Skip to main content

Agudización de inseguridad alimentaria hasta agosto, por establecimiento temprano de temporada de escasez

  • Informe de monitoreo remoto
  • El Salvador, Honduras, y Nicaragua
  • Febrero 2021
Agudización de inseguridad alimentaria hasta agosto, por establecimiento temprano de temporada de escasez

Descarga el Informe

  • Mensajes Clave
  • PERSPECTIVA REGIONAL PROYECTADA HASTA SEPTIEMBRE 2021
  • Mensajes Clave
    • A pesar del incremento en los casos de COVID-19 en enero, no se prevé que los países implementen medidas de confinamiento para su contención. Esto permitirá una recuperación gradual en las estadísticas de empleo y en los ingresos. La vacunación no tendrá suficiente cobertura durante el período de análisis para tener un impacto en este escenario.

    • En el área rural, los hogares pobres y muy pobres se encontrarán en el período de escasez hasta agosto/septiembre, cuando saldrá una cosecha de primera promedio, con pocas oportunidades de ingresos, especialmente considerando las fuertes pérdidas de postrera sufridas en 2020.

    • Los precios de los granos básicos se mantendrán por arriba del promedio durante todo el período, especialmente en Honduras y Nicaragua, lo que limitará la capacidad adquisitiva de los hogares más pobres de la región.

    • De febrero a septiembre 2021, la mayor dependencia de la compra como fuente de alimentos junto con precios por arriba del promedio y una caída estacional en las opciones de empleo rural y la lenta recuperación de los empleos urbanos, ocasionará que los hogares más pobres vean un deterioro progresivo de la seguridad alimentaria hasta la cosecha de Primera, en agosto/septiembre. Los más afectados serán los damnificados por las tormentas Eta e Iota y lo ubicados en el corredor seco hondureño y la zona cafetalera de El Salvador, quienes estarán en Crisis (Fase 3, CIF) hasta la salida de la cosecha, para luego ubicarse en Estrés (Fase 2, CIF). El resto de los hogares pobres, urbanos y rurales, estarán ubicados en Estrés (Fase 2, CIF) durante todo el período de análisis.

    PAÍS

     

    ANOMALÍAS ACTUALES

    ANOMALÍAS PROYECTADAS

    Nicaragua y Honduras

    • El actual ciclo de Apante/Postrera tardía inició de manera irregular, debido al pobre estado de los suelos en las áreas más afectadas por las tormentas Eta e Iota.
    • Los precios al por mayor del maíz blanco y el frijol rojo se encuentran por encima del promedio, debido a las pérdidas significativas ocasionadas por Eta e Iota, particularmente en el caso del segundo producto.
    • Los precios al por mayor del maíz blanco y el frijol rojo se mantendrán por arriba del promedio.
    • La cosecha de Apante/Postrera tardía se prevé bajo el promedio debido a las dificultades económicas de algunos productores y al daño en los terrenos.
    • En el caso de Honduras, la cosecha de frijol será arriba del promedio pero esta producción será por parte de grandes productores que aportarán a la reserva estratégica.
    • Las elecciones presidenciales en el período de análisis en estos países podrían afectar la recuperación económica.  
    • Para Honduras se prevé la entrega de asistencia alimentaria a través de cupones o transferencias monetarias, aunque no se espera que sea suficiente para cerrar la brecha alimentaria. Para Nicaragua se prevé una mínima presencia de asistencia alimentaria.

    El Salvador

    • La cosecha de café inició de manera tardía, debido a las condiciones climáticas en 2020, por lo que el empleo continuará un mes más. La cosecha prevista también será menor a lo previsto, por los daños y pérdidas en las fincas. Esto más la dificultad de movilización por la inseguridad en algunas áreas ocasionará menos empleos y, por consiguiente, menores ingresos en el sector, especialmente para los jornaleros durante la cosecha.
    • Dada la nueva ley relacionada con la respuesta al COVID-19, no se espera que se den nuevas restricciones en el país, al menos hasta septiembre, incluso con un aumento en los casos. Sin embargo, la recuperación económica/laboral no llegará a ser total durante todo el período analizado.
    • Se continuará con la entrega de paquetes alimentarios gubernamentales por lo menos hasta mayo; la falta de información referente a contenido y cobertura de esta asistencia continuará limitando el cálculo del impacto en el consumo de los hogares receptores.

