Informe de monitoreo remoto

Algunas partes de Honduras y El Salvador son afectadas negativamente por una producción y demanda de trabajo por debajo del promedio

De Agosto 2021 hasta Enero 2022

Agosto - Septiembre 2021

Octubre 2021 - Enero 2022

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Minimo
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Minimo
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Se estima que seria al menos una fase peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

1: Minimo
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
La manera de clasificación que utiliza FEWS NET es compatible con la CIF. Un análisisque es compatible con la CIF sigue los protocolos fundamentales de CIF pero nonecesariamente refleja el consenso de los socios nacionales en materia de seguridad alimentaria.
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

CIF v3.0 Fase de Insegurida d Alimentaria Aguda

Países presenciales:
1: Minimo
2: Acentuada
3: Crisis
4: Emergencia
5: Hambruna
Países de monitoreo remoto:
1: Minimo
2: Acentuada
3+: Crisis o peor
Se estima que seria al menos una fase
peor sin ayuda humanitaria actual o programada
Para los países de Monitoreo Remoto, FEWS NET utiliza un contorno de color en el mapa CIF que representa la clasificación más alta de CIF en las áreas de preocupación.

Mensajes clave

  • Se prevé que continúen los resultados de Crisis (Fase 3, CIF) en el Corredor Seco de Honduras y en las zonas productoras de café del centro y del este de este país y del oeste de El Salvador hasta enero. En estas zonas, los pequeños agricultores se enfrentan a una producción de maíz y frijol inferior al promedio, mientras que los hogares que dependen de los ingresos del trabajo agrícola se enfrentan a una menor demanda de mano de obra en las plantaciones de café. Muchos de estos hogares han acumulado deudas y perdido activos productivos debido a eventos anteriores.

  • Para la temporada de postrera, se estima que las cosechas nacionales estén cercanas al promedio. Sin embargo, el exceso de humedad localizado durante la temporada de lluvias de agosto a noviembre podría causar algunas pérdidas en la cosecha de frijol, principal cultivo de la temporada, debido a su vulnerabilidad a las enfermedades fúngicas.

  • Ya que se han suspendido la mayoría de las restricciones relacionadas con el COVID-19, es probable que la demanda de mano de obra de los cultivos comerciales sea mayor que en 2020, lo que mejorará los ingresos de los hogares pobres. Sin embargo, en Honduras se prevé que la producción de café de 2021/2022 sea inferior al promedio debido a la irregularidad de las lluvias de este año y a los efectos derivados de eventos anteriores, como Eta e Iota.

  • Se prevén múltiples oleadas de COVID-19 en la región, a medida que aparezcan nuevas variantes y debido a que la vacunación avanza de manera desigual. A pesar de ello, no es probable que los gobiernos nacionales apliquen restricciones más estrictas relacionadas con el COVID-19 a lo largo del período de esta perspectiva. Se espera que esto permita una recuperación económica gradual y una mejora en los ingresos de los hogares, especialmente en los más afectados por las restricciones, como los hogares que dependen del turismo, del comercio, de los servicios o del empleo informal.

