Actualización de la perspectiva de seguridad alimentaria

Acceso a alimentos se dificulta tras restricciones para frenar avance de COVID-19

Abril 2020

Abril - Mayo 2020

La mayoria del pais está en fase 2, el corredor seco y zonas urbanas en fase 3

Junio - Septiembre 2020

La mayoria del pais en fase 1 gracias a la asistencia, con el corredor seco en fase 2 gracias a la asistencia

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Minimo
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Se estima que seria al menos una fase peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Minimo
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Se estima que seria al menos una fase peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Minimo
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

Países presenciales:
1: Minimo
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Países de monitoreo remoto:
1: Minimo
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

Mensajes clave

  • A consecuencia de la epidemia del Coronavirus COVID-19 en el país, el Gobierno ha tomado medidas para evitar el contagio, entre las que resaltan las restricciones de movilización de personas, suspensión de labores en sectores no esenciales y la prohibición del transporte público. Estas regulaciones han impactado el acceso a alimentos de los hogares debido a la reducción de ingresos, particularmente de los hogares dependientes de la economía informal. A esta situación se suma la disminución de las remesas provenientes de Estados Unidos.

  • La disponibilidad de alimentos es estable en todo el país. Los mercados están operando en horario restringido, lo que limita su acceso, sobre todo de los hogares más alejados. Los precios del maíz y del frijol sufrieron un alza atípica durante marzo, a consecuencia del anuncio de las medidas decretadas por el Gobierno. Si bien los precios disminuyeron, se han mantenido por arriba de lo usual y podría continuar dicho comportamiento hasta la salida de las cosechas de Primera.

  • La reducción de ingresos ha llevado a los hogares dependientes de la economía informal y sectores golpeados por la crisis del COVID-19 a utilizar estrategias de afrontamiento de estrés tales como préstamos y créditos, uso de ahorros y ajustes en la cantidad y calidad de la dieta, por lo que la mayoría de los hogares del país enfrentará inseguridad alimentaria en Estrés (Fase 2, CIF). En el corredor seco, el acceso a los alimentos ya presentaba dificultades, a lo que se le suma el alza de los precios granos básicos y el impacto del COVID-19 en las escasas fuentes de ingresos, provocando que más hogares caigan en inseguridad alimentaria en Crisis (Fase 3, CIF).

  • Los programas recién anunciados por el Gobierno enfocados a brindar a asistencia alimentaria, ya sea en especie o por medio de transferencias monetarias, podrían mejorar los resultados de seguridad alimentaria durante tres meses - entre mayo/junio y julio/agosto - , por lo que algunas zonas del país se clasificarán en inseguridad alimentaria mínima y en estrés con asistencia alimentaria (Fase 1!, y Fase 2! CIF). Sin embargo, la mayoría de estas áreas recaerá en inseguridad alimentaria a partir de finales agosto al dejar de recibir la asistencia alimentaria. 

SITUACIÓN ACTUAL

Frente a la pandemia de COVID-19, el Gobierno decretó el 05 de marzo el Estado de Calamidad y en los subsiguientes días una serie de disposiciones para prevenir el incremento de contagios en el país que siguen vigentes durante abril. Entre estas medidas resaltan el cierre de fronteras para extranjeros y controles y medidas sanitarias a quienes ingresen al país, la suspensión de actividades del Estado y sector privado - exceptuando sectores esenciales - , prohibición del funcionamiento del transporte público urbano y extraurbano, cierre de centros comerciales, restricción de horario de funcionamiento de servicios y comercios (como supermercados, bancos, actividades agropecuarias), restricción de horario de mercados municipales y cantonales, restricción de la de locomoción a todos los habitantes y vehículos particulares dentro del departamento/municipio y en horarios establecidos. Al 27 de abril se reportan 530 casos positivos de COVID-19 según el Ministerio de Salud.