    Regional

    • Los casos de COVID-19 han disminuido, luego de un incremento en enero. Sin embargo, hay áreas como el norte de Honduras, donde la incidencia sigue siendo alta, como continuación de la segunda ola de contagios.
    • Luego de la apertura económica en El Salvador y Honduras, y una relajación en las medidas ciudadanas en Nicaragua, se reporta una leve recuperación en el empleo formal, aunque no se acerca a los niveles pre-COVID.
    • De acuerdo con los los bancos centrales de cada país, las remesas han reportado una recuperación respecto a la caída sufrida durante el segundo trimestre de 2020.
    • Se prevé una cosecha de primera dentro del promedio para los tres países, dados los incentivos gubernamentales y a pesar de las condiciones climáticas pronosticadas para los siguientes meses (inicio temprano de la temporada de lluvias y acumulados por encima del promedio).
    • La vacunación para COVID-19 a la población en general no se dará durante el período analizado.
    • Se prevé niveles promedio en la recepción de remesas para la región, con un uso mayormente destinado a necesidades básicas, pago de deudas y ahorro, y poca inversión.

    PERSPECTIVA REGIONAL PROYECTADA HASTA SEPTIEMBRE 2021

    El período de análisis inicia con la salida de la cosecha de Apante/Postrera tardía en Nicaragua y Honduras, ciclo que es mayormente destinado a la producción de frijol. Dados los extensos daños ocasionados al suelo por las inundaciones por las tormentas Eta e Iota, la siembra se realizó de manera irregular, y se prevé que los rendimientos sean menores al promedio. Sin embargo, el grano producido permitirá abastecer al mercado que tuvo que recurrir a las reservas estratégicas para compensar las fuertes pérdidas del ciclo de postrera 2020 ocasionadas por las tormentas tropicales en noviembre. El flujo de grano permitirá reducir estacionalmente el precio, aumentar los ingresos y las reservas de los hogares productores.

    Dadas las condiciones climáticas previstas para el período de análisis, con acumulaciones de lluvia cercanas al promedio y una canícula igualmente promedio, se espera que el ciclo de primera se lleve a cabo normalmente con las siembras entre abril y mayo, y con el apoyo gubernamental que se prevé, los rendimientos de maíz sean promedio a nivel nacional para los tres países. Sin embargo, los precios bajos del maíz en El Salvador podrían desincentivar a los productores comerciales. Con la salida de esta cosecha, en agosto/septiembre, las reservas alimentarias de los hogares productores aumentarán y con ellas la disponibilidad de alimentos. En el caso particular de Honduras, los buenos resultados obtenidos en 2020 hacen prever que el gobierno optará por incentivar el cultivo de frijol en grandes productores, por lo que la proporción de frijol producido en ese ciclo será mayor al de los años anteriores. Esta producción se destinará principalmente para la reserva estratégica del país.

    Los precios del maíz blanco se mantendrán por arriba del promedio durante todo el período de este análisis en Honduras y Nicaragua, mientras que, para El Salvador, estos estarán cercanos al promedio. De igual manera, los precios del frijol rojo se mantendrán por arriba del promedio, dados los shocks que este grano sufrió el año pasado. Sin embargo, no se prevé que esas anomalías lleguen a los valores máximos registrados durante el mismo período en 2020. Al igual que para el maíz, el país que registrará una menor alza es El Salvador, al comparase con Honduras y Nicaragua. En Nicaragua se esperan precios por arriba del promedio y de los niveles reportados en 2020 durante todo el periodo de análisis.

