Food Security Outlook

Se prevé condiciones climáticas positivas para la cosecha de Primera

June 2018 to January 2019

June - September 2018

October 2018 - January 2019

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Would likely be at least one phase worse without current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Would likely be at least one phase worse without current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3+: Crisis or higher
Would likely be at least one phase worse without
current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.
FEWS NET Remote Monitoring countries use a colored outline to represent the highest IPC classification in areas of concern.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

Presence countries:
1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Remote monitoring
countries:
1: Minimal
2: Stressed
3+: Crisis or higher
Would likely be at least one phase worse without
current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET Remote Monitoring countries use a colored outline to represent the highest IPC classification in areas of concern.

Key Messages

  • Muchos de los hogares ubicados en las faldas del volcán de Fuego, debido a la destrucción causada a estas comunidades en la erupción del 3 de junio 2018, perdieron sus opciones de empleo en la economía local, incluyendo en algunas zonas de producción de café, y tienen dificultades en acceder a los mercados regionales y abastecer los mercados locales. Sin embargo, se encuentran actualmente en Estrés (Fase 2!, CIF), gracias a la asistencia alimentaria prevista para los siguientes tres meses. Posterior a este período, estarán clasificados en Estrés (Fase 2, CIF) al mejorar el acceso y las opciones de empleo.

  • Debido a la humedad existente en los suelos y el pronóstico para lluvias cerca de lo normal hasta agosto, es probable que las cosechas en 2018 tengan resultados promedio, lo que mejorará la disponibilidad de alimentos en los hogares productores a partir de septiembre.

  • La continuidad en los bajos precios de venta del café, y la reducción en la producción a causa de la roya en algunas áreas específicas del país, causará bajos ingresos para los hogares dependientes de este sector, incluyendo pequeños productores y jornaleros. Esta situación será similar a la reportada el año pasado.

  • Dado el significativo deterioro en los medios de vida y en la capacidad de respuesta de los hogares más pobres afectados por pérdidas agrícolas y bajos ingresos, entre 2013 y 2016, un segundo año consecutivo de cosechas promedio no será suficiente para contrarrestar el impacto de la continua dificultad en la generación de ingresos, por lo que estos hogares, ubicados especialmente en el corredor seco, se encontrarán en Estrés (Fase 2, CIF), hasta al menos enero 2019. El resto del país tendrá una inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF), incluso durante la época de escasez de alimentos.

Panorama nacional

Situación actual

Actualmente, los hogares más pobres del país se encuentran en medio de la temporada anual de escasez de alimentos, lo que significa que dependen casi exclusivamente de la compra como fuente de alimentos, durante una época en que es difícil la generación de ingresos provenientes del trabajo casual dada la caída estacional de la demanda del mismo y del pago total del jornal. A esto se une la tendencia alcista que acompaña los precios de los alimentos básicos durante estos meses en que el mercado nacional se abastece de producto almacenado de las pasadas cosechas.

La temporada de Primera de este año ya inició con siembras desde abril hasta mayo, dependiendo de las características de humedad y altura, y del establecimiento de las lluvias. Este inicio se llevó a cabo en tiempo, para la mayoría de áreas en el país, aunque la inicial irregularidad en las lluvias atrasó por una o dos semanas las siembras en áreas como Huehuetenango y el oriente del país. Los mayores acumulados de lluvia se han presentado en el suroccidente y la región del Pacífico, y se han dado algunos eventos de desbordamiento de ríos e inundaciones, pero los daños han sido focalizados. En la región noroccidental y en Petén, los acumulados muestran cierto déficit, pero se prevé que este desaparezca a medida que continúe desarrollándose la temporada lluviosa.

A nivel nacional, los precios al mayorista y consumidor del maíz blanco durante mayo 2018 muestran una tendencia estable al compararlos con el mes y año anteriores, con algunas excepciones especialmente en la región norte (incluyendo Petén). Esto se debe a que el mercado está en transición hacia un suministro proveniente de grano almacenado y los flujos informales desde México, luego de la finalización de la cosecha en el norte. Posteriormente de precios muy bajos reportados en 2017, estos se han regularizado para acercarse al promedio de los últimos cinco años. En el caso del frijol negro, los precios están mostrando estabilidad respecto al pasado abril, dado que hay presencia de grano proveniente de otras fuentes, adicionales a las reservas del mercado. En comparación con mayo 2017, los precios al mayorista están mostrando una disminución de 8.33 por ciento, dado el incremento en la oferta del mercado. Contrario al maíz, los precios del frijol mostraron un incremento atípico el año pasado, pero la salida de cosechas cercanas al promedio y los flujos de importaciones permitieron que los precios gradualmente disminuyeran a valores promedio.

