tabla 1. Posibles eventos en los próximos ocho meses que podrían cambiar el escenario más probable

    ÁreaEventoImpacto en los resultados de la seguridad alimentaria
    RegionalHuracanes Según la recopilación del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona y de las Predicciones Estacionales de Huracanes de la Universidad Estatal de Colorado, se prevé una temporada de huracanes superior al promedio de junio a noviembre de 2021. Dependiendo de la trayectoria y la magnitud de las tormentas, los impactos directos o indirectos podrían cambiar las perspectivas de producción de cultivos y afectar negativamente a otras fuentes de ingresos y alimentos. Las pérdidas de cultivos y otros medios de vida probablemente aumentarían la población en situación de Estrés (Fase 2, CIF) y Crisis (Fase 3, CIF).

     

    Figures CALENDARIO ESTACIONAL PARA UN AÑO TÍPICO

    Figura 1

    CALENDARIO ESTACIONAL PARA UN AÑO TÍPICO

    Fuente: FEWS NET

    Figura 1. Anomalía en el Índice de satisfacción de las necesidades hídricas (WRSI) para el maíz en comparación con el promedi

    Figura 2

    Figura 1.

    Fuente: FEWS NET

    Para el monitoreo remoto, típicamente un(a) coordinador(a) trabaja a través de la oficina regional más cercana. Con apoyo de datos de los socios, el(a) coordinador(a) utiliza el desarrollo de escenarios para llevar a cabo el análisis y producir los reportes mensuales. Es posible que los países de monitoreo remoto cuenten con menor información disponible y como consecuencia, los reportes tengan menos detalle que los países con presencia de FEWS NET. Para conocer más sobre nuestro trabajo, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top