Informe de monitoreo remoto

Cosechas y factores estacionales permitirán una reducción en la inseguridad alimentaria

Octubre 2022

Octubre 2022 - Enero 2023

Febrero - Mayo 2023

CIF v3.1 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Mínima
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

CIF v3.1 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Mínima
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Se estima que seria al menos una fase peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.

CIF v3.1 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Mínima
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

CIF v3.1 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

Países presenciales:
1: Mínima
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Países de monitoreo remoto:
1: Mínima
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

Mensajes clave

  • De octubre 2022 a enero 2023 se prevé una mejora estacional en las condiciones de seguridad alimentaria de hogares pobres en las áreas rurales y urbanas, por la salida de las cosechas, una leve disminución en los precios de los alimentos y un aumento estacional en los ingresos. De febrero a mayo 2023, el establecimiento de la temporada de escasez de alimentos, que iniciará tempranamente para los hogares más afectadas por pérdidas de cultivos, resultará en un deterioro estacional de la situación alimentaria de los hogares urbanos y rurales, enfatizado por la continuación de altas tasas de inflación en los tres países. Esto se reflejará en el aumento gradual en los hogares que experimentarán resultados de Estrés (Fase 2, CIF) y Crisis (Fase 3, CIF) en los tres países, a medida que transcurre el período de análisis, sin una modificación en la clasificación de área.

  • Luego de la cosecha de Primera, la disponibilidad de alimentos mejorará aun más con la salida de la cosecha de Postrera en noviembre. A nivel nacional, esta tendrá resultados cercanos al promedio, a pesar de algunas pérdidas postcosecha por exceso de humedad, y los daños focalizados por la tormenta tropical Julia. No obstante, los hogares de subsistencia tendrán menores cosechas por la reducción en las áreas de siembra, y los daños causados por Julia. El pronóstico climático favorecerá la producción de Apante/Postrera Tardía en áreas de Honduras y Nicaragua, aportando frijol rojo a los mercados nacionales y regional; tambien favorecerá el inicio de la temporada de Primera 2023, pero con areas de siembra menores de lo normal por la continuación de precios de insumos agrícolas muy por arriba del promedio.

  • A pesar de que el impacto de los altos precios se mitigará, hasta febrero/marzo, por el inicio de la temporada de alta demanda de mano de obra en el área rural, que se espera en niveles promedio, y un aumento estacional en actividades comerciales urbanas, y por la disminución de los precios de granos básicos gracias al flujo de las cosechas, la persistencia de una alta inflación continuará limitando la capacidad adquisitiva de los hogares durante todo el período de análisis.