Los hogares ubicados en el corredor seco y las áreas afectadas por la problemática del sector cafetalero se encuentran en Estrés (Fase 2, CIF), debido a que tienen dificultades para llenar sus necesidades básicas no alimentarias y están recurriendo a estrategias de respuesta no sostenibles, dado que aún no se recuperan del deterioro en sus medios de vida.

Por el otro lado, los hogares más afectados por la violenta erupción del volcán de Fuego, el 3 de junio, que se encuentran en albergues se encuentran en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1!, CIF), dada la asistencia humanitaria recibida. Los demás hogares de las comunidades ubicadas en las faldas del volcán se encuentran en Estrés (Fase 2!), gracias a la asistencia recién iniciada, lo que mejorará su acceso económico y disponibilidad de alimentos, a pesar de que la precariedad en el acceso físico sigue siendo una preocupación.

Supuestos

·       Clima y condiciones de El Niño Oscilación del Sur (ENOS): De acuerdo con el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI, por sus siglas en inglés) a inicios de junio, las condiciones de ENOS neutrales tienen una mayor probabilidad de ocurrencia hasta el trimestre julio-septiembre 2018, para luego incrementarse paulatinamente la probabilidad de un fenómeno de El Niño.

·       Canícula y segundo período lluvioso: Los pronósticos de INSIVUMEH indican que la canícula se presente entre el 10 y 20 de julio en el oriente y meseta central, con una duración aproximada de siete a diez días. Para la segunda parte de la época lluviosa, el conjunto de modelos NMME indica acumulados de lluvia de promedio a bajo del mismo, aunque la magnitud en las anomalías negativas es baja. Los pronósticos de la Universidad del Estado de Colorado y el Centro Nacional de Huracanes en Estados Unidos indican una actividad ciclónica promedio a ligeramente arriba del mismo durante la temporada (junio a octubre), tanto para el Atlántico/Caribe como para el Pacífico. Sin embargo, se espera que sea de menor intensidad que la de 2017.

·       Producción en el ciclo de Primera: Dados los acumulados de lluvia cercanos al promedio en gran parte del país registrados durante junio, y a que la canícula se prevé normal, incluyendo las áreas de subsistencia del corredor seco, se prevé una producción de Primera cercana al promedio.

  • Producción en el ciclo de Postrera: Los modelos de pronóstico climático de mesoescala muestran una leve disminución en los acumulados de lluvia para la segunda parte de la época lluviosa (agosto-octubre). Sin embargo, dado que septiembre es un mes muy lluvioso y que los meses anteriores dejarían fuertes acumulados de humedad en el suelo, no se prevé problemas en el desarrollo de los cultivos.

Suministro y precios de maíz y frijol negro: El suministro de maíz en el mercado nacional se mantendrá arriba del promedio, debido al continuo flujo de maíz desde México, además de la salida de la cosecha de Primera en agosto/septiembre y las cantidades menores de la producción de Postrera en noviembre/diciembre. Se prevé que los precios se mantengan cercanos al promedio. A pesar del incremento en los precios de los combustibles y un aumento en los precios internacionales del maíz, no se prevé que los precios se mantengan cercanos al promedio, y que mantendrán una tendencia estacional, con una disminución a partir de agosto, para luego registrar un leve incremento en diciembre. En el caso del frijol negro, se prevé que el suministro al mercado se incremente estacionalmente con la salida de la cosecha de Postrera. 

Resultados de seguridad alimentaria más probables

Las cosechas en el ciclo agrícola 2017/2018 tuvieron mejores resultados que los de años anteriores, gracias a un régimen de lluvias más regulares, con acumulados de lluvia cercanos al promedio. Esto resultó en una mejora en la disponibilidad de reservas de granos básicos en los hogares productores, incluyendo los ubicados en el corredor seco. A pesar de lo anterior, dichas reservas ya se han agotado en los hogares pobres, como es usual para esta época, por lo que estos dependen totalmente de la compra como su fuente de alimentos. Al momento, los precios en el mercado están mostrando un alza, acorde a la estacionalidad, lo que normalmente significa que tienen mayor dificultad en capacidad adquisitiva, puesto que va acompañado de una reducción en las opciones de ingreso, con la finalización de la temporada anual de alta demanda de mano de obra casual.