ZONA ANOMALÍAS ACTUALES ANOMALÍAS PROYECTADAS
Honduras and Nicaragua La canícula de finales de julio e inicio de agosto agravó las condiciones ya secas en el centro de Honduras y el centro de Nicaragua. No obstante, el impacto fue más leve de lo esperado, debido a la baja necesidad de agua de los cultivos en la fase de desarrollo en que se encontraban cuando se produjo la canícula. A nivel nacional, se espera que la producción de primera esté cercana al promedio para los medianos y grandes productores durante la temporada. Sin embargo, se prevé una producción inferior a la normal entre los pequeños agricultores del centro y oriente de Honduras y en el noroccidente de Nicaragua, dada su limitada capacidad para prevenir o mitigar pérdidas. Debido a los contratiempos sufridos a principios de la temporada, la salida de las cosechas de primera se retrasará hasta septiembre en estas zonas, lo que probablemente dará lugar a algunas pérdidas post-cosecha, debido al inicio de las lluvias al comienzo de la segunda temporada lluviosa. Además, el retraso de la cosecha provocará, probablemente, un retraso en la siembra de la temporada de postrera.
El Salvador En la región de oriente se registraron inundaciones localizadas, con repercusiones marginales en los rendimientos de la cosecha de primera de los pequeños agricultores. Tanto la cosecha de primera como la de postrera se prevén promedio a nivel nacional, con pérdidas localizadas en los cultivos de los pequeños agricultores debido al exceso de humedad.
Regional En Centroamérica, se espera que en agosto se produzcan precipitaciones promedio o superiores al promedio, con lluvias de moderadas a localmente intensas en partes de Honduras y El Salvador, que probablemente agravarán la sobresaturación localizada, los deslizamientos de tierra y las inundaciones. Es probable que estas amenazas provoquen pérdidas localizadas en los cultivos de maíz de primera en las zonas afectadas y retrasos localizados en la preparación de las tierras para la postrera. A lo largo de la temporada de postrera, los casos localizados de exceso de humedad pueden provocar algunas pérdidas en la cosecha de frijol debido a que este cultivo es especialmente sensible a la humedad y vulnerable a las enfermedades fúngicas. Aunque los gobiernos de la región se han comprometido a suministrar fertilizantes y semillas mejoradas, los pequeños agricultores seguirán estando en situación de vulnerabilidad, debido a su limitado acceso a los fungicidas. En cambio, se espera que la producción de los grandes y medianos productores se acerque al promedio.
  En El Salvador y Honduras, los precios al por menor y al por mayor del maíz blanco se muestran estables en julio en comparación con los de junio, disminuyendo con respecto a los precios atípicamente altos de 2020 y por debajo de los promedios de cinco años. En Nicaragua, los precios al por mayor del maíz blanco se reportan 17 por ciento más altos que en junio, y 23 y 29 por ciento más altos que en 2020 y que el promedio de cinco años, respectivamente, sobre todo por la especulación de los precios basada en la expectativa de que la irregularidad de las lluvias provocaría una escasez de suministro. A partir de octubre, se prevé una disminución estacional de los precios del maíz blanco en los principales mercados de referencia (Tegucigalpa, Managua y San Salvador), impulsada por la cosecha de primera. En Honduras y El Salvador se espera que se mantengan cerca del promedio durante todo el período de la perspectiva, mientras que en Nicaragua se prevé que los precios permanezcan altos.
  Los precios al por mayor y al por menor del frijol rojo han disminuido entre 23 y 44 por ciento en comparación con los incrementos de precios registrados en 2020 y se mantienen cerca del promedio de cinco años en toda la región. Los precios se muestran estables en julio en comparación con los de junio, ya que las importaciones aumentaron el suministro. Se prevé que los precios del frijol rojo disminuyan estacionalmente con las cosechas de toda la región, pero se mantengan entre 10 y 33 por ciento por arriba del promedio de cinco años hasta enero. Es probable que los precios se mantengan altos debido a los retrasos previstos en la salida de la cosecha de postrera en Honduras y Nicaragua y a algunas pérdidas de cosechas localizadas que harán subir los precios al final del período de la perspectiva.
  A pesar de los continuos avances en la vacunación, los casos de COVID-19 continúan elevados en toda la región. Los gobiernos no han aplicado restricciones significativas. No se espera que los gobiernos reintroduzcan restricciones estrictas relacionadas con el COVID-19, lo que facilitará una recuperación económica gradual.
    Se prevé que la demanda de mano de obra de los cultivos comerciales estacionales (café, caña de azúcar, maní, etc.) aumente ligeramente en El Salvador y Nicaragua. Una reducción de hasta el 12 por ciento en la producción de café en Honduras (según las previsiones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA/FAS)), probablemente impulsará una tendencia similar en la demanda de mano de obra. Se esperan mínimas interrupciones relacionadas con el transporte y con las actividades de la cosecha, aunque se prevén costos de transporte más altos debido al aumento de los precios de los combustibles.