ÁREA ANOMALÍAS ACTUALES ANOMALÍAS PROYECTADAS
Regional A pesar de una tendencia a la estabilidad respecto al mes anterior, y una leve disminución respecto a los meses previos, el incremento en la inflación general y la alimentaria persistió en septiembre, con incrementos interanuales entre 7.5 y 11.5 por ciento en la región para la primera y entre 13.5 y 17.1 por ciento para la segunda, respectivamente. A pesar de que las fuertes alzas en los precios internacionales de los combustibles han cedido, se prevé que estos continúen por arriba del promedio al menos hasta mayo 2023, lo que se reflejará igualmente en precios elevados de los alimentos, y la inflación en general en toda la región.
Regional En los mercados de San Salvador y Managua, durante septiembre se reportó estabilidad en los precios al mayorista de maíz respecto al mes anterior, mientras que en Tegucigalpa fue evidente una baja. Para el caso del precio del frijol se reportó una disminución en Tegucigalpa y Managua, mientras que en San Salvador el precio mostró estabilidad. No obstante, en toda la región, estos se mantienen muy por arriba de los precios del año pasado y del promedio de los cinco años. Otros alimentos, como los aceites vegetales, proteína animal y azúcar muestran tendencias similares. El precio de los fertilizantes se mantendrá por arriba de los reportados en 2021 para el próximo ciclo de Apante/Postrera Tardía y, especialmente, el de Primera 2023. Esto provocará, tal como ocurrió en los dos ciclos anteriores, una reducción en las áreas de siembra en los pequeños productores, aunque la producción nacional se mantenga promedio. También influirá en una continuación de los altos precios de los productos agrícolas.
Regional Dada una leve disminución en los precios internacionales de los combustibles, y a la extensión de los subsidios gubernamentales en los tres países de la región, los precios de combustibles en septiembre se mantuvieron estables respecto al mes anterior. No obstante, estos continúan muy por encima del reportado el año anterior y el promedio de cinco años. La misma tendencia se pudo observar para los precios de los fertilizantes. Las proyecciones de los precios de granos básicos muestran una baja estacional hacia finales de año, para luego iniciar un incremento estacional desde marzo/abril, cuando finalizan los flujos de cosechas locales. Sin embargo, estos continuarán, durante todo el período de análisis, muy por arriba del promedio de cinco años en toda la región.
Regional A pesar de que, en octubre, el occidente de El Salvador y la frontera nororiental entre Honduras y Nicaragua mostraban acumulados de lluvia hasta 25 por ciento por debajo del promedio histórico, no se reportaron afectaciones por déficit, ya que las fuertes lluvias ocasionadas por la tormenta tropical Julia permitieron una recuperación de la humedad que el cultivo necesitaba para continuar con su desarrollo. Sin embargo, en áreas focalizadas del oriente de El Salvador, norte de Nicaragua, y oriente y norte de Honduras, daños y pérdidas fueron reportados por fuertes vientos e inundaciones, que afectaron la producción de subsistencia de algunos agricultores. La demanda de mano de obra agrícola aumenta estacionalmente a partir de octubre hasta febrero, y se prevé se mantenga dentro del promedio, a pesar de algunos daños en cultivos comerciales por la tormenta tropical Julia. No obstante, debido al aumento en la migración y el desinterés de las generaciones más jóvenes, se reportan menos jornaleros respecto al promedio, lo que ha resultado en un incremento en el jornal pagado. Para el caso de las áreas urbanas, se espera un leve aumento estacional en el ingreso relacionado con las actividades comerciales y turísticas, pero, dado el escenario económico de los países, no se prevé una recuperación significativa en los niveles de empleo respecto a los valores prepandemia. Las remesas se mantendrán arriba del año anterior, con una ralentización en El Salvador.
Regional   La temporada de escasez de alimentos se adelantará un mes en los hogares más afectados por los daños y pérdidas ocasionados por la tormenta tropical Julia.

 

PERSPECTIVA REGIONAL PROYECTADA A MAYO 2023

En octubre, la mayoría de los hogares productores ya cuentan con disponibilidad de reservas de alimentos, principalmente maíz – el producto principal de la cosecha de Primera. Con estas reservas, su dependencia de la compra cae; al mismo tiempo los precios bajan estacionalmente, reduciendo la presión en la economía del hogar que ellos ejercieron durante los meses anteriores. No obstante, hay áreas en el oriente de El Salvador y en el sur de Honduras que cosechan el maíz de Primera en noviembre, junto con el frijol de Postrera, por lo que este grupo aún depende fuertemente de la compra. Lo mismo ocurre con los productores que se vieron afectados por los fuertes vientos y las inundaciones ocasionadas por la tormenta tropical Julia, que pasó por la región del 6 a 11 de octubre. La tormenta afectó directamente al centro de Nicaragua y el oriente de El Salvador y dejó fuertes acumulados de lluvia en áreas del oriente y noroccidente de Honduras (Figura 1). Las pérdidas de frijol de Postrera y maíz de Primera – que aún se encontraba doblado en campo – son focalizadas, por lo que no afectarán significativamente a la producción nacional. Sin embargo, representan la continuación de la dependencia de la compra para este grupo de hogares productores que no tendrán o verán reducidas considerablemente sus reservas de alimentos.