El desempeño de la temporada de lluvia hasta ahora ha sido relativamente normal, a pesar de un atraso en el inicio de las lluvias en ciertas áreas hacia el norte y occidente del país y de reportes de daños focalizados por granizo, fuertes vientos y desbordamiento de ríos. Por lo tanto, se prevé que las cosechas de Primera, previstas para agosto/septiembre, resulten en el reaprovisionamiento de los hogares productores y en el suministro promedio de granos básicos al mercado nacional; esto último disminuirá estacionalmente los precios. Lo anterior mejorará la disponibilidad de alimentos y el acceso a los mismos. Para el ciclo de Postrera, los pronósticos climáticos de una leve disminución en los acumulados de lluvia no hacen prever una disminución considerable en los rendimientos, con lo que los hogares podrán terminar de llenar sus reservas y el mercado también logrará aumentar su oferta, especialmente de frijol negro. Lo anterior contribuye a mejorar los resultados de seguridad alimentaria durante el último cuatrimestre de esta perspectiva, que concluye en enero 2019.

Adicionalmente, a partir de octubre se iniciará la temporada de cosecha de cultivos que requieren una gran cantidad de jornaleros, lo que significará una mejora en la generación de ingresos y en su poder adquisitivo. Por lo tanto, se estima que la mayoría de hogares pobres en el país no enfrentarán condiciones atípicas en relación a su acceso a su alimentación, por lo cual la mayoría del país se clasifica en inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF) durante todo el período analizado. Sin embargo, muchos de los hogares más pobres ubicados en el corredor seco, tanto en el oriente como en el altiplano occidental, quienes aún no se recuperan de la afectación agrícola y laboral de los últimos tres o cuatro años, permanecerán en situación de Estrés (Fase 2, CIF) a lo largo de todo el período de esta perspectiva, a pesar de la salida de las cosechas de Primera y Postrera, y el inicio de la temporada de alta demanda de mano de obra informal.

Existe un área adicional de preocupación que se refiere a la afectada por la erupción del volcán de Fuego, a inicios de junio. La magnitud de la afectación difiere dependiendo de la distancia y ubicación geográfica de los diferentes municipios. Sin embargo, los hogares directamente afectados por los flujos piroclásticos están siendo atendidos en albergues, por lo que su situación de seguridad alimentaria es adecuada debido a la asistencia proveída. Sin embargo, los hogares ubicados en las comunidades ubicadas en las faldas del volcán que fueron afectadas por roca volcánica, grandes cantidades de ceniza, y el descenso de los lahares, tienen dificultades inmediatas por falta de acceso a la alimentación. Existe presencia de asistencia alimentaria para varios de estos hogares, por lo que estos estarían clasificados en Estrés (Fase 2!, CIF) por tres meses, pero dado que es incierta la asistencia para los restantes cinco meses del periodo analizado, y que estas comunidades tuvieron pérdidas de cultivos, tierras cultivables y de opciones de empleo, es razonable estimar que habrán grupos de población en Crisis (Fase 3, CIF) a partir de septiembre, y que seguramente recurrirán a estrategias de respuesta inusuales para hacer frente a la problemática, especialmente una vez iniciada la temporada de alta demanda de mano de obra.

 

Para información sobre áreas de preocupación, favor de hacer clic en descargar arriba para el informe completo.

About Scenario Development

To project food security outcomes, FEWS NET develops a set of assumptions about likely events, their effects, and the probable responses of various actors. FEWS NET analyzes these assumptions in the context of current conditions and local livelihoods to arrive at a most likely scenario for the coming eight months. Learn more here.

About FEWS NET

The Famine Early Warning Systems Network is a leading provider of early warning and analysis on food insecurity. Created by USAID in 1985 to help decision-makers plan for humanitarian crises, FEWS NET provides evidence-based analysis on some 34 countries. Implementing team members include NASA, NOAA, USDA, and USGS, along with Chemonics International Inc. and Kimetrica. Read more about our work.

USAID logoUSGS logoUSDA logo
NASA logoNOAA logoKimetrica logoChemonics logo