Disponibilidad de alimentos y acceso a mercados. La importación de productos alimenticios se mantiene estable. A pesar de controles sanitarios adicionales en las fronteras del país, el transporte de carga es permitido y fluye de forma constante. Las recientes cosechas nacionales de granos básicos, así como las importaciones de México, cubren la demanda local. Sin embargo, los horarios restringidos de circulación de transporte de personas, así como de apertura de mercados complica el acceso a los mercados y el flujo normal hacia mercados cantonales. Por lo que los hogares rurales que habitan lejos de las cabeceras municipales deben recurrir a las tiendas de las comunidades para la compra de alimentos básicos, muchas veces a precios más altos.

Precios de granos básicos. Como consecuencia de las restricciones anunciadas por el Gobierno, los precios de productos agropecuarios, particularmente el maíz blanco y el frijol negro, sufrieron un incremento inmediato: en los tres días posteriores al anuncio, el maíz blanco en el mercado de la Terminal en la ciudad de Guatemala pasó de Q133.00/QQ a Q197.50/QQ, el frijol de Q393.50/QQ a Q400/QQ según datos de la Dirección de Planeamiento de MAGA (DIPLAN). El precio del maíz descendió levemente y se estableció a aproximadamente en Q162/QQ hacia finales de marzo. Sin embargo, su precio continúa atípicamente elevado, mostrando variaciones de 18% al compararlo con febrero, 13% con el 2019 y del 21% con el promedio de los últimos 5 años. El precio al minorista (por libra) por regiones también muestra alzas de 15-20% al compararlo con el mes pasado. Los controles sanitarios adicionales en las fronteras y el cierre de cruce de personas han obstaculizado el flujo informal, particularmente el ingreso de maíz; a ello se añade la especulación y el acaparamiento por parte de los comerciantes intermediarios.

Ingresos. Los ingresos de los hogares han sido impactados por la suspensión de actividades laborales de empresas privadas y gubernamentales, la prohibición de circulación de transporte público y las restricciones de movilización de las personas. En abril inicia usualmente la temporada de escasez, marcada por la disminución de opciones de empleo temporal para los jornaleros agrícolas. Sin bien el sector agrícola sigue operando para garantizar el suministro de alimentos, algunos subsectores se han visto afectados por el cierre de restaurantes y hoteles, y el horario restringido de apertura de los mercados; otros sectores, tal como el textil ha sido perjudicado por cambios en la demanda internacional y el comercio en general por el cierre de centros comerciales. Esta situación ha causado recortes de personal y disminución de horas de trabajo, aunado a la problemática de la falta de transporte y limitaciones de movilidad que perjudica la búsqueda de empleo diario. De igual forma los pequeños productores de hortalizas que trabajan por cuenta propia y que deben transportar sus productos desde sus parcelas enfrentan dificultades por los horarios restringidos de circulación y operación de los centros de acopio o mercados. De acuerdo al Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), al 3 de abril (según encuesta a 500 empresas representado a 8 sectores económicos), el 47 por ciento de empresas entrevistadas se encontraba trabajando de forma parcial, y el 23 por ciento por ciento habían cesado operaciones totalmente, siendo la disminución de la demanda de sus clientes (por ejemplo el impacto por el cierre de comercios en Estados Unidos a la industria del vestuario) y el retraso de pagos los mayores obstáculos. Hasta la fecha el 40 por ciento había despedido hasta el 10 por ciento de la fuerza laboral. En Guatemala el sector formal de empleo representa aproximadamente el 30 por ciento de la población ocupada, mientras que el sector informal representa el 70 por ciento. Esta población que trabaja por cuenta propia y/o sin un contrato se dedica principalmente a las actividades agrícolas, servicios, comercio y construcción, y ha sido particularmente afectada por las restricciones de movilidad y distanciamiento que les ha impedido ganar el sustento diario. 

La migración inter e intradepartamental en búsqueda de fuentes de ingresos es usual en todo el país; la población suele viajar para emplearse en la construcción, servicios de seguridad y de limpieza, tiendas, comercio informal al por menor.