Por otro lado, los precios al por mayor de maíz blanco y frijol rojo en septiembre reflejaron una disminución esperada y de acuerdo con la estacionalidad, al aumentar el suministro de grano fresco de la cosecha de Primera, con variaciones de hasta -12.4 para el maíz, y de -8.1 por ciento para el frijol en la región. Sin embargo, se espera que los precios del frijol rojo en octubre se ubiquen hasta un 34 por ciento arriba del mes anterior, especialmente en Honduras y Nicaragua, por la especulación y agudas alzas al inicio de mes, dado el riesgo que implicaba el impacto de la tormenta tropical Julia. En todo caso, aún en septiembre, los precios se encontraban muy por encima del promedio de cinco años y de los valores reportados en 2021. Estas alzas, unidas a la de otros alimentos, como los derivados del trigo, la proteína animal y el aceite vegetal, continúa presionando la economía de todos los hogares, y su acceso a alimentos. Hasta septiembre, las opciones de empleo en el área rural se mantuvieron estacionalmente bajas, pero en octubre, cuando da el inicio la cosecha de cultivos comerciales, como el café y la caña, la demanda de mano de obra agrícola aumenta, lo que permite mejorar los ingresos de hogares pobres y, con estos, el acceso a otros alimentos que no forman parte de su producción. En las áreas urbanas, las cifras de empleo se han aumentado ligeramente durante 2022, con una menor tasa de recuperación en Nicaragua.

Para el período octubre 2022 a enero 2023, se espera la salida de la cosecha de Postrera, que es mayoritariamente frijol rojo, y parte de la cosecha de maíz de Primera que estaba doblado en campo. Estas cosechas se esperan cercanas al promedio, a nivel nacional, pues los daños por Julia fueron focalizados. Se prevé, por lo tanto, que los precios del maíz disminuyan estacionalmente hasta diciembre 2022 o enero 2023, lo que permitirá una leve recuperación de la capacidad adquisitiva de los hogares que aún dependen de la compra. Sin embargo, los precios del maíz blanco registrarán variaciones interanuales de hasta 70, 48 y 49 por ciento por arriba del promedio para El Salvador, Honduras y Nicaragua, respectivamente, mientras que para el frijol rojo las variaciones máximas respecto al promedio serían de 62, 29 y 62 por ciento, respectivamente.

Para el caso de muchos agricultores de subsistencia, las cosechas serán menores al promedio debido a una reducción en las áreas de producción, a consecuencia del alza en los precios de insumos agrícolas y la renta de los terrenos. Además, agricultores en áreas focalizadas sufrieron pérdidas por las inundaciones registradas durante la temporada lluviosa y las ocasionadas por Julia, especialmente en el oriente de El Salvador. Esto traerá como consecuencia una menor duración de las reservas en 2023 para una proporción de los hogares pobres. A pesar de esta reducción, para este período, la cosecha significará un aumento en la disponibilidad inmediata de granos básicos en los mercados y de las reservas en los hogares productores. Hasta enero 2023, esto permitirá que los hogares pobres puedan depender mayormente de su producción, con una menor importancia en la compra, que en los meses anteriores ha presionado su economía.

Un aumento estacional en la actividad comercial en las áreas urbanas y la demanda de mano de obra en la cosecha de café, caña y otros cultivos comerciales también soportará una mejora en la economía de la mayoría de hogares, puesto que inyecta efectivo que servirá para la compra de los alimentos y para cubrir otras necesidades básicas. Adicionalmente, para este año se reporta un incremento en el precio del jornal agrícola, que también permitirá compensar parcialmente la alta inflación.

Todas estas mejoras estacionales permitirán que la mayoría de los hogares en la región muestren resultados de Estrés (Fase 2, CIF), ya que pueden cubrir sus necesidades alimenticias, a pesar de tener que limitar sus gastos en otras categorías, y a la vez que reducen la calidad de comida, o recurren a comidas menos preferibles. Sin embargo, existirán bolsones de población, especialmente en los hogares afectados por la tormenta tropical Julia, que debido a las pérdidas y la continuación de los precios arriba del promedio, verán significativamente limitado el impacto de las mejoras estacionales. Ellos deberán continuar implementando estrategias de respuesta no sostenibles tales como modificaciones en el consumo y el recurrir al crédito para la compra de alimento, por lo que experimentarán resultados de Crisis (Fase 3, CIF) para todo el período de análisis que cubra esta perspectiva. Si hubiera incrementos adicionales a los proyectados en los precios del combustible, transporte y alimentos, reducirían el impacto de estas mejoras estacionales aún más, dificultando el acceso a los alimentos para los hogares más pobres, incrementando la proporción de la población en Estrés (Fase 2, CIF) y Crisis (Fase 3, CIF).