    Además de las perspectivas agrícolas, se prevé que en los próximos meses se continúe con la gradual recuperación en los niveles de empleo formal, e informal, y por consiguiente de los ingresos de los hogares en áreas urbanas y rurales, sin llegar a alcanzar los niveles pre-COVID-19, especialmente en el caso de las áreas afectadas por las tormentas en Honduras y Nicaragua. A pesar de que se espera que los casos de COVID-19 sigan en aumento en los tres países, incluso después de superada la segunda ola, no se prevé que los países establezcan medidas tan restrictivas para la movilización de la población y para la actividad económica. En El Salvador, una nueva ley que entró en vigor a finales de enero prohíbe las cuarentenas generalizadas y garantiza los derechos de la población, incluyendo el de libre locomoción, independientemente de la incidencia de casos COVID-19 en el país. En Honduras, se esperaría la continuidad de algunas restricciones durante el período de febrero a mayo, pero definitivamente sin llegar a ser tan estrictas como las decretadas en 2020. En Nicaragua, continuará sin definir restricciones para el país, y aunque la población podría fortalecer sus medidas de protección, no llegarán a los niveles de confinamiento registrados en 2020. En este último país, las dificultades políticas y las consecuencias de la cuarentena mundial del año anterior jugarán un papel más importante en la débil economía de los hogares y el país en general.

    Se espera que las vacunas COVID-19, obtenidas por los países a través del mecanismo COVAX, inicien a llegar a la región entre febrero y marzo, pero el tiempo de entrega de la totalidad de las dosis destinadas para cada país dependerá de la capacidad de producción y distribución de las farmacéuticas. El objetivo de los lotes provenientes de este mecanismo es apoyar la cobertura de vacunación del 20 por ciento de la población, por lo que los gobiernos deberán realizar compras propias adicionales con las farmacéuticas. Las vacunas provenientes de estos otros proveedores también iniciarán a ser distribuidas a la región durante el período de análisis, pero a la fecha no existe una calendarización clara para esta entrega en Honduras y Nicaragua. El Salvador, en cambio, recibió el primer lote de 20,000 vacunas de AstraZeneca el 17 de febrero, iniciando la vacunación para el personal de salud ese mismo día, según información del Ministerio de Salud. En todo caso, la vacunación a la población en general se dará de manera gradual y lenta, pues los planes de vacunación priorizarán a todo el personal de primera línea, que se encuentran más expuestos. Por todo lo anterior, no se prevé que la vacunación alcance niveles aceptables para contener la enfermedad durante el período de análisis, y las medidas de bioseguridad deberán continuar.

    Los ingresos provenientes de la cosecha de café de la reciente temporada fueron más bajos al promedio para los jornaleros de El Salvador y Honduras, a causa de daños directos a la plantación y al aumento de enfermedades. En El Salvador, las condiciones climáticas en 2020 ocasionaron que se diera un atraso en la maduración del grano y una mayor incidencia de roya, además de las pérdidas reportadas a consecuencia de las tormentas Eta e Iota; según los datos a enero 2021 la cosecha sería aproximadamente 30 por ciento menor a la del año anterior. Adicionalmente, la inseguridad imperante en el país también contribuye a dificultar el acceso de los jornaleros a las fincas, por el temor a ser víctimas de extorsiones y asaltos. En Honduras, las abundantes lluvias reportadas durante todo el período lluvioso 2020 ocasionaron un incremento en la incidencia de roya. Además, en noviembre el Instituto Hondureño de Café reportó la pérdida de 3,486 hectáreas a causa de Eta y daños por Iota a causa de deslizamientos en 104.6 hectáreas, siendo la mayoría (79 por ciento) daños y pérdidas en la finca, y solamente un 25 por ciento de daños en frutos, con una producción estimada al 31 de diciembre 58.5 por ciento menor a la producción del año anterior. Sin embargo, las dificultades de acceso durante las tormentas, pues 23 por ciento de las fincas estaban en cosecha en ese momento, y posterior a ellas, por los daños en la infraestructura vial, ocasionaron pérdidas en la producción por no realizarse la recolección en tiempo, y falta de ingresos para los jornaleros que no pudieron trabajar durante ese periodo. En el caso particular de Nicaragua, los ingresos por café serán promedio ya que se logró la coordinación con las autoridades migratorias en Costa Rica, para que se les permitiera a los jornaleros migrantes nicaragüenses el acceso a ese país para la cosecha. La producción nacional nicaragüense reportó una afectación de aproximadamente 100,000 sacos de café (aproximadamente 3.5 por ciento de la producción estimada) por las tormentas, según el Consejo Nacional del Café en Nicaragua.