 

PERSPECTIVA REGIONAL PROYECTADA HASTA ENERO DE 2022

La cosecha de primera marca el final de la atípicamente larga temporada de escasez de este año, provocada por los daños causados por los huracanes a los cultivos a finales de 2020. Aunque se prevé que la cosecha en El Salvador salga a tiempo a finales de agosto, en Honduras y Nicaragua se retrasará hasta finales de septiembre debido a las lluvias irregulares de principios de temporada. Se espera que la producción a nivel nacional sea cercana al promedio en los tres países, pero se prevé que los rendimientos de los pequeños agricultores estarán por debajo del promedio, sobre todo en Honduras y Nicaragua, dado que se espera que las lluvias irregulares a lo largo de la temporada y las lluvias por arriba del promedio de agosto (Figura 1) causen algunas pérdidas localizadas. A pesar de esto, la cosecha aumentará las reservas de alimentos disponibles para todos los hogares productores y aumentará el suministro del mercado. Se prevé una disminución estacional de los precios, en particular del maíz, pero se espera que todos los precios se mantengan cerca del promedio de cinco años.

A lo largo de la temporada de postrera, los casos localizados de exceso de humedad pueden provocar algunas pérdidas en la cosecha de frijol, debido a que  este cultivo  es especialmente sensible a la humedad y vulnerable a las enfermedades fúngicas. Aunque los gobiernos de la región se han comprometido a suministrar fertilizantes y semillas mejoradas, los pequeños agricultores continuarán vulnerables a las precipitaciones superiores al promedio, ya que seguirán teniendo acceso limitado a los  fungicidas. En cambio, se espera que la producción de los grandes y medianos productores se acerque al promedio.

En octubre se producirá un aumento estacional en la demanda de mano de obra agrícola con el inicio de la cosecha de café 2021/2022, seguido de la cosecha de otros cultivos comerciales, como la caña de azúcar, el maní y las hortalizas, entre otros. Debido a que las restricciones de movimiento del año pasado se han reducido y que las vacunas están disponibles, se espera que la demanda de mano de obra sea mayor que la de la cosecha 2020/2021 y que alcance niveles promedio. Se espera que la demanda de mano de obra normal se traduzca en un aumento de los ingresos de los hogares rurales. Al mismo tiempo, se espera que los precios de los alimentos básicos disminuyan en respuesta al flujo de grano recién cosechado. En consecuencia, la mayoría de los hogares rurales experimentará una mejora en su poder adquisitivo y en el acceso a alimentos, lo que permitirá obtener resultados de Estrés (Fase 2, CIF) en los hogares de la mayor parte de la región.  

En Honduras, sin embargo, se prevé que la producción de café sea aún más baja que en 2020/2021 debido a los impactos combinados de los daños causados por los huracanes Eta e Iota, la irregularidad de las lluvias durante la primera temporada de lluvias y el aumento de la incidencia de la roya del café. La baja en la producción afectará a los hogares que dependen de la venta de mano de obra y que suelen trabajar en las fincas de café, lo que dificultará aún más su recuperación económica del COVID-19 y de los huracanes. La reducción de los ingresos disminuirá aún más su poder adquisitivo durante la temporada de escasez de 2022, ya que el dinero que ganen durante la cosecha de café no durará tanto. En las zonas afectadas por la irregularidad de las lluvias en el Corredor Seco hondureño, también se espera que los pequeños agricultores tengan una menor cosecha de primera en septiembre, lo que probablemente reducirá su acceso a alimentos, ya que al tener menores reservas de alimentos se verán forzados a comprarlos en el mercado antes de lo habitual para satisfacer sus necesidades alimentarias. Por lo tanto, es probable que los hogares pobres del Corredor Seco y de las zonas productoras de café del centro y oriente de Honduras experimenten resultados de Crisis (Fase 3, CIF) durante todo el período de la perspectiva.

Además, los hogares pobres de las zonas productoras de café de El Salvador, especialmente en Ahuachapán, han estado luchando contra la acumulación de deudas y el deterioro de los activos productivos debido a la disminución de la producción de café en la última década. Esta tendencia se vio agravada por las repercusiones económicas del COVID-19 del año pasado. Como los hogares pobres utilizan parte del efectivo generado durante la temporada alta de trabajo para pagar parte de su deuda, se prevé que la cantidad que les quede para cubrir sus alimentos y otras necesidades básicas sea insuficiente, lo que provocará, como mínimo, ligeras brechas en el consumo de alimentos durante el período de la perspectiva. El deterioro de los activos también obstaculiza la capacidad de los hogares para invertir en sus medios de vida, prolongando el tiempo de recuperación. En consecuencia, se prevé que esta zona permanezca en situación de Crisis (Fase 3, CIF) hasta enero de 2022. Recientemente, el gobierno salvadoreño anunció que continuará la entrega de asistencia alimentaria hasta finales de este año como parte de las medidas para mitigar el impacto del COVID-19. Sin embargo, la limitada información sobre el alcance y la entrega de la asistencia hace que sea difícil determinar los impactos en los resultados de la seguridad alimentaria.