El período febrero a mayo 2023 estará marcado por la salida de una cosecha de Apante/Postrera Tardía cercana al promedio, en las áreas productoras de frijol rojo en el norte y centro de Honduras y el centro de Nicaragua. No obstante que esta producción se destina casi completamente a la venta y no para el consumo de los hogares productores, sí apoya la reducción estacional de los precios hasta marzo, además de contribuir a la oferta de frijol en el mercado regional para los siguientes meses. Los hogares de la región se beneficiarán de la modulación de los precios hasta marzo, para luego entrar a la temporada anual de escasez de alimentos. En el caso de los hogares afectados por la tormenta tropical Julia en los tres países, y los hogares en Honduras que recuperan todavía de los shocks de los últimos años, esta temporada iniciará un mes antes de lo normal debido a las pérdidas agrícolas y económicas sufridas.

Durante la temporada de escasez, se reducirán las opciones para la generación de ingresos debido a la finalización de la temporada de alta demanda de mano de obra, a una disminución progresiva de las reservas alimentarias en los hogares rurales de subsistencia que los forzará a depender fuertemente de la compra, y al gradual aumento estacional en los precios de los granos básicos. Se espera que los precios continúen mucho más altos al promedio, dadas las alzas experimentadas en 2022 y la continuación de muchos de los factores que las causaron. Durante este período, para el maíz blanco se esperan valores de hasta 76, 47 y 46 por ciento por arriba del promedio de cinco años, en El Salvador, Honduras y Nicaragua, respectivamente. Las proyecciones para el precio del frijol rojo indican variaciones positivas de hasta 62, 24 y 56 por ciento, respecto al promedio. Se espera que la inflación y el precio de otros alimentos también se mantengan elevados, lo que aumentará la proporción de los hogares más pobres que deben implementar, e incluso intensificar, el uso de estrategias de respuesta con el objetivo de mitigar la brecha en el consumo alimentario. Por el contrario, el ingreso de los hogares urbanos se mantendrá relativamente estable puesto que las tasas de empleo han mostrado un aumento lento y gradual, aunque los salarios no muestran mejoría significativa y eso será una limitación para acceder a los alimentos y otras necesidades básicas, dado el aumento estacional de los precios.

Las perspectivas climáticas para el próximo año indican que las siembras de Primera de 2023 podrían iniciar en tiempo, alrededor de mayo/junio, aunque las limitaciones por los altos costos de producción (semilla, fertilizantes, mano de obra y renta de tierra) continuarán, lo que hace prever que se dará nuevamente una reducción en el área de siembra por parte de los agricultores de subsistencia.

La suma de factores estacionales y los relacionados a shocks previos, como la alta inflación y el impacto de la tormenta tropical Julia, ocasionarán un deterioro progresivo en las condiciones alimentarias de los hogares, especialmente entre los hogares más pobres, por lo que se incrementará el número de personas ubicadas en Estrés (Fase 2, CIF) y Crisis (Fase 3, CIF), sin que esto sea suficiente para un cambio en la clasificación de las áreas, que se mantendrán en Estrés (Fase 2, CIF) para el resto del período.  Un aumento en los precios por encima de las proyecciones actuales podría modificar al alza esas cifras.

Acerca Del Monitoreo Remoto

Para el monitoreo remoto, típicamente un(a) coordinador(a) trabaja a través de la oficina regional más cercana. Con apoyo de datos de los socios, el(a) coordinador(a) utiliza el desarrollo de escenarios para llevar a cabo el análisis y producir los reportes mensuales. Es posible que los países de monitoreo remoto cuenten con menor información disponible y como consecuencia, los reportes tengan menos detalle que los países con presencia de FEWS NET. Para conocer más sobre nuestro trabajo, haga clic aqui.

About FEWS NET

La Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna es un proveedor de primera línea de alertas tempranas y análisis sobre la inseguridad alimentaria. Creada por la USAID en 1985 con el fin de ayudar a los responsables de tomar decisiones a prever crisis humanitarias, FEWS NET proporciona análisis asentados en evidencia sobre unos 35 países. Entre los integrantes del equipo ejecutor figuran la NASA, NOAA, USDA y el USGS, así como Chemonics International Inc. y Kimetrica. Lea más sobre nuestro trabajo.

  • USAID Logo
  • USGS Logo
  • USDA Logo
  • NASA Logo
  • NOAA Logo
  • Kilometra Logo
  • Chemonics Logo