Remesas. De acuerdo a la Organización Internacional de la Migración (OIM) para el 2016, se reportaban 6 millones de personas como beneficiarias de remesas provenientes de los Estados Unidos. Los departamentos con mayor volumen de población receptora son Guatemala (21.5%), San Marcos (9.4%), Huehuetenango (8.0%) y Quetzaltenango (6.2%). De acuerdo a los perfiles de medios de vida (FEWS NET, 2017), las remesas son una fuente importante de ingresos para los hogares pobres y sobre todo para los hogares medios en muchas zonas, particularmente las que cubren el occidente del país (Zonas de Medios de Vida GT06 y GT11). La suspensión de actividades en Estados Unidos por el COVID-19 ha significado el cierre de empresas en las que trabaja principalmente la población migrante, tales como los servicios de limpieza, jardinería, agricultura, y construcción. La disminución de ingresos de los migrantes se reflejó en las remesas recibidas en marzo, que según datos del Banco de Guatemala de febrero a marzo disminuyeron aproximadamente el 8%, cuando en los últimos 10 años un el aumento mensual ha sido constante: el año pasado , de febrero a marzo registró un aumento del 20%.

Asistencia Alimentaria. En respuesta al impacto económico que las medidas decretadas han ocasionado a los hogares, el Gobierno ha realizado una serie de acciones para mitigar estos efectos, entre las que destacan: i) el Bono Familia, constituido por un fondo de seis mil millones de quetzales, dirigido a las familias más afectadas, consiste en aportes de hasta Q1,000 por familia. Entre los criterios de priorización resalta el consumo de energía eléctrica menor a 200kHWh durante febrero. Se prevé cubrir a un total de dos millones de familias durante tres meses, iniciando en mayo; (ii) Apoyo al Comercio Popular dirigido a trabajadores de la economía informal, para cubrir a doscientos mil personas a quienes se les hará una única entrega de Q1,000. (ii) Programa de Apoyo alimentario y prevención del COVID-19, destinado a atender 1.2 millones de hogares, que se ejecutará en partes iguales entre el Ministerio de Desarrollo que cubrirá 10 departamentos y el Ministerio de Agricultura que trabajará en 12. Atenderán aquellos hogares que no reciban el Bono Familia, a quienes se les entregará asistencia alimentaria en especie o un cupón de Q350 canjeable por alimentos de la canasta básica, medicina, insumos para evitar la propagación del COVID-19. Los aportes y periodicidad de entrega dependerán de la conformación de la base única de datos de beneficiarios, que los dos ministerios deberán definir. Existen otros programas dirigidos a la protección del empleo tal como el Fondo para la Protección del Empleo, para 300 mil trabajadores formales suspendidos de empresas que hayan cumplido con los requisitos establecidos por el Ministerio de Trabajo. Recibirán Q75 por día (Q1,500 por mes) durante 3 meses. Este fondo cuenta con 2 mil millones de quetzales y busca beneficiar a 300,000 trabajadores. Además, está el Fondo de Crédito para Capital de trabajo. Al no contar con bases de datos única y mecanismos de protección social preestablecidos, puede ser un reto para el nuevo gobierno el poder implementar dichos programas que se encuentran aún en fase de planificación. Sin embargo, la voluntad del Gobierno es iniciar con dichos apoyos en mayo. Asimismo, el gobierno ha echado a andar otras iniciativas como la entrega doscientas mil cajas de alimentos denominada Caja Juntos Saldremos Adelante en el Departamento de Guatemala, y el programa de alimentación escolar, por medio del cual el Ministerio de Educación ha iniciado la transferencia de los fondos asignados a la alimentación escolar a las familias, a través del cual las juntas escolares compran alimentos equivalentes a lo asignado para la alimentación escolar (Q4/niño(a)/día).