En las zonas urbanas, la actividad económica se está recuperando gradualmente a medida que los gobiernos nacionales han reducido las restricciones relacionadas con el COVID-19 y promueven los esfuerzos de vacunación en El Salvador y, en menor medida, en Honduras. En Nicaragua, la lentitud de la campaña de vacunación y los recientes problemas políticos probablemente frenen la recuperación económica. En los tres países, los casos de COVID-19 continúan siendo elevados, lo que obstaculiza el pleno retorno a las actividades normales y una mayor inversión en programas de revitalización económica. Por lo tanto, los hogares urbanos pobres de toda la región seguirán experimentando una disminución en sus ingresos por estar sin empleo o subempleados, tanto en el sector formal como en el informal, hasta enero de 2022. Además, se prevé que los elevados precios de los combustibles aumenten los costos de transporte y limiten los presupuestos de los hogares, reduciendo la parte destinada a la compra de alimentos, ya que dependen totalmente de los mercados. Mientras tanto, en El Salvador, el gobierno ha introducido un aumento del 20 por ciento en el salario mínimo oficial a partir del 1 de agosto. Aunque la mejora salarial aumentará los ingresos de muchos hogares con empleo formal, es posible que algunos empleadores reduzcan el número de empleados para reducir costos, lo que afectaría negativamente a otros hogares. El gobierno está proporcionando ayuda para las nóminas de las pequeñas empresas con el fin de cubrir este aumento de costos durante 2021, pero algunos análisis económicos sugieren que esta ayuda sea probablemente insuficiente para compensar los costos añadidos para los empleadores del sector formal y para disuadir los despidos. Teniendo en cuenta los factores anteriores, se prevén resultados de Estrés (Fase 2, CIF) en las zonas urbanas de la región. Sin embargo, es probable que algunos de los hogares más pobres se enfrenten a resultados de Crisis (Fase 3, CIF), especialmente los que trabajan en los sectores de servicios, comercio y turismo.

Eventos que podrían cambiar la perspectiva

Tabla 1. Posibles eventos en los próximos ocho meses que podrían cambiar el escenario más probable

Área EVENTo Impacto en los resultados de la seguridad alimentaria
Regional Huracanes   Según la recopilación del Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona y de las Predicciones Estacionales de Huracanes de la Universidad Estatal de Colorado, se prevé una temporada de huracanes superior al promedio hasta noviembre de 2021. Dependiendo de la trayectoria y la magnitud de las tormentas, los impactos directos o indirectos podrían cambiar las perspectivas de producción de cultivos y afectar negativamente a otras fuentes de ingresos y alimentos. Las pérdidas de cultivos y otros medios de vida probablemente aumentarían la población en situación de Estrés (Fase 2, CIF) y Crisis (Fase 3, CIF).

 

Acerca Del Monitoreo Remoto

Para el monitoreo remoto, típicamente un(a) coordinador(a) trabaja a través de la oficina regional más cercana. Con apoyo de datos de los socios, el(a) coordinador(a) utiliza el desarrollo de escenarios para llevar a cabo el análisis y producir los reportes mensuales. Es posible que los países de monitoreo remoto cuenten con menor información disponible y como consecuencia, los reportes tengan menos detalle que los países con presencia de FEWS NET. Para conocer más sobre nuestro trabajo, haga clic aqui.

About FEWS NET

La Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna es un proveedor de primera línea de alertas tempranas y análisis sobre la inseguridad alimentaria. Creada por la USAID en 1985 con el fin de ayudar a los responsables de tomar decisiones a prever crisis humanitarias, FEWS NET proporciona análisis asentados en evidencia sobre unos 35 países. Entre los integrantes del equipo ejecutor figuran la NASA, NOAA, USDA y el USGS, así como Chemonics International Inc. y Kimetrica. Lea más sobre nuestro trabajo.

  • USAID Logo
  • USGS Logo
  • USDA Logo
  • NASA Logo
  • NOAA Logo
  • Kilometra Logo
  • Chemonics Logo