    A pesar de que el flujo de remesas tuvo una caída durante la parte más crítica de la cuarentena, durante el segundo trimestre de 2020, las estadísticas estatales dan razón de un incremento en el mismo, incluso con valores mayores a los reportados en años anteriores. Se prevé que, a pesar de que la economía mundial se encuentra en dificultades y de que hay países que han retornado al confinamiento debido a una segunda ola de COVID-19, las remesas reportarán niveles promedio, aunque con el alto índice de endeudamiento a raíz de las dificultades económicas durante el año anterior y la cautela debido a la fuerte incertidumbre del escenario económico durante este año, se espera que los hogares receptores las destinen para el pago de deudas, cubrir las necesidades básicas y el ahorro, recurriendo a la inversión en menor proporción.

    En lo que la asistencia humanitaria gubernamental se refiere, en Honduras se prevé la entrega de asistencia alimentaria gubernamental a 283,500 personas en los siguientes dos meses, a través transferencias monetarias familiares de 82.17 USD (2,000 HNL), y raciones alimentarias para aproximadamente 660,779 personas atendidas por organismos de la cooperación internacional. Sin embargo, no se espera que toda esa asistencia sea suficiente para cerrar la brecha alimentaria. Para Nicaragua se prevé una mínima presencia de asistencia alimentaria, mientras que, en El Salvador, se continuará con la entrega de paquetes alimentarios gubernamentales, especialmente debido a que la ley mencionada anteriormente obliga al gobierno a velar por la seguridad alimentaria de la población, aunque no hay detalle de tamaño de la ración, frecuencia y cobertura. Es importante mencionar, sin embargo, que la entrega de asistencia alimentaria en especie ha tenido un efecto negativo en los productores y comerciantes nacionales, pues se basa en producto importado y reduce las ventas locales.

    Resultados esperados de la seguridad alimentaria: De febrero a mayo 2021, se espera que los hogares muy pobres de los tres países, tanto en el área urbana como rural, tengan dificultades para la generación de ingresos debido a que estacionalmente las opciones de empleo son bajas y porque la recuperación económica aún es muy lenta, con niveles de desempleo altos. En esta época, los hogares rurales, al igual que los urbanos durante todo el año, tienen una alta dependencia de la compra como fuente de alimentos hasta la cosecha de primera en septiembre. Son de especial interés los hogares urbanos más pobres de la región que tendrán una recuperación económica muy lenta luego de la pandemia, los ubicados en las áreas afectadas por las tormentas Eta e Iota, en el área rural del corredor seco hondureño y la zona cafetalera de El Salvador. En un año normal, estos hogares no cuentan con reservas durante esta época, lo que los hace más dependientes de la compra; sin embargo, las pérdidas en su producción de granos básicos durante 2020, las afectaciones en las fuentes de ingresos por una menor producción de café y otros empleos informales (como el trabajo doméstico y el comercio de artículos varios) y la pérdida de bienes en 2020, directamente a consecuencia de las tormentas o por la venta de ellos como una estrategia de respuesta crítica para enfrentar la caída en los ingresos a causa de las medidas anti COVID-19, ocasionará que su poder adquisitivo sea menor, reduciendo su acceso a los alimentos, produciendo un inicio temprano de la temporada anual de escasez de alimentos. Estos hogares deberán recurrir a varias estrategias de respuesta categorizadas en crisis, tales como una reducción en los gastos de salud y educación, mayor utilización de ahorros y endeudamiento, así como la venta de bienes productivos para obtener sus alimentos. Sin embargo, también se prevé que, a pesar de lo anterior, continúen recurriendo a la reducción en la cantidad y calidad de la dieta, incluyendo la reducción del tamaño de las porciones, los tiempos de comida e incluso pedir comida prestada, comportamientos ya presentes en 2020 durante la cuarentena. Por lo anterior, se espera que estos hogares continúen en Crisis (Fase 3, CIF). El resto de los hogares pobres se espera que continúen en Estrés (Fase 2, CIF) ya que en los tres países se prevé que la reactivación económica permita mayor disponibilidad de alimentos y un aumento gradual en los ingresos para la mayoría de la población, aunque para Nicaragua se prevé que esta reactivación sea menor por el escenario político del país.