La comunidad internacional se ha movilizado para apoyar a las familias a atravesar esta crisis. Algunas organizaciones ya contaban con intervención en campo, tal el caso de Project Concern International (PCI) que contempla entregas de efectivo de USD75.00 para seis mil familias de 4 municipios de Huehuetenango; al momento aún están pendientes dos entregas para mayo y junio. Asimismo, el Consorcio de ONG COOPI, OXFAM, We World-GVC, Trócaire, Medicos del Mundo y Acción Contra el Hambre (ACH), con sus socios locales y con fondos ECHO, implementará un proyecto de asistencia humanitaria en respuesta a la sequía del 2019, en cinco departamentos (Quiche, Huehuetenango, Alta Verapaz, Baja Verapaz, Chiquimula). El proyecto contemplaba una transferencia en efectivo, pero debido a las restricciones actuales se estará entregando en especie. Por su parte el PMA tiene contemplada la asistencia con dos proyectos (CERF y fondos propios) en Huehuetenango y Chiquimula, pare el primer periodo que cubre esa perspectiva.  

SUPUESTOS ACTUALIZADOS

Los supuestos utilizados por FEWS NET para desarrollar el escenario de seguridad alimentaria más probable para el período se han modificado de la siguiente forma.

Evolución de la epidemia COVID-19. En base a lo observado en otros países que han implementado medidas para frenar la propagación del virus, se estima que el número de casos nuevos debiera seguir aumentando durante varias semanas antes de estabilizarse a finales de mayo o en junio. Sin embargo, la epidemia seguiría y continuaría habiendo nuevos casos durante todo el periodo de proyección.

Restricciones nacionales frente al COVID-19. Este informe se basa sobre la hipótesis de que las restricciones impuestas por el gobierno desde mediados de marzo para evitar la propagación de la epidemia se mantendrían hasta fines de junio. Sin embargo, se parte sobre el supuesto que, aunque en los siguientes meses se levanten de forma paulatina las restricciones, los efectos negativos en la actividad económica seguirán impactando el acceso a los hogares pobres a los alimentos por lo menos hasta septiembre.

Precios de granos básicos. El suministro de productos alimenticios se mantendría estable durante el periodo que cubre esta perspectiva. Sin embargo, de acuerdo a las proyecciones realizadas por FEWS NET, el precio de los granos básicos se mantendrá por arriba del promedio. En el caso del maíz blanco se proyecta que durante abril y mayo el precio muestre un aumento de hasta +/- 10 por ciento al comprarlo con el año pasado y de hasta 20 por ciento en comparación con el promedio de los cinco años, luego seguirá el comportamiento estacional, llegando al pico entre junio y julio y disminuyendo en los meses subsiguientes a medida que fluyan las cosechas de Primera. En cuanto al frijol negro se prevé que se mantenga por arriba del promedio hasta agosto, con variaciones de +/-10%; ya en septiembre, seguirá el comportamiento estacional disminuyendo a medida que fluya el grano fresco de la nueva cosecha y se mantendrá cercano al promedio.

Fuentes de Ingresos. Las fuentes de ingresos de los trabajadores de la economía informal y de los trabajadores de la economía formal, especialmente los vinculados a los sectores de servicios, construcción y vestimenta (maquilas) no contarían con los ingresos usuales, que serían parciales o nulos, durante al menos los meses que cubre esta perspectiva.

Remesas. Las actividades económicas generadoras de empleo para los migrantes en Estados Unidos no retomarían inmediatamente, lo que significaría la disminución paulatina de envío de remesas. El Banco Mundial prevé una reducción de las remesas en América Latina y El Caribe del 19.3 porciento para 2020. Esta situación impactaría el ingreso de los hogares pobres y de ingresos medios de las zonas de occidente

Asistencia de emergencia. El gobierno ha trabajado en una serie de propuestas para mitigar el impacto económico causado por las restricciones decretadas para hacer frente al Coronavirus. Dichas intervenciones son a nivel nacional y con ello se estaría aliviando a hogares cuyos ingresos han mermado poniendo en riesgo el acceso a alimentos.

Los diferentes programas beneficiarían de forma directa, 2 millones de familias que a nivel nacional recibirían el bono familia durante tres meses, 1.2 millones de familias deberían recibir un (o más, al momento de elaboración de este informe no se tenía claridad al respecto) bono de Q350.00 o asistencia alimentaria básica, 200 mil hogares la ayuda al empleo informal y 300 mil trabajadores el Fondo de Protección del Empleo. A este apoyo se suma la asistencia de la cooperación internacional que se dará en 16 municipios de Huehuetenango, tres municipios de Quiché, tres municipios Alta Verapaz, tres municipios de Baja Verapaz, entre mayo y agosto. Estas intervenciones vendrían a mejorar los resultados de seguridad alimentaria en el país. Se asume que la asistencia iniciaría a llegar a los hogares a finales de mayo inicios de junio.

PERSPECTIVAS PROYECTADA HASTA SEPTIEMBRE 2020

Los hogares localizados en el corredor seco tanto de oriente como de occidente ya dependían del mercado para adquirir sus alimentos y enfrentaban una disminución de su capacidad adquisitiva debido al uso prematuro de los ingresos para la compra de alimentos, que los habia obligado a hacer ajustes a su dieta y utilizar estrategias de afrontamiento negativas para cubrir sus necesidades alimenticias. A ello se suma la crisis económica provocada por el COVID-19. Este conjunto de limitantes provocará que más hogares caigan en situación de inseguridad alimentaria de estrés y de crisis, y que la misma pueda prolongarse hasta la finalización del periodo que cubre esta perspectiva. Sin embargo, para estas zonas de preocupación que abarcan el corredor seco se ha programado asistencia alimentaria que viene a aliviar a los hogares y en algunos casos a mejorar los resultados de seguridad alimenaria durante unos meses. Los hogares de esta zona se clasificarán en en inseguridad alimentaria en Crisis (Fase 3, CIF) durante el primer periodo que cubre esta perspectiva, para después clasificarse en Estrés (Fase 2!, CIF) gracias a la asistencia alimentaria que reciban por parte del Gobierno entre mayo/junio y julio/agosto, pero a paritr de agosto, al finalizar este apoyo, enfrentarán una situación de inseguridad alimentaria en Crisis (Fase 3, CIF).

Mientras que en el resto del país, las fuentes de ingresos de una gran mayoría de hogares han sido golpeadas en diferentes formas e intensidad. Los hogares dependientes de un ingreso diario derivado de actividades de la economia han iniciado a emplear estrategias de estrés tales como el ajuste a la calidad de la dieta, la reducción de gatos no esenciales, el uso de ahorros y solicitud de prestamos/créditos, para asegurar el acceso a alimentos, por lo que se clasificarán en inseguridad alimentaria en Estrés (Fase 2) para todo el periodo. La asistencia del Gobierno, generalizada en todo el país, podrá mejorar los resultados de seguridad alimentaria por tres meses (entre mayo/junio y julio/agosto), lo que permitirá a dichas zonas clasificarse en inseguridad alimentaria mínimia (Fase 1!); sin embargo, al finalizar la asistencia del Gobierno a partir de agosto, volverán a recaer en Estrés (Fase 2, CIF).

Sobre Este Informe

Este informe mensual cubre las condiciones actuales, así como los cambios a la perspectiva proyectada para la inseguridad alimentaria en este país. Este actualiza trimestralmente la Perspectiva de Seguridad Alimentaria de FEWS NET. Conozca más sobre nuestro trabajo.

About FEWS NET

La Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna es un proveedor de primera línea de alertas tempranas y análisis sobre la inseguridad alimentaria. Creada por la USAID en 1985 con el fin de ayudar a los responsables de tomar decisiones a prever crisis humanitarias, FEWS NET proporciona análisis asentados en evidencia sobre unos 35 países. Entre los integrantes del equipo ejecutor figuran la NASA, NOAA, USDA y el USGS, así como Chemonics International Inc. y Kimetrica. Lea más sobre nuestro trabajo.

  • USAID Logo
  • USGS Logo
  • USDA Logo
  • NASA Logo
  • NOAA Logo
  • Kilometra Logo
  • Chemonics Logo