    De junio a septiembre 2021 se espera que las condiciones de inseguridad alimentaria se agudicen de manera estacional hasta antes de la cosecha de Primera, en agosto/septiembre, con una menor disponibilidad de reservas alimentarias en los hogares productores del área rural. Además, el hecho de que los precios presenten un alza adicional al comportamiento estacional, en un período en el que los hogares rurales y urbanos más pobres dependen prácticamente de la compra como fuente de alimentos, limitará el acceso a los alimentos. En este período las opciones para la generación de ingresos son estacionalmente bajas, lo que reduce aún más el poder adquisitivo de esos mismos hogares. Por lo anterior, se espera que los hogares más pobres de las áreas mayormente afectadas en el período anterior continúen en Crisis (Fase 3, CIF) hasta la salida de la cosecha de Primera, mientras que el resto de hogares pobres urbanos y rurales continuarán en Estrés (Fase 2, CIF), aunque su situación muestre una leve mejoría con la salida de la cosecha y con la progresión en la recuperación económica de los países.

    Durante ambos períodos de análisis, se prevé que la asistencia alimentaria brindada no sea suficiente para cerrar la brecha alimentaria que presentan, especialmente aquellos hogares en Fase 3.

    Figures El precio del maíz blanco en El Salvador se encuentra siguiendo una tendencia estacional cerca del promedio

    Figura 1

    Figura 1

    Fuente: Elaboración FEWS NET con información de Sistemas de Información de Mercados de …

    El precio del frijol rojo en El Salvador se encuentra siguiendo una tendencia estacional cerca del promedio

    Figura 2

    Figura 2

    Fuente: Elaboración FEWS NET con información de Sistemas de Información de Mercados de …

    El precio del maíz blanco en Honduras sigue una tendencia estacional por arriba del promedio

    Figura 3

    Figura 3

    Fuente: Elaboración FEWS NET con información de Sistemas de Información de Mercados de …

    El precio del frijol en Honduras sigue una tendencia estacional por arriba del promedio

    Figura 4

    Figura 4

    Fuente: Elaboración FEWS NET con información de Sistemas de Información de Mercados de …

    El precio del maíz en Nicaragua se encuentra por arriba del promedio

    Figura 5

    Figura 5

    Fuente: Elaboración FEWS NET con información de Sistemas de Información de Mercados de …

    El precio del frijol en Nicaragua se encuentra por arriba del promedio

    Figura 6

    Figura 6

    Fuente: Elaboración FEWS NET con información de Sistemas de Información de Mercados de …

    Para el monitoreo remoto, típicamente un(a) coordinador(a) trabaja a través de la oficina regional más cercana. Con apoyo de datos de los socios, el(a) coordinador(a) utiliza el desarrollo de escenarios para llevar a cabo el análisis y producir los reportes mensuales. Es posible que los países de monitoreo remoto cuenten con menor información disponible y como consecuencia, los reportes tengan menos detalle que los países con presencia de FEWS NET. Para conocer más sobre nuestro trabajo, haga clic aqui.

    Get the latest food security updates in your inbox Sign up for emails

    The information provided on this Website is not official U.S. Government information and does not represent the views or positions of the U.S. Agency for International Development or the U.S. Government.

    Jump back to top